EDITORIAL // Era lo esperado

Por Pedro Sanz Sánchez.

Ahora comienza la segunda fase. Ya finalizaron las elecciones generales. Gobierna un partido de centro derecha. La situación, realmente, es desesperante en diversos sectores de la Sociedad. En las arcas no hay ni para postres y… lo que digo, ahora comienza lo esperado.

Comienzan las protestas, los malos modos, los requerimientos y sobre todo comienza el tratar de pescar en río revuelto.

No es de recibo que Ferrol vuelva a estar ocupando las primeras páginas de los periódicos como si ésta fuera una ciudad sin ley.

Se comprende, quien no, que la mala situación en el sector naval lleve además de a preocupaciones, a un estado de crispación en los trabajadores, desde luego no en todos, y me refiero a que sin ánimo de crítica, los últimos en abandonar el barco serán los responsables sindicales, tanto los de las empresas como los del sindicato correspondiente y del que están en nómina o figuran como liberados.

Vamos al tema.

La crisis en las factorías de Navantia, tanto en la de Ferrol aunque menos en la de Fene, es tremenda. Las perspectivas de cortar chapa no se ven. En breves meses prácticamente se acaba el trabajo y los obreros, y los no obreros, temen por sus puestos de trabajo.

Desde hace meses se advierte un goteo, que el presidente del comité de Navantia-Ferrol me describía como un chorreo, de ceses en el puesto de trabajo,bien por terminación de contrato y no renovación o incluso por cese de alguna auxiliar.

La pregunta que nos hacemos todos es ¿como es posible que los antiguos, hasta hace muy poco, dirigentes del SEPI, los de Navantia que aun se mantienen suponemos que por breve tiempo en sus puestos, los Directores Generales correspondientes, los ministros de Industria y Defensa, el mismo presidente del Gobierno hayan mantenido esta situación a lo largo del tiempo?.

Tengo en mi poder centenares de preguntas realizadas al gobierno por Jorquera y Fernández de Mesa sobre lo que se pensaba hacer con Navantia, sobre la carga de trabajo, sobre el dique flotante… y na de na. ¡Era lo esperado!. Un gobierno incompetente que nos ha llevado, a llevado, a Navantia, a un auténtico crack
Lo que, desde luego, no se puede hacer es forzar de malos modos a los nuevos gobernantes, parece que no les damos tiempo ni para respirar. Era lo esperado.

Lo que nadie esperaba era lo que ocurrió con la manifestación del martes. Digo nadie, aunque de buenas fuentes ya se sabía que los trabajadores habían acordado hace días entrar, un buen grupo, en la Casa del Concello para así presionar mucho más durante la entrevista del alcalde con los representantes sindicales.
Voy a repetir algunos de los titulares que aparecieron en los medios escritos y ustedes dirán.

«El naval ferrolano se pone al rojo vivo.4000 operarios en la calle, un millar al asalto del Ayuntamiento” (El Correo Gallego).

“La policía disolvió con gases a los obreros que intentaron entrar por la fuerza en la alcaldía”(La Voz de Galicia).

“Las protestas del naval cobran tensión con altercados en el Concello de Ferrol” (Diario de Ferrol).

“Controvertida manifestación de los trabajadores de Navantia en Ferrol” (Galicia Ártabra Digital).

Bueno… y no les digo nada de la cantidad de comentarios en otros medios periodísticos, en emisoras de radio y en la tele.

Ferrol vuelve a ser noticia y lamentablemente no por el tema principal de la falta de trabajo en Ferrolterra sino por los sucesos en el Concello. ¡Tremendo!. Era de esperar.

Como también es de esperar esa pesca en rio revuelto. Ahora esa patata envenenada del gobierno socialista servirá para ser utlizada por determinados partidos políticos, esperemos que no lo haga el PSOE, algunas asociaciones,sindicatos, etc.Que no nos vengan con milongas, con comunicados lamentando y hablando de la situación, ni con insultos al alcalde, porque ellos… han permitido, en gran parte, que Navantia quedara convertida en un erial,en un auténtico cementerio industrial”.

Esperemos que alguien lo remedie.

Lea también

Editorial-Ante «lo naval» Ferrol no debe ser más que nadie, pero tampoco menos

Pese a que en Galicia Ártabra  no podemos sino felicitar a las plantas de construcción …