Crisis europea: Rusia ataca Ucrania

Reflexiones sobre las implicaciones para la Democracia, los Derechos Humanos y el Estado de Derecho

Aroa Fandiño Serrano

Si te has fijado, este artículo se titula “Crisis europea: Rusia ataca Ucrania”, es decir, ambos países están en Europa. Puede parecer una obviedad pero uno de los sorprendentes titulares que se están compartiendo estos días es si está situación podría desbordarse y llegar a Europa… What? Señora, señor, Ucrania y Rusia ya forman parte de Europa. Primer elemento sobre la mesa.
 
En shock, seguimos en shock

El incumplimiento del respeto a la democracia, al estado de derecho y los derechos humanos se está produciendo en pleno continente europeo, no en algún lugar de un gran territorio lejano. Esto está pasando en casa, en Europa.

En estas horas de incertidumbre y perplejidad, se está comparando mucho esta situación de crisis como la peor desde la II Guerra Mundial.

Hagamos memoria
 ¿Qué decisiones se tomaron en Europa para que los conflictos se resolviesen dialogando y llegando a compromisos?

En primer lugar, se  creó el Consejo de Europa.

En 1946, en una Europa que acababa de despertar de la guerra, Winston Churchill señaló, en su famoso discurso de Zúrich, que «nuestro objetivo constante debe ser construir y fortalecer la Organización de las Naciones Unidas. Bajo este concepto mundial y dentro de él debemos recrear la familia europea en una estructura regional llamada, tal vez, Estados Unidos de Europa, y el primer paso práctico será formar un Consejo de Europa. Europa, y el primer paso práctico será formar un Consejo de Europa».

Así, esta organización internacional intergubernamental europea formada por 47 Estados europeos (todos excepto Bielorrusia) es obra de la generación que padeció los horrores de la Segunda Guerra Mundial, entre ellos, el exterminio y la violación constante y masiva de los derechos humanos.

A través de ella, se establecen estándares comunes para la protección de la democracia, los derechos humanos y el estado de derecho. Los estados deben adherirse al Convenio Europeo de Derechos Humanos (CEDH) y se establece la garantía última para los ciudadan@s de los 47 países de poder acudir directamente al Tribunal Europeo de Derechos Humanos para defender sus derechos fundamentales ante sus propios estados (una gran novedad en el sistema internacional).

No solo el CEDH, sino muchos otros convenios llegan a la ciudadanía a través de la legislación interna de cada país que se actualiza en base al contenido de dicho tratados.

Debe ponerse en valor que la creación del Consejo de Europa ha servido de antesala a lo que llamamos la construcción europea, en referencia a la creación de la actual Unión Europea. Y no solo eso, es guía, maestro, hermano mayor de la Unión, prestándole no solo su casa (el hemiciclo de la Asamblea Parlamentaria para la celebración de las primeras reuniones del incipiente Parlamento Europeo), sino que hasta le ha prestado sus símbolos (como su bandera o su himno) lo que contribuido notablemente a hacer  de la Unión una organización muy identificable (en detrimento del propio Consejo de Europa, dicho sea de paso).

Parece sobreentenderse que la pertenencia al Consejo de Europa es la antesala a la adhesión a la Unión Europea, es más, la cooperación entre ambas organizaciones no deja de crecer para ayudar a países no miembros de la Unión (pero sí del Consejo de Europa) a mejorar notablemente la implementación de estos estándares. Buena noticia, sin duda.

Cabe mencionar también, ante el tema que estamos tratando, que el Consejo de Europa tiene presencia en Rusia y en Ucrania a través de sus oficinas de representación.

En segundo lugar, se creó la CECA, la organización que sería la semilla de la actual Unión Europea.

La Comunidad Europea del Carbón y del Acero se crea para controlar toda producción, distribución y comercialización del carbón y del acero para evitar un nuevo conflicto bélico entre Alemania y Francia. Esta acción desencadenó muchas otras que han contribuido a que el proceso de integración europea esté en el punto en el que se encuentra ahora. Así, la Unión Europea es la primera organización internacional de integración del mundo convirtiéndose en la primera democracia supranacional.

Todo ello sin perder de vista la creación de la ONU como la organización internacional formada por 51 países comprometidos con el mantenimiento de la paz y la seguridad internacionales, el fomento entre las naciones relaciones de amistad y la promoción del progreso social, la mejora del nivel de vida y los derechos humanos.

Reacciones europeas a la invasión en Ucrania

¿Por qué son tan graves las acciones de Putin, en representación de Rusia, en Ucrania? Porque, tras la II Guerra Mundial, los países europeos se comprometieron a respetar los mencionados estándares de democracia, estados de derecho y derechos humanos. Estas asumidas obligaciones internacionales se promueven, trabajan e implementan en Europa a través del Consejo de Europa.

Así, de conformidad con el artículo 8 del Estatuto de la organización (que prevé que todo miembro que infrinja gravemente las disposiciones de los principios del Estado de derecho y los derechos humanos “puede ser suspendido de su derecho de representación e invitado por el Comité de Ministros a retirarse”), el Consejo de Europa ha decidido suspender de sus derechos de representación a Rusia de su órgano de gobierno, el Comité de Ministros y de su Asamblea Parlamentaria (la representación parlamentaria de sus 47 países miembros) de “manera inmediata” el pasado 25 de febrero. No se trata de una expulsión, sino de una suspensión temporal que pretende dejar abierta la posibilidad de diálogo. Eso sí, en aras de seguir protegiendo a la ciudadanía rusa, el juez ruso en el TEDH sigue formando parte del Tribunal y las demandas contra Rusia seguirán siendo tratadas.

Además es también relevante añadir que el liderazgo del Consejo de Europa ya venía advirtiéndole a Rusia que sus acciones estaban violando el derecho internacional y representaban el incumplimiento unilateral de los acuerdos de Minsk, como por ejemplo ante el reconocimiento de las denominadas «repúblicas populares» de Donetsk y Luhansk.

A parte de la unánime acción de los embajadores de los 27 estados de la UE en el Consejo de Europa, la UE ha celebrado esta decisión, como puede verse de la mención de Josep Borrell, el Alto representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad.

Esta reacción parece más dura que la tomada ante la anexión rusa de Crimea en 2014. En aquel entonces, la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa no permitió acreditarse a la delegación de representantes rusos para su participación en los trabajos de dicha asamblea, pero Rusia seguía formando parte del Comité de Ministros (el gobierno de la organización) y del TEDH. Como respuesta a esta acción, el país dejó de pagar su contribución anual provocando, entre otros factores, una gran crisis económica para la organización. En 2019, se llegó a un acuerdo, y la delegación rusa fue readmitida en la Asamblea Parlamentaria ante el desacuerdo de la delegación ucraniana.

La Unión Europea, por otro lado, está tomando acción con una clara unión y compromiso común. Que la UE esté hablando con una sola voz y fundamentalmente a través de la Presidenta de la Comisión es sin duda el camino hacia una mayor integración.  Se dice en la Declaración Schuman que “Europa no se hará de una vez ni en una obra de conjunto: se hará gracias a realizaciones concretas, que creen en primer lugar una solidaridad de hecho”. Claramente, estamos viendo muchas realizaciones concretas que están logrando una solidaridad clarísima además para con un país europeo que no es miembro de la Unión. Todo un hito en el proceso de integración europea.

Algunas consideraciones y reflexiones finales (de momento)

1.-¿A qué se debe la miopía generalizada sobre el papel del Consejo de Europa? Que el foco esté, por fin, en Bruselas es muy aplaudible, que no exista ni un mini foco en Estrasburgo (sede del Consejo de Europa) es simplemente miope. La asunción de que en Europa solo hay “la UE y la nada” desde el punto de vista político, diplomático y de protección de los valores europeos, es incorrecta.

2,-¿En qué organización internacional europea de carácter político, diplomático y de protección de los valores europeos (democracia, derechos humanos y estado de derecho) participa Rusia (por no añadir a Ucrania, que también)? Así, cuando la atención mediática está en Nueva York (sede de las Naciones Unidas), se entiende. Que el apagón informativo oscurezca lo que está pasando en Estrasburgo, es erróneo (y surrealista).

3.-¿Dónde está la foto de la Europa unida? ¿Dónde está la foto de ambas organizaciones unidas ante una flagrante violación de la paz en Europa? ¿Se producirá un encuentro entre la jefa del Consejo de Europa, la Secretaria General Marija Pejčinović Burić, y la presidenta del cuasi-gobierno de la Unión Europea, Ursula von der Leyen (la presidenta de la Comisión Europa)?

4.-En la búsqueda de lugares de negociación, ¿no debería ser el Consejo de Europa el foro en el que se dialogase sobre precisamente la paz en Europa? El Consejo de Europa en el que están presentes todos los países europeos (excepto Bielorrusia) incluyendo los 27 de la Unión y en el que además está representada la UE  y Estados Unidos de América es un estado observador ¿no debería cobijar el “reencuentro pacífico” de dos de sus estados miembro? 
Aprovechemos bien los espacios que nosotros mismos hemos creado para escucharnos y llegar a acuerdos. No hay otro camino que encontrarnos en ellos.

Continuará…

Lea también

Desde la Frouxeira en estado de dolce far niente

Pedro Sande García   Son las once y media de la mañana y me encuentro …