EDITORIAL // Entre líneas…

Por Pedro Sanz Sánchez.

No se si se han fijado ustedes, pero últimamente estamos volviendo a aquellos tiempos en los que escribir entre líneas era un método para decir lo que uno quería y pensaba y a la vez arrimar el ascua a la sardina del que se depende ideologicamente, sea en el campo cultural, social, político, religioso..

Y esas entre lineas, ahora, se nos ofrecen de dos maneras. O bien en forma de “tapado”, utilizando seudónimos, o bien ofreciendo el nombre pero tratando un tema y, en medio, soltar toda la tinta como el calamar, para enfangar donde haga falta.

En las últimas fechas vengo observando un ataque brutal al ferrolano Arsenio Fernández de Mesa, designado hace fechas como nuevo Director General de la Guardia Civil. Debo advertir que soy amigo de Arsenio desde hace muchos años, cuando él era un joven de las NN.GG de Alianza Popular. No le debo nada. No he ido a verlo ni cuando lo nombraron delegado del Gobierno en Galicia ni ahora (como han hecho otros que yo se) para preguntarle “¿ qué hay de lo mio?”. Lo felicité por mensaje cuando lo nombraron y no he vuelto a tener noticias suyas, de manera directa.

Pues bien, es realmente asqueroso que algunos ciudadanos se dediquen a manchar su nombre, y a veces el de su familia, en distintos foros, blogs, etc, de internet. Y ese manchar va desde el insulto a la mentira; desde el odio al trepa. Y lo malo es que muchos de esos detractores son ferrolanos, o así lo parece, pues firman con seudónimos de “Marqués de Amboage”, “Topacho”, “Ferrolaneando”, etc…, dan datos que conocemos muy bien los aquí nacidos, es decir, que estoy más que seguro que alguno de “esos” es de los que cuando ve por Ferrol a Arsenio le pasa la mano por el hombro, pero la envidia…desde luego no es sana. No voy a escribir lo que se dice de nuestro compatriota, sería hacerles el caldo gordo a esos individuos, pero…¿como es posible tanta maldad?.

Entre lineas leí un comentario de un amigo en un medio regional pero que según la edición que publica para cada zona así es la línea “a seguir”. El titular de ese comentario era “Conservadores” y claro,se refería a un tema tan ferrolano como el de la antigua fábrica de lápices. Tras hacer lo que parece unreconocimientoa los propietarios, en el sentido de que están en su derecho y hasta reconoce que es comprensible su prisa por derribar el viejo recinto fabril, comienza al ataque, supongo que más que desde la línea editorial de la empresa que representa (creo que el antiguo edificio de su empresa fue derribado para construir uno moderno ..sin mas comentario) lo debió hacer desde su línea política.

Y esa línea fue, en el artículo, un auténtico ataque a lo que el llama “la derecha”. Sabe que hubo que cumplir lo que dictó la justicia, no los políticos, pero aun así..para él “”la demolición de la fábrica Hispania, que manufacturó tantos millones de lápices Johann Sindel, tal vez preludie otra excrecencia urbanística a sus pies, un mamotreto urbanístico en el puerto:para abrir Ferrol al mar, así como suena. Y esto lo dispone una derecha que , acaso por el ruido de viejos fantasmas familiares, aún prefiere el nombre de conservadores.¿Conservadores de qué?.”

Lo que decía anteriormente, la autorización del derribo no la dió el Concello, la derecha, sino una decisión judicial. No estamos en un país estalinista, hay libertad de mercado y un propietario dentro de la ley puede hacer lo que le venga en gana. ¿No pudo haber sido en su día una “excrecencia urbanística” el construir la fábrica de lápices en Ferrol Vello? ¿Son culpables los de “antes”?. Si se quiere dar vida al viejo barrio ¿no es posible el construir en esa zona un buen número de viviendas que no sean un mamotreto arquitectónico, sino que se adapten a las normas y al buen hacer?.

Lo curioso es eso de la derecha y los viejos fantasmas. Pensé que los viejos fantasmas habían desaparecido hace tiempo y que ahora todos debíamos tirar del mismo carro, aun pensando de maneras distintas, y no volver al Paracuellos ni a la plaza de Toros de Badajoz.

Por cierto, la Real Academia de la Lengua Española dice que excrecencia es “una protuberancia, generalmente carnosa, que se produce en animales y plantas, alterando su textura y superficie natural”, más o menos, como una verruga.¿que tendrá que ver la velocidad con el tocino?.

Y rematando, entre líneas. Todos los españoles, o gran parte , deseamos un partido socialista fuerte, unido, con proyectos y en línea de defender los intereses de nuestro Pais. No hace falta que para pedir eso , entre líneas finales de un comentario aparecido en el diario local se remate con “Un socialismo fuerte es imprescindible para España, para Galicia, para Ferrol y los ataques y discursos de esta derecha feroz lo demuestran cada día¡demos ejemplo”.

Pienso que ante esto..sobran más comentarios. Los dobermans siguen vivos y utilizan las “entre líneas”

Lea también

Editorial-Ante la festividad del patrón de los periodistas

La Federación de Asociaciones de Periodistas de España (FAPE), con motivo de la celebración de la festividad del patrón de los periodistas, …