La ofrenda al Marqués de Amboage

carta-directorSr Director de GAD :

Como permanente, y muchas veces divertido, espectador a distancia de la actualidad ferrolana, el pasado domingo contemplé el espectáculo de la ofrenda en el monumento al Marqués de Amboage, una estatua donde sigue sin reponer desaparecido escudo de la ciudad y que ni siquiera en estas fechas se somete a una mínima limpieza de la suciedad depositada por las aves urbanas.

Fue un acto totalmente deslucido por la inadecuada ocupación de una de las pocas plazas dignas de tal nombre que quedan en Ferrol. De una parte, cuatro terrazas de establecimientos hosteleros ocupan de forma permanente un tercio de la superficie de la plaza de Amboage con sus mesas, sillas, toldos, sombrillas y otros enseres, en lo que se trata de una total privatización de un espacio público de todos los ciudadanos, censurable hecho permitido de la autoridad municipal.

A mayores, la presencia de un palco de música y otros accesorios de las fiestas ocupando otra parte importante del escenario donde se desarrolló el acto de la ofrenda, dejaban un lugar escaso y constreñido para la presencia de los cada vez menos ferrolanos asistentes a este acto, en su día de gran tradición en Ferrol.

Del variado atuendo y apariencia de autoridades, asimilados e invitados presentes, ya escribió en estas páginas una voz autorizada, diciendo lo que tenía que decir sobre sus vestimentas. Yo simplemente quiero agregar el vergonzoso espectáculo del público asistente sentado en las terrazas, sin levantarse, en una censurable falta de respeto, mientras se interpretaba el Himno de Galicia.

Un atento saludo
Juan J. Burgoa Fernández

Lea también

Ferrolanos.-Imeldo Corral, uno de los mejores pintores gallegos de su tiempo

Imeldo Corral nace en  el barrio de Esteiro en Ferrol el nueve  de junio de 1889. Es considerado …

Un comentario

  1. La verdad es que hay gente, y va por el autor de la carta, que parecen estar permanentemente en contra de todo. Seguramente atesora en su portentosa inteligencia muchísimas soluciones a los problemas que acucian a Ferrol, además de saber lo que NO está bien. Desde aquí le animo a que nos de sus recetas magistrales.