El presidente de Navantia y sus sorprendentes declaraciones

jesus varelaJesús Varela

Cuando el pasado domingo leí en La Voz de Galicia que Navantia ofrecía a Knutsen y Elcano igualar el precio más bajo que le pudiesen ofertar para la construcción de los gaseros, la verdad es que me sentí perplejo y lleno de confusión. Las sensaciones fueron muchas y diferentes, aunque confieso que la primera de ellas fue la de preguntarme si realmente sería cierto lo que estaba leyendo.

Ciertamente la empresa está pasando por un momento delicado, muy delicado, tanto, como que es probable que nunca antes hubiese pasado por otro similar, pero ello en absoluto puede justificar que tenga que asumir la construcción, no ya de uno, sino de cuatro buques, muy por debajo del coste al que ella puede construir. Eso es, en mi humilde opinión, una auténtica barbaridad. Decir que se iguala la oferta más baja (seguro que una oferta asiática) es sin duda alguna, fruto de la desesperación y de la frustración más que de un trabajo serio, responsable y hecho con el rigor que se le supone a una empresa como Navantia. Si la noticia es realmente así, tal cual aparece en el periódico, a mi me suena a comportamiento frívolo e irresponsable, salvo que, responda a un comportamiento previsto y adecuadamente programado. Y no olvidemos, que en política nada debe de extrañar porque todo es posible.

Si de verdad podemos construir, económicamente digo, al mismo nivel que los asiáticos ¿Qué coño fue lo que se estuvo denunciando con tanto ahínco y durante tanto tiempo en toda Europa? ¿Por qué criminalizamos a los asiáticos y a su famoso “Dumping“ en el naval, si ahora resulta que podemos construir al mismo precio que ellos? Y si no es así, como yo creo, ¿Cómo es posible hacer una oferta que pueda llegar a significar la autodestrucción de la empresa? ¿No manifestó recientemente el presidente de Navantia que estaban fuera del mercado por no ser competitivos?

(presidente Navantia)
(presidente Navantia)

Alguien está jugando con fuego y ese alguien, en mi opinión, no es precisamente el Sr. Revuelta. El presidente de Navantia no es más que un títere en manos del presidente de la SEPI y éste a su vez, un peón en manos del gobierno del Estado. El asunto de Navantia es, fundamentalmente, político, lo ha sido siempre. Y me temo que en el fondo de la cuestión lo que subyace, lo que se esté debatiendo sobre Navantia sea la propia existencia de ésta.

Construir un LNG en España es – aproximadamente – un 30 % más costoso que en Asia ¿Cómo es posible que en las actuales circunstancias pretendan embarcarse en una operación que de entrada y antes de empezar, se sepa ya que va a generar unas pérdidas aproximadas de 200 millones de dólares? A mi realmente me asusta lo que está ocurriendo, aunque en honor a la verdad, me asustó tanto o más, el que aquí no hubiese reacciones acorde con las declaraciones aparecidas en el mencionado periódico. Insisto, siempre que esa información sea veraz. Ahora mismo creo que estamos ante la verdadera encrucijada de futuro de la empresa o lo que es lo mismo en este caso, ante la encrucijada de futuro de Ferrol.

¿Es que ya nos olvidamos de que Navantia no puede construir buques civiles si no es generando beneficios? Esa premisa, no es que esté en vigor solo hasta el 31 de Diciembre del 2014 por los acuerdos firmados, sino que se trata de una condición sin fecha de caducidad ¿Por qué? Pues porque mientras no se cambien las actuales normas de competencia comunitarias, los astilleros públicos no pueden recibir ayudas de Estado. Y si Navantia no las recibe, es impensable que en ese mercado pueda competir con los asiáticos.

No, sinceramente no entiendo como el presidente de Navantia – insisto una vez más, si la noticia es cierta – pudo haber hecho esas declaraciones. Ahora mismo tengo muchas dudas y éstas lógicamente, hacen que me sienta muy confuso. De todas formas y a pesar de mi confusión, lo que si tengo claro es que ni el Sr. Revuelta, ni el presidente de la SEPI, el Sr. Aguirre, ni el gobierno del Estado están siendo buenos para los intereses de Navantia y por añadidura, para los de Ferrolterra.

 

 

Lea también

Sabores ártabros-La porchetta, y otras porquerías

José Perales Garat  Pues la cosa es que en un pueblo de las inmediaciones de …