Renuncia de dos empresas a tres obras en Ferrol Vello por el atraso de casi año y medio en la concesión de licencias

Carme Curuxeiras-22-24-simulación
Las obras en tres edificios del Programa Rexurbe, en Ferrol Viejo, acaban de quedar sin empresa adjudicataria debido a la demora de cerca de año y medio del Ayuntamiento de Ferrol para la concesión de las licencias urbanísticas correspondientes. Se trata por una parte de la rehabilitación de los inmuebles de los números 8 y 22-24 de la calle Carme Curuxeiras, que formaban parte del mismo lote, y, por otra, de Rastro 7. Las dos empresas adjudicatarias renunciaron recientemente a la actuación a causa de la dilación en la tramitación de los permisos. “Desde la Xunta no podemos sino lamentar estas circunstancias porque una vez más, quien pierde es la ciudad, en este caso el barrio de Ferrol Vello”, indicó la delegada territorial, Martina Aneiros.
 
“En el contexto actual de subida de precios, las empresas no pueden esperar tanto tiempo a iniciar los trabajos desde que se les adjudica la obra a causa de un trámite administrativo que depende del Ayuntamiento y que lo está empleando para entorpecer las inversiones de la Xunta de Galicia en la ciudad, afeó. Aneiros recordó que, lamentablemente, estos no son casos aislados.El problema en la demora de las concesiones de licencias de obra en el Ayuntamiento de Ferrol no es una circunstancia que afecte solo a la Xunta, es una circunstancia que padecen todos los vecinos de esta ciudad cuando quieren acometer mejoras en sus viviendas”, insistió y acusó al gobierno local de “obstaculizar las inversiones autonómicas en la ciudad”.
 
Sin noticia de las tasas
 
Aneiros aclaró también a este respeto que si el Instituto Galego da Vivenda e Solo (IGVS) no abonó las tasas de la licencia es porque el Ayuntamiento aún no las envió. “En el caso de las dos obras en la calle Carme Curuxeiras, recibimos un requerimiento el pasado 14 de junio solicitando el nombre de la empresa adjudicataria, así como la dirección de ejecución y coordinación de seguridad, requerimiento a lo que se le dio respuesta el pasado martes 5 de julio y que suponía una condición previa al envío de las tasas al IGVS”, puntualizó la delegada territorial. “No es cierto que el Ayuntamiento esté a la espera del pago de las tasas para conceder las licencias porque no se nos remitieron”, dijo.
 
En el caso de las obras de Espartero 18 y Rastro 7, el Ayuntamiento de Ferrol requirió la adaptación de los proyectos a las nuevas condiciones urbanísticas vigentes. “En este caso se trata de dos obras afectadas por la anulación del Plan Especial de Ferrol Vello”, aclaró. “La sucesión de requerimientos y el retraso en la concesión de las licencias se aleja mucho del proceder habitual en estas tramitaciones, más teniendo en cuenta la demanda de vivienda existente en la ciudad”, señaló la representante de la Xunta. Recordó además que el retraso en los proyectos provocó que Ferrol había perdido 3 millones de euros que no fueron ejecutados en los presupuestos de 2021, algo que la Xunta espera que no vuelva a ocurrir con los 2,4 millones consignados en 2022.
 
El concello responde
 
Por su parte, y a las pocas horas del comunicado de la Xunta el concello de Ferrol ha enviado otro en el que señala  que » La Xunta de Galicia acaba de comunicarle al Ayuntamiento de Ferrol que no puede acercar la documentación necesaria para completar el proceso de obtención de licencia de obra para los edificios número 8 y número 22-24 de la calle de Carme Curuxeiras. Se trata de dos actuaciones incluidas en el plan Rexurbe y que, segundo informa al Instituto Galego de Vivenda e Solo, van a quedar pendientes del inicio de un nuevo procedimiento de licitación.
 
El IGVS, responsable del programa de rehabilitación, asegura que el contrato fue resuelto la solicitud del adjudicatario. “Es pasmoso que después de un año entero para que la Xunta fuera capaz de presentar todos los papeles y reunir todos los permisos necesarios, incluso de su propio departamento de Patrimonio, vuelva al punto de inicio, mientras las viviendas ya finalizadas en Argüelles siguen deshabitadas”, dijo esta mañana el concejal de Urbanismo. El edil mostró también su malestar porque “hace solo unas semanas”, la delegada territorial de la Xunta de Galicia afirmó que únicamente faltaba la licencia municipal para comenzar los trabajos, “y ahora informan de que no pueden dar el nombre de la empresa adjudicataria porque van a iniciar un nuevo procedimiento de licitación”.
 
Con esta frase el edil de urbanismo hacía referencia a que el Ayuntamiento lleva semanas requiriéndole a la Xunta que presente el nombre del adjudicatario de las obras, así como de la dirección de ejecución y coordinación de seguridad y salud, además del pago de las tasas. Ese era el último trámite que debía hacer la Administración autonómica para la obtención de la licencia, explicó el concejal. “Acabo de descubrir con sorpresa cual era el motivo de que habían tardado tanto en hacerlo”, dijo. El Ayuntamiento está en disposición de conceder la licencia ya si el IGVS asume la tasa . El edil mostró su preocupación por los retrasos que va a significar este problema en ambos proyectos. De todas formas, explicó que el Ayuntamiento podría conceder la licencia de inmediato a nombre del IGVS si la Administración autonómica así lo prefiere. El único requisito es que sea el propio IGVS el que pague la correspondiente tasa. Usualmente es la empresa adjudicataria la que asume ese coste, pero no es una condición necesaria para el otorgamiento del permiso. Puede ser perfectamente el promotor (en este caso, el Instituto Galego da Vivenda e Solo) el que lo abone, detalló el concejal de Urbanismo. 

 

Lea también

Aparece muerto en su domicilio de la calle Magdalena

Al mediodía de este domingo fue hallado, en un domicilio de la calle Magdalena, el …