¡MÚSICA, MESTRA!

Julia Mª Dopico Vale

Todos los de generaciones anteriores que hemos cursado estudios en los conservatorios de música hemos vivido en carne propia una realidad que ni siquiera se planteaba como tal: la ausencia de música escrita por mujeres en las programaciones, constituyendo el repertorio de los maestros de la tradición “il grosso” de obras que se estudiaban para superar cada curso.

Algunas de las cosas que han cambiado afectan precisamente a este orden, algo que hemos podido comprobar en el recital de alumnos “Música, Mestra!” que tuvo lugar en el Conservatorio de Música Xan Viaño de Ferrol con motivo de la celebración del Día Internacional de la Mujer, en el que sonó todo un corpus de “música en femenino” de diferentes épocas, géneros y estilos. Nombres del pasado y presente de la creación musical de mujeres de entre los que podríamos señalar el de la austriaca María Theresia von Paradis, admirada por Haydn y Mozart, el de la italiana María Vacca, autora de su propio método de enseñanza musical, Elena Gnesina, reconocida como Artista de Honor de la RSFSR, Cécile Chaminade, pianista y compositora francesa de talento precoz, Amy Beach, una de las primeras compositoras de la historia de los Estados Unidos de América, Mélanie Chasselon, cuyo nocturno Abandor fue uno de los títulos más vendidos en su tiempo, Lili Boulanger, la primera mujer ganadora del prestigioso Premio de Roma…y los de “a galeguidade actual”, representada por Sofía Oriana, compositora transmoderna y especializada en música de cine, Ermitas García Ríos, cuyo catálogo incluye obras de tendencias diferentes o la música de mi propia autoría, que sonó con los compases de Meninha Balteira, pieza estrenada en Denver durante la celebración del III Simposio de Estudos Galegos en EEUU. Magnífica iniciativa del Xan Viaño, que prosigue el 15 de marzo con música de compositoras cubanas y Jorge Genó al piano. ¡Muy recomendable!

 

 

Lea también

Desde la Frouxeira en estado de dolce far niente

Pedro Sande García   Son las once y media de la mañana y me encuentro …