Navantia y el flotel

   jesús varela Jesús Varela-       
Ahora si. A partir de la medianoche del pasado Viernes, día 7, Pemex puede  hacer efectiva en cualquier momento su anunciada entrada ( 51 % ) en el  accionariado del astillero Barreras. Por lo tanto y si lo ya anunciado  se cumple, a partir de ahora y en cualquier momento, se empezará a  hablar en “serio“ de las anunciadas construcciones de los buques flotel.
Como ya todos sabemos, Pemex y ante esa nueva situación, ( una vez hecha  efectiva la compra de ese 51 % de las acciones ) ya no estará obligada a tener que licitar dichas construcciones, por lo que el camino para  Barreras se puede decir que ya está totalmente despejado. Sin embargo,  ¿Se puede pensar lo mismo para Navantia Ferrol? No, las cosas para  Ferrol todavía están muy negras. Quizá ahora, peor que en el mes de  Septiembre del pasado año cuando Pemex ratificó la firma de  los contratos de PMI con Barreras y Navantia en Santiago de Compostela.
Me consta que se está trabajando para encontrar una formula que permita al menos hacer un flotel en Navantia, pero no es nada fácil. No, no está  resultando sencillo, tanto, como que a estas alturas y después de nueve  meses, todavía no se sabe como hacer sin volver a vulnerar acuerdos  vigentes.
Es posible que para mucha gente resulte paradójico que uno de los  problemas que tiene Navantia, quizá el más grande en estos momentos,  para acceder a la construcción del flotel, sea el no tener ningún buque  de guerra en construcción en este momento. Pero efectivamente, el hecho  de no tener actividad en el sector militar, es un gran hándicap a la  hora de poder contratar una nueva construcción civil.
El presidente de Navantia dijo últimamente que eran muy caros y que así no podían competir. Bueno, pues puede que tenga razón, él sabrá. Aunque en ese contexto, efectivamente es cierto y hay que recordar, que Navantia  perdió un concurso para renovar las turbinas del portaaeronaves  tailandés Chakri Naruebet, (construido en Ferrol) que no se alcanzó la  lista corta en el concurso para la construcción de un buque de apoyo  logístico (tipo Cantabría) para Noruega, y que tampoco fuimos capaces de meternos en la lista corta para optar a la construcción de dos  fragatas, también para la Armada Tailandesa.
Por lo tanto, es posible que lo que dijo el presidente sobre lo de ser  caros tenga cierto fundamento, salvo que, los presupuestos fuesen, a  posta, inflados para no ganar los concursos y poder así, seguir adelante con algo que pueda estar pensado de antemano desde Madrid de cara al  sector naval en la Ría de Ferrol. Y es que si no es así y de verdad  somos caros, ¿Cómo es posible que Navantia pueda hacer el buque flotel?
El no tener un buque de guerra en construcción significa el no tener nada a donde desviar ningún tipo de partida. Y siendo esa la situación, y  teniendo en cuenta que por lo recogido en el artículo nº 7 de los  acuerdos del 2004 Navantia tiene que trabajar en condiciones de mercado y además en niveles de rentabilidad, construir el flotel, así, a pelo, es sumamente peligroso y arriesgado.
¿Recuerdan cuanto costó la última fragata, la F-105? Algo más de 800 millones  (según ECD defensa) frente a los 430 que costaron cada una de las otras  cuatro anteriores. Es decir, una barbaridad. Una enormidad que en ningún caso se justifica con las mejoras  que se dice que se le practicaron a la unidad y que sin embargo, parecen  tener cierta vinculación con el arrastre y desvíos de partidas desde el  inicio de la construcción de la primera F – 100 hacia la última de  ellas.
Esa es la gran debilidad de Navantia Ferrol ahora mismo para afrontar una  construcción civil. No tener nada que hacer en el mercado militar que  pueda servir de colchón. Y mientras no se solucione esa situación,  difícil va a estar el conseguir un contrato civil aunque realmente  existan posibilidades para ello.

Lea también

El crucero “Aidabella” visitó Ferrol con 3.000 personas a bordo

A las siete de la mañana de este jueves entró en aguas ferrolanas el crucero …