Naturaleza, vida y amor

Julia Mª Dopico Vale
“Naturaleza, vida y amor” es el lema que ha servido como hilo conductor para el brillante concierto con el que la Real Filharmonía de Galicia clausuraba la temporada y en el que sonaron tres oberturas del compositor bohemio Antonín Dvorak (1.841-1.904): Otelo, representando al amor, En el reino de la Naturaleza y Carnaval, escrita en 1.891 correspondiéndose al ciclo de la Vida. Magnífica interpretación de la orquesta que celebra además su 25 Aniversario, sumándose al programa el estreno mundial de la obra Caballos Mágicos para trompeta y orquesta del polifacético músico sueco Christian Lindberg (1.958), trombonista, director y compositor cuyos logros “sólo pueden ser comparados con los de Paganini en el violín o Liszt en el piano”, siendo solicitadas sus creaciones por las orquestas del mundo y esta vez por la compostelana Real Filharmonía junto a la Sinfónica de Bilkent de Turquía y la Orquesta de Cámara Sueca, presentando el “number one” el poema sinfónico dedicado a una de sus pasiones: los caballos.

La obra transcurre en seis descriptivos movimientos con los títulos: I. Pegasus, el caballo de la mitología griega, II. Andalusian, el caballo español III. Lusitano, el descendiente portugués IV. Equus Ferus, el caballo salvaje, V. Appaloosa y VI. Shagya el caballo árabe.

La trompeta se pronunció virtuosa con Pacho Flores, excepcional intérprete formado en “El Sistema”, iniciativa liderada por el Maestro José Antonio Abreu, cuyo lema “Tocar y Luchar” sirvió para proteger a cientos de niños y desde donde surgirán figuras consagradas como la de Gustavo Dudamel o el propio Flores.

Música intensa, fluida, vigorosa y plena, celebrada por el intérprete que manifestaba la “alegría que supone ver nacer una obra nueva y tener el privilegio de interpretarla…” y escucharla, algo que los que no hayan tenido oportunidad pueden hacer desde el Canal Youtube de la Real Filharmonía de Galicia.

 

Lea también

Ferrolanos en el Sáhara

Enrique Barrera Beitia En alguna ocasión he aprovechado el espacio que me brinda Galicia Ártabra, …