Opinión tripartita. Nuestro futuro laboral

manuel galdo-fotoManuel Galdo Aguirre

Tres generaciones, tres opiniones, tres planteamientos, no por distintos desacertados, plasmadas en otros tantos artículos escritos hace años que, salvo algunas citas puntuales, no dejan de estar de actualidad. Es por ello por lo que en esta primera entrega ofrezco a los lectores el trabajo-opinión «del abuelo», de mi padre Manuel Galdo Ares, artículo recuperado de la revista BAZAN de Agosto-Septiembre-Octubre de 1959.

NUESTRO FUTURO LABORAL

«No podemos analizar nuestro futuro laboral sin antes hacer un resumen, aunque muy somero, del campo de realidades positivas que tiene ente si la rama de la Construcción Naval, y la cuantía que la aportación de la misma, ha de suponer al mejoramiento de nuestras marinas, tanto mercante como de guerra; aportación que responde a un índice de influencia realista en el progreso de la economía nacional.

Sabido es que a la hora de analizar, por los organismos competentes, las posibilidades de cada una de las ramas de la industria, comercio y agricultura nacionales, con miras a una expansión comercial en toda regla, para el incremento de la producción nacional en todos los órdenes y en especial para la exportación, se le reservo un destacado lugar a la Construcción Naval. En ella se han puesto fundadas esperanzas, por su capacidad productora por el alto grado de perfección a que ha llegado y el amplio campo que tiene por delante, para un activo desarrollo de sus muchas posibilidades, que ayudarán, qué duda cabe, al progreso de la economía nacional. Consideremos el incontable número de proyectos para el exterior que se tiene entre manos, con muy grandes posibilidades de realización.

galdo-7-1-aPero he aquí que la industria naval tiene una doble función que cumplir: una la de atender al comercio exterior, y la otra el compromiso de seguir renovando la Marina Mercante Española para hacer que nuestra nación cuente, en plazo breve, con una flota en consonancia con las exigencias de nuestras necesidades. Nuestra nación, eminentemente marinera, así lo requiere para el mejor desenvolvimiento de su economía y desarrollo comercial, acordes con los tiempos que corremos que exigen la posibilidad de presentar a los pueblos, claros horizontes de trabajo, en un autentico progreso de paz social, que sea el eje central que provoque el mejoramiento de las relaciones de los pueblos mediante el entendimiento y mutua comprensión, basados en una vida sana y de trabajo activo.

Así, pues, esta doble función será coronada por el espíritu emprendedor y ansia de colaboración que tiene demostrado con patentes muestras, visibles por dentro y por fuera, y que no son otras que las realidades que hoy surcan los mares, mostrando la capacidad y competencia de nuestra industria naval.

No podemos silenciar la ayuda que a esta rama le va a proporcionar la puesta en marcha del complejo industrial de Avilés, ese emporio que es coronación de una tenaz lucha contra los imponderables que nuestra nación ha tenido que vencer por falta de ayuda exterior. Este complejo que como decimos es orgullo nacional, podrá muy en breve, neutralizar totalmente las necesidades de acero y suprimirá la escasez que venimos padeciendo en el suministro por una demanda muy superior a las realidades de producción. Esta nivelación vendrá también a demostrar cuantas y cuan positivas son las posibilidades de producción de Industria Naval Española.

Expuesto el campo de posibilidades realistas de la industria naval en general, vamos a cerrar el cerco para hacer una breve síntesis del trabajo que tenemos en nuestra factoría.

Antes, hemos de volver atrás para demostrar que si otras factorías tienen como misión específica y fundamental la de renovar la marina mercante, a la nuestra, por ser eminentemente militar le está asignada la responsabilidad de responder de manera fehaciente a las necesidades de construcción del Programa Naval Militar y de las modernizaciones y demás obras de reparación.

galdo-7-2

galdo-7-3 Así pues, en estas dos facetas de la construcción naval: la militar y la mercante, hemos tenido un ejercicio de próspero y activo trabajo y podremos despedir este año que finaliza con un fraterno adiós por las venturas que nos deparó; porque cuando finaliza un periodo sin posibilidad tangible de continuidad laboral, puede ensombrecerse el panorama económico de las clases productoras, pero por fortuna, a nuestra factoría no le asaltarán preocupaciones de este tipo; pues tenemos una continuidad perfectamente asegurada y sabido es de todos que esta no es ni más ni menos que la reciente firma del contrato entre nuestra empresa y Naviera Vizcaína para la construcción en esta factoría de dos petroleros de 32.000 Tons., que unidos al programa de construcciones que tenemos entre manos y al posible aumento del programa militar de nuevas construcciones, y continuación de modernizaciones, nos presenta un claro horizonte de trabajo, que será la fuente prospera de nuestro tranquilo desenvolvimiento.

Y finalmente hemos de destacar como muy posible la firma de contratos con armadores extranjeros. Nuestras oficinas técnicas están estudiando varios tipos de buques para el Brasil y la Argentina, entre los que cabe destacar dos petroleros de 20.000 Tons. de P.M. para esta y tres trasatlánticos para los brasileños.»

 

 

Lea también

Un ratito de moda. Belleza natural

Carlota González Navarro Siempre he pensado que para tener una buena imagen no basta llevar …