FeC critica la poca atención vecinal a las necesidades del barrio de Ultramar

Ferrol en Común mantuvo una reunión de trabajo con la AVV de Ultramar este viernes a la tarde, donde se abordaron «cuestiones cruciales para el barrio, a las que el gobierno local no da respuesta, toda vez que se hacen oídos sordos a las solicitudes reiteradas de reuniones con responsables de la corporación, en mayo, octubre de 2021 y mismo en enero de este 2022».

En un comunicado Ferrol en Común señala que « comparte la reflexión e inquietudes de la Asociación de Vecinos. Después del trabajo social sostenido durante décadas y el impulso de varias corporaciones, en los próximos años se van a ver materializadas demandas cruciales del barrio: la urbanización de las calles Nueva y Manuel Belando, la habilitación de un local social para las actividades desarrolladas en el entorno de la asociación, y la tan esperada obra del talud de As Pías. Sin embargo, lo que había debido ser una noticia que revitalizara el barrio, no está generando más que incertidumbre.»

Desprecio al trabajo asociativo

«Incertidumbre que se sostiene en el muro en que se convirtió el gobierno local, despreciando el trabajo asociativo encargado de recopilar las dudas y preocupaciones de los vecinos y vecinas:

No hay ninguna comunicación con el maltrecho comercio de cercanías y hostelería local en cuanto a cómo les va a afectar las obras de la Calle Nueva y Manuel Belando; plazos de ejecución, si se van a ver afectadas a las terrazas, si el vial va a perder algún sentido de circulación y, en definitiva, nada más allá de que se pretende hacer una reurbanización: ni el cómo, ni el cuando, ni para quien.

No existe ninguna comprobación acerca de si los vecinos quieren ese modelo de centro cívico, un inversión millonaria que choca contra la voluntad del barrio no parece la mejor idea de las políticas públicas, y FeC sí constató que lo que los vecinos quieren es la rehabilitación de alguno de los múltiples y amplios locales vacíos que existen en la zona, idóneos para habilitarlos cómo local social, en vez de destruir una de las pocas zonas verdes que existen en Ultramar, que había debido ser acondicionada como zona de esparcimiento y ocio.

Nada se sabe del proyecto de rebaje del talud de As Pías, más allá de su propio nombre, una obra que había debido en sí misma cambiar la configuración de la ciudad y calmatar una de las entradas de la ciudad con más tránsito de vehículos, pero que parece que es un secreto de estado su desarrollo, y no va a ser conocido hasta el final previsto de las obras, allá por 2025» señalan en el comunicado.

Asamblea abierta

Es por eso que FeC demanda «una asamblea abierta al vecindario, para evitar que decisiones unilaterales lastren las políticas públicas y conviertan la inversión para la ciudadanía en inversiones contra la ciudadanía, asamblea en la que FeC está dispuesta a participar y colaborar, con fin de que desde un espíritu constructivo las decisiones políticas sean compartidas entre representantes y representados.

No obstante, antes de esas grandes inversiones existe un primer paso que dar, los pequeños detalles que pueden ser más importantes que la grandilocuencia urbanística: el mantenimiento diario tiene un grande déficit en este barrio y nos hacemos eco de él: Las podas en zonas como la Plaza de Cuba o Santa Comba son inexistentes Las paradas de autobús en la zona final de As Pías no cumplen con el mínimo requerido para las personas con movilidad reducida La señalización horizontal está en un estado pésimo: pasos de peatones casi borrados o, flechas direccionales contradictorias El mantenimiento de parques infantiles, como lo de la Rúa Sánchez Calviño, la demanda de aparcamientos de bicis o colectores de aceite, la reparación de aceras como la
de Ingeniero Comérmela, la falta de fuentes públicas o el tapón urbanístico en el entorno de la Rúa Perú».

En definitiva, FeC «ofrece su grupo municipal para ser canal de comunicación entre la entidad vecinal y el equipo de gobierno, con fin de articular las necesidades del barrio y las posibles soluciones que desde el ayuntamiento se pueden dar, no entendiendo cómo se pueden hacer políticas de ciudad pero sin la ciudad».

Lea también

O BNG de Ferrol presenta unha moción apoiando o indulto a Pintos

O Bloque Nacionalista Galego de Ferrol quere que o pleno municipal se sume á petición …

Un comentario

  1. pacharitaferrolano

    El barrio de Ultramar no parece un objetivo de inversión y mejora de esta corporación. No hace mucho se acondicionaba un lugar de recreo para niños con juegos en un terreno, con suelo de hierba, pues muy bien, pero allí hay una calle, que pocos conocen, se llama Brasil y esta cortada y llena de baches y barro, cuando llueve, y si que se parece a Brasil, pero como la zona del Amazonas, hay agua y los vehículos se atascan frecuentemente…..,pronto criaran los cocodrilos. Mas coherencia en las inversiones es lo que se pide, no maquillar. La iluminación de la carretera de Castilla en el tramo Inferniño a rotonda de acceso autopista, con dirección a Naron, es tercermundista, casi no se ve el suelo en varios tramos. Hay que pasear mas a pie, y se veran mas cosas, que hacer giras en coche Sr. ALCALDE.