Masivo recibimiento en Ferrol al nuevo obispo de la diócesis

(P.S.-gráficas Adán Puentes y diócesis)-El pueblo de Ferrol respondió y en la tarde de este domingo abarrotó las naves de la S.I. Concatedral de San Julián, siempre observando las normas sanitarias del covid19, para recibir al nuevo pastor diocesano Fernando García Cadiñanos que en la tarde de ayer sábado fue ordenado obispo y tomó la responsabilidad de la diócesis de Mondoñedo-Ferrol.

Eran las cinco menos cuarto de la tarde cuando el nuevo obispo, acompañado por por sus padres, llegaba al atrio de la concatedral y tras ser recibido por el párroco de la Unidad Pastoral Ferrol-Centro, Antonio Rodríguez Basanta, fue recibiendo a las distintas autoridades y fieles que acudían a su primera visita al templo catedralicio y a la celebración de la Eucaristía.

Inicio de la ceremonia

A las cinco se inició la ceremonia. El obispo, en las puertas del templo, saludó a unos veinticinco miembros del consejo diocesano de consultores, canónigos, y sacerdotes, tanto diocesanos como de congregaciones religiosas así como de la Archidiócesis de Burgos que deseaban acompañar, al igual que el sábado en Mondoñedo, al hasta hace horas su Vicario General.

Tras besar el «Lignum Crucis» y esparcir con un hisopo el agua bendita sobre los presentes se organizó una procesión hasta el interior del templo en el que se encontraban numerosos fieles y entre ellos miembros de distintas congregaciones de monjas residentes en la ciudad, la Junta General de Cofradías y numerosos cofrades, y diversas representaciones de la vida religiosa, social y cultural de la ciudad.

Representaciones civiles, militares y religiosas

Es de destacar la representación civil, allí se encontraban el alcalde de la ciudad, Ángel Mato; la vicerrectora de la Universidad, Campus Ferrol, María Jesús Movilla; la edil del Partido Popular Rosa Martínez Beceiro; el hermano mayor-presidente del Santo Hospital de Caridad, Alberto Lens; y el presidente de la Junta General de Cofradías, César Carreño.

La representación militar estaba encabezada por el Almirante jefe del Arsenal de Ferrol, Ignacio Frutos Ruiz, junto con el general de Brigada Comandante de la Fupro (Fuerza de Protección de la Armada) Carlos Pérez-Urruti Pérez; comandante del Tercio Norte de la Infantería de Marina, coronel José María Sanz Alisedo;Comandante -director de la Escuela de Especialidades de la Armada «Antonio de Escaño», capitán de navío Manuel Aguirre González; Comandante de la Fuerza de Acción Marítima, José Manuel Faraldo Sordo; así como dos mandos de la Compañía de la Guardia Civil de Ferrol.

Destacar también el magnífico trabajo desarrollado, al igual que el sábado en Mondoñedo, por la Coral Polifónica Ferrolana bajo la dirección de Sofía Rodríguez Fernández,

«Siéntase como en su casa, que lo está» (Antonio Rodríguez Basanta)

Ya en el altar mayor y antes de comenzar el acto religioso Antonio Rodríguez Basanta dirigió en nombre de los fieles unas palabras de saludo en las que señaló que «después del paréntesis de sede vacante por fin contamos con un nuevo pastor que nos guíe y acompañe en este norte de la Galicia de los dos mares con una larga historia de siglos de presencia de la Iglesia de Jesucristo.

Ayer en Mondoñedo ha recibido por la imposición de manos de los obispos concelebrantes el sacramento del orden en su plenitud, hoy hace su entrada en la ciudad de Ferrol donde también va a residir ya que en Ferrolterra estamos una parte muy importante de los habitantes de la diócesis de Mondoñedo-Ferrol con sus gozos y esperanzas, tristezas y angustias de los hombres de nuestro tiempo sobre todo de los pobres y de cuantos sufren.

Deseamos de corazón y así se lo pedimos al Señor, que se sienta uno más entre nosotros y que permanezca lo suficiente al menos para conocernos, compartir y completar las tareas del Evangelio que nos marquemos con la luz y la ayuda del Espíritu del Señor y sentirnos así, unos y otros, obispo, sacerdotes, consagrados y laicos miembros vivos y corresponsables en esta Iglesia particular.

Don Fernando alegrámonos y felicitamolo a vostede, a súa familia e amigos, particularmente a don Fidel, arcecebispo emérito de Burgos que hoxe nos acompañades. Graciñas tamén por aceptar esta misión que o Señor lle encomendou a través do Papa Francisco. Que o Señor o ilumine, o sosteña o fortaleza«.

Prolongados aplausos de los asistentes tanto para don Antonio como para don Fernando al que se le veía con cara sonriente.

«Ojalá que nos vayamos conociendo, queriendo, cuidándonos» (Fernando García Cadiñanos)

El nuevo obispo pronunció seguidamente unas palabras «muy personales» y que mostraban el acercamiento, la sencillez y la mano abierta de amistad de Fernando García con los asistentes que se extienden a todos los diocesanos

«Pues a las cinco de la tarde como en horario taurino, en un día soleado, espléndido, un día maravilloso y rodeado de tan maravillosa gente, con el presbiterio, con mi familia, con las autoridades, con todos los ferrolanos y fieles de nuestra Iglesia que os habéis querido acercar , y aquellos que también están siguiendo el acto con el youtube de la diócesis pues vamos a celebrar la Eucaristía. Como bien decía nuestro hermano Antonio estoy muy contento , lo dije ayer, me siento ya en mi casa, se lo he dicho hace un momento al señor alcalde, tenemos una ciudad preciosa a la que tenemos que llenar de vida y que la comunidad cristiana pues está también llamada a embellecer con la hermosura del Evangelio y con la hermosura de la construcción del Reino.

Gracias por estar aquí, siento el haberos interrumpido la siesta que a estas horas es propicia o la tarde de playa. Gracias por venir, por lo que supone de esfuerzo y de sacrificio y ojalá que nos vayamos conociendo, queriendo, cuidándonos y juntos aprendiendo en la escuela de Jesús.

Al final del acto religioso el obispo quiso «una foto de familia» con la Coral Polifónica

Y antes de que se me olvide, muchas gracias a la Coral Polifónica Ferrolana que ayer lo hizo genial en la catedral de Mondoñedo. Todos me han dado la enhorabuena por las piezas elegidas, por la buena interpretación, y yo se que hoy lo vais a hacer estupendamente. Así que muchas gracias porque nos vais a ayudar sobre todo a rezar, para eso están también las corales, que nos ayuden a elevar nuestra súplica al Señor a través del canto».

Eucaristía y homilía

A continuación se celebró una Eucaristía, acompañaban al obispo el arzobispo emérito de Burgos, Fidel Herráez Vegas; y Antonio Valín Valdés, que ejerció como Administrador Diocesano mientras estuvo la Sede vacante.

«Son os primeiros pasos no camiñar vacilante deste bispo nobel» (Fernando García Cadiñanos)

En la que la homilía del nuevo obispo señaló «Hoxe é un día moi sinificativo para min e para a nosa Igrexa de Mondoñedo-Ferrol. Trala odenación e consagración onte na nosa querida catedral de Mondoñedo hoxe presido por primeira vez a Eucaristía como pastor desta Igrexa na tamén querida concatedral de Ferrol.

Podereamos dicir que son os primeiros pasos no camiñar vacilante deste bispo novel, que ven con moitas ganas de entregarse querervos, axudarvos no camiño dá vida que o Señor dobra en vos e por suposto deixarse axudar. Sen dúbida que a vosa experiencia acompañando estes inicios doutros irmáns bispos é unha garantía de éxito.

Y todo ello desde el convencimiento de la que Iglesia es una familia, con diferentes ministerios y tareas en la que todos somos necesarios e imprescindibles y en la que a todos enriquecemos con nuestra vocación la belleza que da la diversidad y pluralidad en la comunión.

Hoy siguen resonando las palabras del Maestro-La mies es mucha y los obreros pocos, rogad al dueño de la mies que envíe obreros-. Creo que estamos llamados a vivir una cultura vocacional de nuestra Iglesia. Que gozo descubrir y vivir la vida como misión y vocación para otros»

«Quiero comenzar saludando a todos los presentes, autoridades que nos honráis con vuestra presencia, familiares y amigos que nos acompañais en este día pero especialmente a todos y cada uno de los que habéis podido participar o nos seguís a través de los medios de comunicación. Pienso especialmente en los conventos de clausura y en los misioneros».

Un obispo esperado

«Que suerte poder celebrar el domingo, el Día del Señor, el Día de la Iglesia con tanta expectación, gozo y esperanzas contenidos. Hoy se hace realidad el sentido pleno del domingo, como octavo día que nos orienta hacia la nueva creación donde todo se da recapitulado y plenificado en Cristo. En torno al obispo al que se que habeis esperado y por el que habéis orado en estos últimos meses con su presbiterio con el que forma una unidad y con todo el pueblo de Dios que camina en estas tierras hermosas cobra mayor sentido la celebración de la Eucaristía que es la acción de gracias al Padre por todo el bien que nos hace, por todas las gracias que sobre nosotros derrama cada día».

«Me dispongo a iniciar una nueva etapa en mi vida»

«Enviado por el Señor, esa es mi seña de identidad y mi garantía. Me siento hoy muy afortunado y dichoso por esta porción del pueblo de Dios que se me confía. Con vosotros.. cristiano, para vosotros..obispo, como dijo San Agustín en su época , me dispongo a iniciar una nueva etapa en mi vida, que supone sobre todo una incorporación al recorrido milenario y sabio que esta Iglesia a la que vengo a servir ha venido realizando.

En esta nueva etapa evangelizadora, acogiendo los retos que se nos presentan continuaremos desde la sinodalidad a la que nos convoca el Papa Francisco en el necesario proceso de conversión pastoral, que se muestra en la reforma de las estructuras pero sobre todo se visibiliza en la transformación personal que se deriva en la santidad de vida, en la santidad sencilla y anónima de la puerta de al lado. Un camino éste muy exigente que conseguiremos solo si somos capaces de ponernos como discípulos, a la escucha del Maestro de su palabra».

Fueron muchos los asistentes que se acercaron al altar para recibir la comunión y finalizado el acto religioso Fernando García Cadiñanos tuvo unas palabras de agradecimiento a todos los y mostró su deseo de conocer la diócesis y de trabajar muy especialmente por los sectores marginados, por las familias con problemas y por la educación.

Por último tras saludar a todos los sacerdotes que lo acompañaron en el acto religioso y que la Polifónica cantase la salve el obispo descendió del altar y durante más de media hora fue recibiendo a todos los asistentes al acto que desearon saludarlo.

Firma en el libro de oro

Finalizado el acto religioso en una de las dependencias del templo el nuevo obispo firmó en el Libro de Oro de la Concatedral.

«Al comenzar mi ministerio episcopal en esta Iglesia de Mondoñedo-Ferrol pido al Señor por intercesión de San Julián que me conceda un alma de pastor que me lleve a querer, cuidar y apacentar a esta porción del Pueblo de Dios. Con la ayuda de su Espíritu quiero darme y entregarme para que tengan vida. In omnibus caritas».

Lea también

El alcalde lamenta que la Xunta evite confirmar que la sede del polo de I+D se sitúe en Ferrol

El alcalde, Ángel Mato, lamentó hoy que el conselleiro de Industria, Francisco Conde, evitara confirmar …