Tan fácil de sentir y tan difícil de explicar. Aniversario de la fundación del Racing

Mateo Pintado

Hoy, 5 de octubre de 2022, se cumplen 103 años de la fundación del Racing de Ferrol y para celebrarlo, desde Galicia Artabra, hemos querido hacer un repaso por la historia del club.

No todo el mundo sabe, que todo partió de la idea de cuatro grandes amigos, entusiastas del fútbol: Constantino Teijo, Francisco Lorenzo, Alfonso Varela y José Freire, quienes iniciaron en 1917 conversaciones para propiciar la unión entre de varios equipos locales. Las negociaciones cuajan dos años después con la fusión de Racing Club y Club Ferrol en una nueva sociedad denominada Racing Ferrol Foot-Ball Club, como anunciaron en su día el Faro de Vigo y La Concordia.

Este mismo año, 1919, se inauguró el campo de Caranza con un partido entre el Racing y de Deportivo de La Coruña, que finalizó con la derrota del equipo ferrolano por 1 a 5 goles. El mal sabor de boca les hizo pedir la revancha, que se jugó en A Coruña y que terminó con una nueva derrota para los ferrolanos, esta vez por 4 a 3; y eso a pesar de que el Racing tuvo un comienzo excelente llegando a imponerse por 1 a 3, pero finalmente los coruñeses lograron darle la vuelta al marcador. Esta doble derrota es uno de los gérmenes de la rivalidad entre ambos conjuntos que perdura hasta la actualidad.

Tras numerosos movimientos en estas primitivas directivas, finalmente el 22 de diciembre de 1920 el equipo es admitido en la asamblea general ordinaria de la Federación Gallega de Futbol (FGF) y el club se integra en la serie B del Campeonato de Galicia. Tras la inclusión en la Federación, el Racing comienza a vestir su mítica camiseta verde como constatan las crónicas de la época.

El debut racinguista en la competición oficial fue ante el Club Comercial el domingo 20 de marzo de 1921. La inauguración del estadio de O Inferniño marcó un hito para el futbol ferrolano. El partido inaugural enfrentó al Racing de Ferrol contra un equipo inglés al que se impusieron por 3 a 2. El campo se ubicó en unos terrenos cedidos por D. Guillermo V. Marín y contaba con muy buenas instalaciones para la época.

Apenas 7 años después el Racing se proclama vencedor en el Campeonato de Galicia, imponiéndose ante del Deportivo de La Coruña. Ese mismo año 1928 el Racing compite en la Copa de España y gana al Athletic Club y al Alavés. Precisamente, es la prensa vasca quien les apoda como los “diablos verdes”.

Archivo de Jorge Deza

En 1932, el Racing jugó su primera fase de ascenso a Segunda División y en 1934 logra su primer ascenso a la categoría, aunque lamentablemente descendió ese mismo año a Tercera de nuevo.

La Guerra Civil provocó la interrupción del Campeonato de Galicia, que se reanudó en 1939 con la victoria del Racing que se proclamó Campeón. El club incorporó a su escudo la Cruz de Santiago en un partido contra la selección gallega que formó parte del rodaje para la Copa del Generalísimo. Desde ese momento ha seguido luciéndola hasta el día de hoy.

Este rodaje, que incluyó encuentros contra una selección militar alemana, por ejemplo, dio sus frutos, ya que el Racing quedó finalista de la primera Copa del Generalísimo, aunque finalmente cayó derrotado frente al Sevilla FC el 25 de julio de 1939 en el Estadio de Montjuic (Barcelona), a pesar de partir los ferrolanos como claros favoritos.

En 1951 se inauguró el estadio Manuel Rivera, construido sobre el legendario O Inferniño y cuyo nombre rinde homenaje al mítico futbolista ferrolano. El nuevo estadio fue el escenario de dos brillantes ediciones del Trofeo Concepción Arenal en los años 53 y 54. El campo se mantendría en pie hasta 1993.

En 1952 el Racing disputó por primera vez en su historia la liguilla de ascenso a Primera División, aunque lamentablemente no logró su objetivo al terminar en última posición de ocho equipos.

Archivo de Jorge Deza

En 1967 el Racing se impone al Celta de Vigo y se proclaman campeones del Trofeo Teresa Herrera. Y en 1969, se quedó a un solo puesto del ascenso tras una temporada de oro con una racha de 17 partidos consecutivos sin conocer la derrota.

En 1992, se derriba el mítico estadio Manuel Rivera y se construye el campo de A Malata, situado en Serantes. La Xunta de Galicia y el Concello de Ferrol inauguraron el actual terreno de juego del Racing, que contó con un presupuesto que superó los 1.780 millones de las antiguas pesetas y cuyas instalaciones incluyeron piscina climatizada, el campo de fútbol y otro anexo de entrenamiento. El estadio tiene un aforo de 12.042 espectadores y continúa siendo escenario de míticas tardes del equipo ferrolano.

Tres años después, en 1995, llega a la presidencia del club un personaje fundamental para la historia racinguista, Isidro Silveira.

Durante seis años el conjunto ferrolano logra terminar la temporada en posiciones altas de la tabla, hasta que en 1999-2000, al cuarto intento, el Racing de Ferrol logra subir a Segunda División, tras vencer en la fase final al Barakaldo CF, AD Ceuta y CF Gandía.

El club se convierte en Sociedad Anónima Deportiva (SAD) y lanza una oferta de casi 43 mil acciones a un precio de 10 mil pesetas, de las cuales, el Concello de Ferrol compró 21 mil, Ferrolxest SL 4818 acciones; el Concello de Narón 200; mientras que el resto de las acciones fueron adquiridas por diferentes empresarios y socios del Racing.

En 2007 se produjo el último ascenso del Racing a Segunda División.

Archivo de Jorge Deza

En 2013, el equipo ferrolano ascendió de Tercera a Segunda División «B» con el récord de puntos en categoría de bronce. En 2015 el Racing perdió en fase de ascenso a Segunda ante el Huesca. Lo que se repitió en 2016, cuando cayeron ante el Cádiz.

El 22 de noviembre de 2017, el empresario coruñés Ignacio Rivera, consejero delegado de Hijos de Rivera, S.A. tomó el timón del Racing al convertirse en el máximo accionista, con el Grupo Élite, incorporando a Carlos Mouriz como nuevo director deportivo.

Tan solo unos meses después el equipo descendió de nuevo a Tercera. Pero en 2019, más de 600 ferrolanos se desplazaron hasta Jaén para apoyar al equipo liderado por Emilio Larraz que logró el ascenso a Segunda División B tras imponerse en campo ajeno.

Este mismo año, el Racing jugó los play offs de ascenso a Segunda, catorce años después, pero lamentablemente cayó derrotado ante el Nástic de Tarragona en Balaídos.

Sin duda más de un siglo de historia vinculado profundamente a su ciudad y a sus seguidores. Los 3.212 abonados racinguistas para esta temporada a día de hoy demuestran que la afición mantiene viva la pasión por su club como el primer día, tal y como soñaron hace 103 años aquellos cuatro amigos amantes del este deporte.

Archivo de Jorge Deza

Lea también

El Natación Ferrol logra el cuarto puesto en el Campeonato gallego absoluto

Este fin de semana se disputó el Campeonato Gallego absoluto de verano en la piscina …