Crónica de un gran Congreso: Hildegart Rodríguez en el Ateneo Ferrolano

hildegart-2

María Fidaldo Casares, Doctora en Historia del Arte

El 9 de diciembre de 1914 nacía en Madrid Hildegart, proyectada, diseñada y concebida en Ferrol por la eugenésica ferrolana Aurora Rodríguez Carballeira.

Hildegart, gracias a la selección genética y a una disciplina prusiana impartida desde el nacimiento, se convirtió en una niña prodigio y personaje importante de la cultura y la política hasta el año de su muerte en 1933. Abanderada de la libertad sexual, los derechos de la mujer y la izquierda política publicó una docena de libros, fue colaboradora de revistas, una gran activista política y miembro de la Liga para la Reforma Sexual. Estaba en contacto con importantes personajes de la época como Havelock Ellis, H.G. Wells y Gregorio Marañón.

Su vida y su trágica muerte a manos de su madre en diciembre de 1933 cuando tenía sólo 19 años de edad hicieron de ella un personaje de novelas, teatro, películas, y a la que se le han dedicado numerosas investigaciones históricas.

Cien años después de su nacimiento, el Ateneo Ferrolán consideró necesario convocar un Congreso sobre Hildegart Rodríguez Carballeira, para recordar su figura enmarcando su pensamiento en el campo de la sexualidad y la crítica de izquierdas de la II República, la recuperación de la memoria de las mujeres y colectivos femeninos de su generación.

Del 5 al 8 de Diciembre la sede el Ateneo acogió ponencias de diversa índole y convocó a gran número de investigadores e interesados en el tema.

CONSIDERACIONES SOBRE EL EVENTO

La Doctora María Fidalgo Casares, corresponsal de Galicia Ártabra ante el cartel del Congreso Hildegart.
La Doctora María Fidalgo Casares, corresponsal de Galicia Ártabra ante el cartel del Congreso Hildegart.

– El Congreso fue todo un éxito y, sin lugar a dudas junto al Curso de Pensamiento Gurméndez, el evento cultural más interesante del año. La gran calidad de alguna de las ponencias, la variedad, el diseño del curso, y el gran entusiasmo de los participantes por la figura de la brillante Hildegart hicieron que aparte de formativo fuera un evento de gran calado emocional que será difícil que vuelva a repetirse.

– El Congreso sirvió para que muchos ferrolanos se familiarizaran con la reciente reforma del edficio donde tiene su sede el Ateneo realizada por Alcalá. Salvo la ganancia de más luz, el resto de las innovaciones fueron completamente denostadas, muchos espacios perdidos , rampas excesivas, un nuevo edificio adosado que parece que no existe, la valoración matérica del hormigón que aparte de ser completamente ajeno al espíritu del edificio y la tradición ferrolana, da sensación de frío, inacabado y chapuza en los remates. Churretes de musgo en el patio, ventanas que filtran el agua, unos lavabos que quedan muy inconvenientemente a la vista mientras se baja la escalera y sobre todo un suelo de planchas blancas a modo de cartones reutilizados, con aspecto de suelo provisional hasta que llegue el definitivo, que aporta poca modernidad y sí mucha suciedad, pérdida de calidez e identidad del edificio. Sorprende en una época en la que las tarimas y estratificados de madera han bajado tanto de precio y han mejorado tanto en su calidad que se optase por semejante bodrio.

– La cartelería y logotipos fueron de una gran belleza plástica. El cartel, diseño basado en una fotografía de unas sufragistas que fueron detenidas por pegar carteles en los muros de Madrid, ataviadas con sombreros y abrigos, exhibía una gran elegancia visual y será recordado por todos. Asimismo los membretes y encabezamientos de los documentos con el dibujo de la joven con boina tenían una gran fuerza icónica.

-Una sencilla mesa repleta de títulos alusivos a Hildegart, así como otras obras de carácter feminista y libertario, era todo un atractivo, sobre todo porque los inscritos se beneficiaban de un importante descuento en el precio y porque algunos podían llevarse dedicadas por el autor. Las chapas con el logotipo que lucían los participantes se agotaron el primer día. Dado el atractivo del merchandising se echó de menos que no estuvieran a la venta  camisetas que hubieran sido adquiridas por todos los asistentes. También podía adquirirse un hermosísimo y económico colgante de Sargadelos de la Marcha de las Mujeres.

La elección de las ponencias en torno a Hildegart fue en su mayoría muy adecuada y algunas suscitaron un gran interés. Gustaron especialmente Eusebio Lucía, Miguel Ángel Pradera y Blanca Quintanilla. La presencia de las ponentes extranjeras- muy ligadas al tema- Kyra Kietrys – Archivo Hildegart y Micaela Pattison – Hildegart como figura internacional aparte de dar un gran atractivo al Congreso recalcaba la dimensión del carecer internacional de la homenajeada.

– Muy interesante, aunque un poco exigua, la exposición de materiales y documentación. Sin embargo, iba acompañada de unos paneles informativos y cronológicos muy completos y con un diseño muy atractivo que fueron uno de los grandes logros del Congreso.

Rosa Cal.
Rosa Cal.

– Sin lugar a dudas la intervención estrella fue la de la profesora Rosa Cal, que sigue incólume pese al tiempo transcurrido de su trabajo, en su puesto como la máxima autoridad en Hildegart. Autora del insuperable «A mi no me doblega nadie» es la referencia obligada de todas las investigaciones y señalar por cierto que es plagiada sin recato en muchos estudios.

-La ponencia de menor calado fue la de una historiadora local muy criticada por los asistentes por su escasa profundidad, con el inri de que por jugar en casa «se debería haber esmerado un poco». Curiosamente, y pese a esta circunstancia, osó increpar a otra conferenciante que había superado con creces en su ponencia con un argumento escasamente defendible.

– Un paralelismo curioso e ingenioso que aportó Rosa Cal fue el de Hildegart, la niña prediseñada y el niño fruto de dos socialistas que rebautizan y educan a un hijo con el nombre del prócer ferrolano.

– Aunque breve por motivos meteorológicos fue muy interesante el Roteiro que se desarrolló por las calles de Ferrol en las que se visitaron diferentes enclaves. Clara, interesante y erudita la intervención de Maiz en los Jardines de Herrera y que concluyó en la casa natal de Aurora. Allí se recordó que el Ateneo ha solicitado al Concello que se coloque una placa conmemorativa en la casa de Aurora Rodríguez en recordatorio de Hildegart, petición que suscribimos desde Galicia Ártabra.

Guillermo Escrigas, Director del CGAI , el expresidente del Ateneo Luis Tojo y la rapsoda y poetisa Carmen Blanco.
Guillermo Escrigas, Director del CGAI, el expresidente del Ateneo Luis Calvo y la rapsoda y poetisa Carmen Blanco.

– Las ausencias de algunos investigadores por distintos motivos alteraron sustancialmente el programa original para disgusto de los que querían asistir a una u a otra ponencia concreta. La Secretaria del Ateneo, segun la opinión popular la máxima reponsable de los problemas que atraviesa el Ateneo, que recepcionó bien a los inscritos y la tienda, sin embargo informó muy deficientemente de estos cambios, incluso desconocía quien estaba conferenciando en cada momento.

– Aunque no hubo mucho debate, en algunos descansos se desataban intercambios de opiniones, tanto o más interesantes que algunas de las ponencias. La que suscribe estas líneas y otros investigadores presentes en la sala fuimos requeridos por algunos asistentes para aclarar algunos datos alusivos a Hildegart y dar visiones periféricas al respecto.

– Es increíble que pese al gran valor cultural e histórico de las jornadas no se vio por allí a nadie de «la intelectualidad ferrolana» y tampoco del entorno del Club de Prensa, también de carácter progresista, ni profesores de la Universidad, ni líderes políticos. Compareció a título personal Guillermo Escrigas, Director General de la Filmoteca de Galicia y CGAI y el reputado historiador Bernardo Maiz, afortunadamente muy recuperado de su reciente dolencia y que presentará en breve la esperada biografía sobre la mugardesa Amada García. Asimismo asistieron dos expresidentes de la entidad ateneísta: Eliseo Zaera y Luis Calvo, que prepara un trabajo sobre los cines de Galicia.

– Como siempre, demostrando la poca empatía que mantiene con la ciudadanía y ser el peor valorado de todos los concejales ferrolanos la ausencia más sangrante fue la Manuel Reyes García Hurtado, Concejal de Cultura, que pese a las diferencias que mantiene la corporación con el Ateneo, hubiera debido estar presente -por su condición- todos los días, aún a riesgo de ser criticado (va en el cargo, y si no que se lo pregunten al alcalde que aguanta como un león situaciones incómodas).

-También es asombroso el poco seguimiento de los medios de comunicación y televisiones que debieran haber informado «a pie de calle» de todas las ponencias. Pocas veces se ve en Ferrol un Congreso de esta categoría y es inaudito este ninguneo. Nos aventuramos a decir que posiblemente sólo Galicia Ártabra se hará eco de su desarrollo global.

-Es inconcebible que Hildegart, un personaje histórico de este calado, y junto al pintor Villaamil la única figura ferrolana de alcance internacional, sea sólo recordado por un colectivo al que hay que agradecer el esfuerzo y el gran logro de un Congreso sobresaliente.

(Foto: Calvo).La rapsoda y poeta  Carmen Blanco y la violinista Estrella Gómez.
(Foto: Calvo).La rapsoda y poeta Carmen Blanco y la violinista Estrella Gómez.

– Pese al gran éxito del evento, hay que señalar que el Ateneo no se distinguió por buscar una mirada plural sobre Hildegart y siguió barriendo para su casa. No sólo se vetó una ponencia  por la filiación conservadora de la investigadora, -que por cierto es la que suscribe estas líneas y cuya Conferencia sobre Hildegart llenó una sala con doscientas personas, invitada por otro organismo cultural-, sino que encargó ponencias ad-hoc que se percibieron «muy de refilón». A una ponente se le escapó «que no conocía el tema de Hildegart cuando fue requerida por el Presidente del Ateneo».

Ferrol debería reivindicar la figura de Hildegart, aunque nacida en Madrid, proyectada, diseñada y concebida en la ciudad. Es sin lugar a dudas, nuestro personaje más internacional que despierta un enorme interés en distintos campos. Era obligación del Concello haber colaborado e impulsado el desarrollo de este homenaje y era obligación del Ateneo haber aparcado las diferencias- al menos momentáneamente- para lograr un espacio común en el que desarrollar estas jornadas. La importancia del evento lo merecía. El Alcalde debería haber inaugurado este Congreso, y el Ateneo dar una lección de ferrolanía y haber firmado una tregua.

-El Presidente del Ateneo. Eliseo Fernández ha demostrado que sabe hacer las cosas muy bien. Es hora de acercar posiciones. El Concello debe buscar una salida y el Ateneo apostar por una cultura más plural en beneficio de todos y no sólo de anarcosindicalistas, nacionalistas y feministas, que son muy respetables pero que no deben tener el patrimonio de la cultura.

-Hildegart, aunque ligada a la izquierda y al feminismo es patrimonio de la Historia de Ferrol, y su importancia debiera de haber estado por encima de las diferencias ideológicas.

– El momento más emotivo del Congreso fue el final de la ponencia de Rosa Cal que despertó la ovación más calurosa de las jornadas que conmovió no sólo los hermosos ojos azules de la “Reina Madre en asuntos Hildegart», sino a muchos de los presentes.

-El broche final y emocional fueron las poesías de la rapsoda y poetisa Carmen Blanco acompañada de la violinista Estrella Gómez que dirigió la canción de cierre. Las representantes de la Marcha de las Mujeres y muchas de las presentes se cogieron de las manos y cantaron su himno internacional con música de Milladoiro entrelazando con sus manos el símbolo del feminismo. Seguro que a Hildegart, que tanto luchó por la libertad de las mujeres, esa libertad que le costó la vida… hoy ya centenaria, le hubiera encantado acompañarlas.

(Foto: Calvo). «La Marcha de las Mujeres».
(Foto: Calvo). «La Marcha de las Mujeres».

Lea también

El concierto de Bonnie Tyler patrocinado por el Concello de Ferrol se aplaza un año

Ante la situación generada por la pandemia de coronavirus, la productora del Festival Ferrol Verán, …

2 comentarios

  1. Gran crónica, muy completa y con matices que no suelen leerse en los medios. Muy de acuerdo con la desastrosa restauración del Ateneo y por lo que me cuentan- no pude asistir- los que fueron a las charlas coinciden con sus opiniones. Gracias sra Fidalgo.. quien diría que vd vive en Sevilla.

  2. María, gustanme os teus comentarios sobre o congreso de Hildegart prácticamente en todos os aspectos que tocas comezando pola nova imaxe do edificio do Ateneo, espazo cultural público cunha hemeroteca e biblioteca da rede pública da Xunta utilizada por estudantes e investigadores lograda polo traballo da entidade desde hai máis de trinta anos, que hoxe ten as portas pechadas e o seu patrimonio secuestrados, por mor dunha rehabilitación nefasta desde o seu comezo, tanto na súa estética como, e sobre todo pola falta de aproveitamento dos espazos.
    Eso fala da miopía política dos responsabeis políticos que non varian e seguen a alimentar un conflicto que semella non ter solución vista a falta de sensibilidade e ignorancia ninguneando a ocasión de dar a coñecer Ferrol nun aspecto histórico e cultural que tamén e Patrimonio como amosar os seus persoeiros, a non ser que valoren eses “responsables” que Aurora Rodríguez Carballeira e a sú filla Hildegart mellor non falar delas.
    Eso avala a túa crítica que comparto, como foi a ausencia no congreso tanto dos mundos político, do “mundillo” intelectual ferrolán e da prensa que tería cousas que venden máis como o fútbol e corrupción permanentes.
    Remato compartíndo tamén a opinión de que o concello tiña a obriga de apoiar, e mesmo ter presenza no congreso, por tratarse de promocionar a nosa historia e dala a coñecer algo que fixo moi ben o Ateneo Ferrolán chegando a realizar actividades tamén sobre Hildegart na Coruña e Madrid, algo que lle debemos os ferroláns que non estamos mediatizados por ideas inamovibles e que polo ben da cidade e como fixo Mandela e admiramos de que todos foramos quen de aparcar esas diferencias e dialogar, algo que moitos descoñecen.