La Comisión Ejecutiva Federal del PSOE valida el congreso de Xuventudes Socialistas impugnado por un sector crítico

aitor bouzaUna resolución de la Comisión Ejecutiva Federal del PSOE ha validado el congreso de las Xuventudes Socialistas de Galicia que eligió el pasado 28 de abril al ferrolano Aitor Bouza como secretario xeral y que había sido impugnado por un sector crítico que recriminó que no se permitiese la acreditación de un grupo de delegados el día 27.

Bouza ha explicado que la Comisión Ejecutiva Federal ha respaldado la interpretación de las normas que se hizo en el congreso y ha avalado el proceso seguido. En cualquier caso, ha indicado que ante esta decisión, los militantes que impugnaron todavía tienen la abierta la posibilidad de alegar ante la Comisión Federal de Garantías Estatutarias, «gracias a que la organización es democrática». El plazo, ha apuntado, expiraba este miércoles, día 29, y aún no se ha presentado ningún documento.

El actual secretario xeral de los jóvenes socialistas gallegos ha argumentado también contra la afirmación de que los denunciantes representaban al 45% de los delegados en el congreso y ha señalado que el porcentaje es del 32%. «Entonces no quisimos hablar del tema», ha dicho, pero ha justificado que la validación del congreso le ha animado a aclarar algunos puntos.

Asimismo, ha destacado que la resolución se pronuncia sobre el punto que originó la «trifulca», que es que no se permitió que se acreditasen varios militantes.

«Quedó acreditado que eran simplemente tres personas«, ha afirmado Bouza, que indica que el texto de la Comisión Ejecutiva dice que en el acta del cónclave «consta que fueron tres las personas que se trataron de acreditar en la reanudación de la sesión del día 27, sin hacer más mención a la existencia de otros compañeros a los que se les impide supuestamente, de acuerdo con el relato de los denunciantes».

Además, Bouza ha llamado la atención sobre que el acta refleja que la decisión tomada no se centró en la acreditación de participantes, sino en «su participación en los puntos del orden del día relativos a la elección del secretario general«, dado que se había cerrado el plazo de avales. Para aclararlo se ha referido al «principio de unidad» y ha indicado que, aunque «esas personas fueron acreditadas» no pudieron votar en la elección del secretario, pero sí en otros puntos del orden del día. Si tras hacer la recogida de avales «se acreditan otras 20 personas, el porcentaje que se requería quedaría desvirtuado«, ha ejemplificado.

En cualquier caso, ha argumentado que la decisión de la mesa se sometió, «después de dar turno de intervención a todas las personas que desearon hablar sobre la interpretación de la norma», a la votación del plenario, que la respaldó con un 60% de apoyos. También ha destacado que eran 113 los acreditados y, dado que Bouza obtuvo 73 votos, la adición de otros tres no habría «influido» en el resultado.

Ahora, ha agregado, confía en que todo esto quede «en una simple anécdota» y ha apostado por «la unidad de la organización» y trabajar «con todo el mundo«. «Aquí nadie sobra«, ha destacado y ha considerado que casos como éste ayudan a demostrar que el PSOE es «una organización democrática«. «Es un tema completamente normal porque somos una organización que no tiene veto o miedo a ejercer la democracia», ha asegurado.

Lea también

Este domingo alerta naranja por temporal en la costa coruñesa

Según información de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) recogida por el Gobierno gallego, este …