Nuestras gentes-José Canalejas Méndez, Presidente del Gobierno

José Canalejas Méndez nació en Ferrol el 31 de julio de 1854 – (+Madrid, 12 de noviembre de 1912) fue un abogado y político regeneracionista y liberal español. Siendo Presidente del Consejo de Ministros, murió asesinado en un atentado terrorista, siguiendo la estela de Juan Prim en 1870 y de Antonio Cánovas del Castillo en 1897, aunque no sería el último.

Fue ministro de Fomento, de Gracia y Justicia, de Hacienda y ministro de Agricultura, Industria, Comercio y Obras Públicas durante la regencia de María Cristina de Habsburgo-Lorena y Presidente del Consejo de Ministros y nuevamente ministro de Fomento y ministro de Gracia y Justicia durante el reinado de Alfonso XIII. Fue elegido Presidente del Congreso de los Diputados de España durante la Legislatura de 1906-1907 Infancia y formación Hijo del ingeniero de los ferrocarriles y director del periódico “El Eco Ferrolano” José Canalejas y Casas y de María del Amparo Méndez Romero.

Cursó sus primeros estudios en el Colegio de Santoja. Niño prodigio, a los diez años traduce del francés y publica una pequeña obra titulada “Luis o el joven emigrado“. A la edad de once años es corresponsal político de prensa con el pseudónimo de “El cantor de Mugardos”. Se traslada con su familia a Madrid donde cursó el bachillerato en el Instituto de San Isidro y obtuvo las licenciaturas de Derecho en 1871 y de Filosofía en 1872 en la Universidad Central de Madrid y el grado de doctor en ambas facultades. En 1873 era auxiliar de cátedra, pero fracasó en dos oposiciones a cátedra, por lo que abandonó la enseñanza. Ingresó en la compañía de los Ferrocarriles de Madrid a Ciudad Real y a Badajoz, donde alcanzó el cargo de Secretario General y defendió como abogado a la compañía en pleitos con otras empresas ferroviarias españolas.

Carrera política

Canalejas en Ferrol

Simpatizante del Partido Demócrata Progresista, de ideas republicanas, cuando se produjo la Restauración borbónica abandonó estas ideas para incorporarse al Partido Liberal de Sagasta, dirigido a la sazón por Cristino Martos y con el que participó en las elecciones de 1881 siendo elegido diputado por Soria. En los sucesivos procesos electorales continuó obteniendo acta de diputado por la citada circunscripción de Soria (1884), y por las de Cádiz (1886) y Alicante (1891 – 1907), renunciando en alguna ocasión a otros escaños conseguidos por Madrid y Ciudad Real y llegando a presidir la propia Cámara entre 1906 y 1907.

Durante la Regencia, siempre en gobiernos presididos por Sagasta, fue ministro de Fomento entre el 14 de junio y el 11 de diciembre de 1888, ministro de Gracia y Justicia entre el 11 de diciembre de 1888 y el 21 de enero de 1890, ministro de Hacienda entre el 17 de diciembre de 1894 y el 23 de marzo de 1895 y, ministro de Agricultura, Industria, Comercio y Obras Públicas entre el 19 de marzo y el 17 de mayo de 1902, departamento desde el que impulsaría la creación del Instituto del Trabajo. Posteriormente, durante el reinado de Alfonso XIII, sería nuevamente ministro de Agricultura, Industria, Comercio y Obras Públicas entre el 17 y el 31 de mayo de 1902 también con Sagasta y ministro de Gracia y Justicia entre el 29 de junio de 1911 y el 12 de marzo de 1912 en un gabinete que él mismo presidió.

Colaborador de “La Democracia”, fundó en 1890 el influyente diario “Heraldo de Madrid”. En 1897, preocupado por la situación en Cuba, viajó a la isla para tener información de primera mano del problema. Interesado en el conflicto, se alistó como un voluntario más a las listas del ejército y vistió el traje de rayadillo de la época. A sus 43 años, y después de haber sido ministro, luchó como un soldado más y obtuvo la Cruz del Mérito Militar con distintivo rojo.

Una vez conocida la dramática situación de la Provincia de Cuba, volvió a España y presentó sus impresiones a Sagasta, el cual hizo caso omiso a sus recomendaciones. Un año después (1898) la provincia de Cuba fue invadida por los EE. UU. junto a las Islas Filipinas y Puerto Rico (que dependía administrativamente de Cuba en ese momento), en respuesta a la explosión del buque norteamericano Maine que se encontraba de “reconocimiento en la bahía de Cuba” (explosión de la cual se culpó a España, sin que nunca se probara su autoría). Una vez terminada y perdida la guerra, en 1902 fundó su propio partido, el Liberal-Demócrata, destacándose como cabeza de una corriente izquierdista que defendía ideas democráticas y de separación de la Iglesia y el Estado.

Vida intelectual

Su paso por la política vino acompañado también por una dilatada vida intelectual. Ya con diez años tradujo del francés la novela Luis, el joven emigrado trabajando también como profesor de Literatura. En 1875 publicó en dos tomos Apuntes para un curso de literatura latina. Tres años más tarde publicó el libro Derecho parlamentario comparado. En 1910 publicó el libro Estudios sobre las Regalías de la Corona de España. Además colaboró en prensa y dio muchas conferencias.Gran orador, presidió también la Real Academia de Jurisprudencia y Legislación y la Asociación de Escritores y Artistas Españoles durante el periodo de 1909 a 1912.

José Canalejas recibió numerosas condecoraciones como las grandes cruces al Mérito Naval, Mérito Militar, Orden Civil de la Beneficencia y Carlos III; las medallas de la coronación del Rey, de Cuba, de Alburquerque y Villaviciosa; el Collar de la Torre y la Espada de Portugal; la Cruz de San Mauricio de Italia, la del León de Bélgica, la de San Carlos de Mónaco y la Nacional de Bolivia.

Presidente del Gobierno

Canalejas-Sorolla

Tras unificar transitoriamente las diversas corrientes que pugnaban en el interior del liberalismo, fue Presidente del Consejo de Ministros entre el 9 de febrero de 1910 y el 12 de noviembre de 1912, periodo en el que habría de presidir hasta tres gobiernos desde los que impulsó un programa de reformas: abolió la Contribución de Consumos, estableció el servicio militar obligatorio y limitó la instalación de órdenes religiosas (Ley del candado). Visitó Marruecos con el rey Alfonso XIII en 1911 y ordenó la ocupación de Larache, Arcila y Alcazarquivir en respuesta a la ocupación francesa de Fez. Las negociaciones que inició con los franceses conducirían, poco después de su muerte, al establecimiento de un protectorado conjunto en Marruecos. Suprimió el impuesto de consumos, mejoró la legislación social e intentó resolver la cuestión catalana con un proyecto de Mancomunidad preparado con la colaboración de Enric Prat de la Riba. En materia de orden público, hubo de emplear la fuerza para reprimir el intento de sublevación republicana de 1911 (motín en la fragata Numancia y sucesos de Cullera) y la huelga ferroviaria de 1912.

Asesinato

No pudo llegar a realizar las esperadas reformas políticas que hubieran transformado el régimen existente en una verdadera democracia, acabando con el caciquismo y el fraude electoral. Falleció en la mañana del 12 de noviembre de 1912, asesinado por el anarquista Manuel Pardiñas Serrano cuando miraba el escaparate de la desaparecida librería San Martín en la Puerta del Sol (actual número 6), a escasos metros de la esquina con la calle de Carretas.

Desde entonces se abrió una larga pugna por el liderazgo del Partido Liberal, que

Tumba Canalejas

desencadenaría su fin. A su funeral asistieron numerosas personas, tales como Álvaro Figueroa y Torres Mendieta, conde de Romanones, y Manuel García Prieto, marqués de Alhucemas, liberales en su mayoría. José Canalejas se encuentra enterrado en el Panteón de Hombres Ilustres, junto a la Basílica de Nuestra Señora de Atocha.

Se realizó en 1912 un cortometraje semidocumental sobre su asesinato y entierro titulado “Asesinato y entierro de don José Canalejas“, dirigido por Enrique Blanco y Adelardo Fernández Arias, que fue la primera película interpretada por el actor José Isbert con 26 años.

Familia

Contrajo matrimonio en septiembre de 1878 con María Saint-Aubin y Bonnefon, que sin hijos moriría en 1897. Se casó en segundas nupcias con María de la Purificación Fernández y Cadenas, I Duquesa de Canalejas, y I Marquesa de Otero de Herreros, títulos que obtuvo a la muerte de Canalejas Con ella tuvo seis hijos: • José María Canalejas y Fernández, II Duque de Canalejas (Asesinado en la Guerra Civil por el frente popular en 1936, sin descendencia) • María de la Asunción Canalejas y Fernández, III Duquesa de Canalejas (Descendencia: José Manuel Canalejas Clemente (1949 – 1996), IV Duque de Canalejas) • María Luisa Canalejas y Fernández (Descendencia: Pedro, María Luisa y José Aragonés Canalejas) • Rosa Canalejas y Fernández (Fallecida a corta edad, sin descendencia) • Blanca Canalejas y Fernández (Fallecida a corta edad, sin descendencia) • Enriqueta Canalejas y Fernández (Sin descendencia)

CANALEJAS Y FERROL

De muy joven Canalejas se traslada con su familia a Madrid sin olvidar nunca a su ciudad natal ni a los pueblos de su contorno, de la manera que siendo corresponsal en su juventud formaba  con el seudónimo de «El cantor de Mugardos».

En 1897 (*) la corporación municipal ferrolana acuerda nombrarlo hijo predilecto, como consta en la placa que figuraba hasta hace unos años en su casa de nacimiento (Posteriormente fue colocada una nueva placa con características similares a la primitiva).

El 17 de agosto de 1907 cuando ostentaba la presidencia de las Cortes, recibió un cálido homenaje de su pueblo, que lo recibió como el salvador de una ciudad deprimida. Unas quince mil personas fueron a aclamarlo cuando , en el engalanado vapor Argonauta, entra por la ría.

En el teatro Jofre , con representación de todas las instituciones y sectores sociales se celebra una comida  y por la tarde pronuncia un sentido discurso desde el balcón del concello ( situado en el Cantón, en el paseo de las delicias), en el que entre otras cosas dijo…

«Tengo en mi no haber merecido estos extremos de vuestra simpatía, estos homenajes de vuestro corazón. Me duele el pensar que no hice nada por mi Patria, por mi Ferrol, tan digno de ser pagado  con los desvelos de los que  en él hemos visto la luz. Más no es tarde para la reparación. Os la debo (…).

¡Cuán grande y cuán puras añoranzas despierta en mi, en estos solemnes instantes, este Ferrol de mis amores. La casa en que nací, el taller en que trabajó mi padre en un trabajo honrado, compartido con el humilde, el modesto, el laborioso obrero de los Arsenales (…) Quizás se acerquen días difíciles , horas de zozobra, momentos de peligro para este Astillero y estos Arsenales (…) Trabajad; teneis diputados, teneis Cámara de Comercio, teneis Ayuntamiento (…) Quiero venir a veros  nuevamente  con la ejecución de algo práctico para vosotros. Tened esperanza en mi. Yo algo valgo. Pues bien, lo que valga será para vosotros (…)» (*)-(De Ferroláns-Guillermo Llorca),

A sus funerales asistieron, además de una representación oficial del concello, los directores del «Diario Ferrolano» y del «Cantaclaro», además del presidente del Ateneo Ferrolano.

Aunque Canalejas  no tenía ninguna relación con la ciudad de su niñez, manifestara en alguna ocasión su deseo de residir en ella cuando dejara la política activa. Para tal fin se le agasajó con unos terrenos  en Caranza adquiridos por suscripción popular, pero el violento atentado impidió tal realización.

En Ferrol se le dedicó una placa en la casa en donde nació, próxima plaza Amboage y una calle llevaba su nombre hasta que con la democracia un gobierno de izquierda decidió retirar el nombre de tan insigne político liberal y poner el de A Magdalena, que ya tiene por nombre todo el barrio.

En el Cantón se situó, en mayo de 2015, una estatua elaborada, moldeada y fundida en bronce en el taller de Arteixo del artista Miguel Couto,  mide 182 cm de alto y pesa alrededor de 300 kilos.

Lea también

Ferrol-18 proyectos presentados al Premio Solidario «Cidade de Ferrol»

El Concello de Ferrol acaba de recibir un total de 18 proyectos para la convocatoria …