Obreros separatistas

molares-272x125Manuel Molares do Val-(molares@yahoo.es-cronicasbarbaras.es)

Un lema de la izquierda dice que no hay nada más tonto que un obrero de derechas. Pero sí, hay algo más tonto aún: un obrero que apoye el separatismo que han abrazado últimamente en Cataluña CC.OO. y UGT. al exigir el secesionista e inconstitucional “derecho a decidir”.

Las direcciones nacionales de ambos sindicatos rechazan la postura de sus secciones catalanas, pero al no obligarles a centrarse en asuntos sindicales, no identitarios, como siga ampliándose el ruido separatista expondrán a sus empresas al posible boicot de muchos españoles. Es decir, al paro, a mucho más paro.

Hay otras Comunidades con sindicatos nacionalistas, como en el País Vasco y Galicia, donde los separatismos no violentos llegaron menos lejos que ahora los catalanes.

Y les es mejor seguir así: en cuanto se sepa en qué empresas son mayoría los separatistas muchos clientes potenciales se pasarán a la competencia de otros orígenes. Luego montarán manifestaciones exigiendo “Dignidad”.

El hundimiento de Fagor se debió a errores de la empresa, a la caída del ladrillo, pero también a la antipatía que se ganó con su cercanía al abertzalismo.

Se desconoce dónde trabajan o de qué viven la mayoría de los separatistas catalanes, aunque suelen ser funcionarios, como profesores, y especialmente filólogos, de puesto y sueldo fijo, que antes se hunde el mundo que dejan de cobrarlo.

Pero otra cosa es, por ejemplo, que los comités de empresa de Seat –cuya E es de española– hagan igual y llamen a sus afiliados a salir con banderas independentistas señalando claramente dónde trabajan.

Sería una invitación al boicot, lo mismo que sería si los empresarios presentaran sus marcas como separatistas, algo de lo que están huyendo aceleradamente.

Sí, hay obreros más tontos que los de derechas. O no: quizás deseen subsidios al desempleo, no trabajo.

Lea también

A misteriosa sombra nocturna do peregrino na Quintana, ao pé da catedral de Santiago

José Fonte Sardiña Contan en Santiago de Compostela que, hai xa un par de séculos, …