Es en Ferrol en donde reina la alegría

barcon-150x150Carlos Barcón-

Lo decía la canción, lo recordarán muchos ferrolanos del ayer, los que fueron niños y hoy peinan canas. Era la canción que animaba, y que hace días me recordaba, desde la atalaya del Parador de Turismo, un veterano empresario , cargado de años y experiencia, magnifico  profesional, natural de La Graña, pero que reside en la ciudad coruñesa desde hace muchos años, aunque siempre pensando y recordando a su querido Ferrol al que quiere y le desea lo mejor, expresando con calor, que Ferrol no puede perder la alegría que siempre tuvo y que en estos momentos de crisis de todo tipo, había que levantar el ánimo y plantarle cara al tema, e incluso volver a recordar esa vieja cancion tan ferrolana, como era «»es en Ferrol en donde reina la alegría, es en Ferrol en donde reina el buen humor….»»

Y en este sentido, coincide estos días con las atinadas palabras de nuestro Papa Francisco, quien señala, entre otros aspectos que
«¡ cuán bien nos hace una dosis de buen humor! ….»

Y es que el género humano en algún momento, entre sus nieblas, algo parecido a la llamada felicidad o tiene conciencia de que existe,  es en la infancia, en el ayer. Nos parece que recordar los instantes  dichosos no hemos perdido del todo la posibilidad de la dicha, como si retuviéramos al menos parte de ella y pudieramos transmitirla incluso a los demás.

Pedimos auxilio para que nos devuelvan al imposible paraiso perdido de la niñez. En estas fechas, ya no era solamente el cenar
en Nochebuena rodeado de nuestros seres queridos, abuelos, padres, hermanos, primos, amigos…sino el ir a la Misa del Gallo, cantar, reir…alegrarnos de estar juntos. Aunque claro, si la niñez termina  siendo en nuestra memoria una fantasía, podremos añadir a esa fantasia, del mismo modo que en una tradición literaria la experiencia propia que añade novedad a lo eterno repetido.

Y es que con los recuerdos se recrea un mundo que existió realmente, pero de otra manera. Y aunque estamos en plena crisis,
ue se dice y repite, como canción de moda, cabria recordar que la verdadera felicidad cuesta poco, ya que si es cara, no es buena.

Hagamos caso a mi buen amigo de La Graña, y entonemos de nuevo esa ya vieja canción tan ferrolana, «Es en Ferrol en donde reina la alegria….» y hagamos caso a nuestra Santidad, en el sentido de que «sonreir es la mejor manera de enseñar los dientes al destino»

La felicidad no depende de lo que pasa a nuestro alrededor, sino de lo que pasa dentro de nosotros…

Feliz Año 2015.

Lea también

Sabores ártabros-La porchetta, y otras porquerías

José Perales Garat  Pues la cosa es que en un pueblo de las inmediaciones de …