Trabajamos más, pero producimos menos

Enrique Barrera Beitia

Mientras la Xunta propone un pacto de estado para Ferrol, el gobierno central ha presentado el denominado Informe 2050, un borrador de debate elaborado por un centenar de expertos. Son dos propuestas ambiciosas que plantean (para Ferrolterra y para España) medidas a medio-largo plazo. En el momento de redactar este artículo, se han publicado unos datos estadísticos indicando que Ferrol es la ciudad española con más baja tasa de actividad (la suma de la población activa, tanto ocupada como parada en relación al total de habitantes), mientras que su nivel de paro (15%) sólo es ligeramente superior a la media estatal, de lo que cabe deducir que muchos trabajadores cualificados están ahora viviendo y trabajando en otras poblaciones, y que cuando se contraten las nuevas fragatas, las compañías auxiliares tendrán problemas para contratar el personal necesario.

Por lo tanto, si los ferrolanos queremos vivir de una economía estable, sin alternar vacas gordas y flacas, deberíamos tomarnos más en serio estas propuestas y no descalificarlas, por más que sea comprensible que sólo la contratación urgente de un buque para Navantia, evite una notable contracción económica en el segundo semestre de este año.

Ambas propuestas coinciden en señalar los nichos de crecimiento de la energía verde, y en el caso más concreto de Ferrolterra, la creación de una zona franca/puerto seco (en Leixa), y un cluster de Defensa, pero por encima de todo se acierta al poner énfasis en la necesidad de mejorar a medio plazo la productividad del trabajador español. Como sabemos, la riqueza per cápita es la suma de la productividad del trabajador que depende de su cualificación profesional y del equipamiento que dispone, del número de horas trabajadas, del porcentaje de población activa, y de las rentas o rendimientos de los depósitos bancarios; estos dos últimos factores, no los tratamos aquí.

¿Cómo está España en los dos primeros apartados? Pues podemos decir que en comparación con los estados que juegan en nuestra liga o en una categoría superior, nuestra productividad laboral es baja, y que lo compensamos trabajando muchas horas. Utilizaremos para ello los datos de la OCDE de 2019, que seguramente habrán sido modificados por el impacto de la pandemia.

                                       1                       2                           3

EE.UU                      77.1 $          1.790 horas          138.009 $

Alemania                 77.2 $          1.371 horas            105.841 $

Francia                     74.2 $          1.482 horas          109.964 $

Reino Unido            64.3 $          1.674 horas          107.368 $

Italia                         61.3 $           1.725 horas           105.742 $

España                     58.1 $           1.691 horas             98.247 $

Japón (*)                46.8 $            1.713 horas             80.168 $

(1) Productividad por hora trabajada.

(2) Número de horas anuales trabajadas por persona. La cifra oficial de Japón es inferior a la real.

(3) Riqueza generada por cada trabajador (la jornada real de Japón es muy superior a la oficial).

(*) Es opinión unánime de los economistas, que la jornada real de un trabajador japonés, es muy superior a la oficial.

Las razones de la baja productividad española son el gran peso de turismo, la hostelería y la construcción, donde se pagan salarios bajos, y el presentismo como termómetro de productividad, a diferencia de la economía digitalizada que permite trabajar desde casa.

La cualificación de la mano de obra en España tampoco es la adecuada. No estamos mal en titulados universitarios, pero nos sobra mano de obra sin cualificar, y tenemos un déficit importante en titulaciones medias relacionadas con la Formación Profesional (33% frente al 46% de media en la UE). Pensemos que en 2020, un 42% de nuestras ofertas de trabajo requerían FP, y un 38% título universitario, y que mientras el sector de electrónica, informática y telecomunicaciones generó en España el 3.9% del PIB en 2019, en las economías más avanzadas alcanzó el 8-10%.

 

 
 

Lea también

Ferrolanos en el Sáhara

Enrique Barrera Beitia En alguna ocasión he aprovechado el espacio que me brinda Galicia Ártabra, …