La clave municipal

enrique barreraEnrique Barrera Beitia

Decimos que el árbol no nos deja ver el bosque, cuando nos concentramos en los detalles y no prestamos atención a lo verdaderamente importante. Algo de esto está pasando en el concello de Ferrol, donde los medios informativos relegan a un segundo plano el elemento clave para la gestión del concello de Ferrol: la desprivatización de los servicios, o dicho de otra manera, su remunicipalización.

El planteamiento es sencillo. Ferrol tiene un presupuesto de 55 millones de euros y una buena parte se lo llevan URBASER y EMAFESA por la gestión del agua y de la recogida de basuras. No creo que sea una exageración decir que si la gestión fuese municipal, el concello ahorraría de 3 a 5 millones de euros, que vendrían muy bien para reforzar las restantes partidas presupuestarias (obras, servicios sociales, cultura, etc).

La concesión administrativa de URBASER ya está caducada y se ha prorrogado provisionalmente. El programa municipal conjunto pactado entre Ferrol en Común y el PS de G-PSOE, obliga al gobierno local a avanzar hacia una gestión municipal. Harina de otro costal es el tema de EMAFESA, que no es una concesión administrativa sino una empresa mixta, formada por el concello y URBASER. La recuperación municipal es más complicada y no parece rentable comprar el 49% del capital en manos del socio empresarial. A esto se añade el escándalo de la EDAR (Estación Depuradora de Aguas Residuales), que para mí presenta todos los síntomas de una estafa, cuestión que en cualquier caso debe sentenciar un tribunal.

Ya he explicado en otros foros, que la ley que regula las sociedades mercantiles autoriza la actuación judicial contra los consejeros que actúen perjudicando los intereses empresariales. La parte empresarial, partiendo del supuesto de que se trata de una sociedad mercantil, esgrime la posibilidad de llevar a juicio al alcalde y a los tres concejales que votaron la suspensión del cobro de la tasa de saneamiento y que al mismo tiempo son consejeros de EMAFESA, para que respondan con su patrimonio. Es un chantaje y el objetivo es que, asustados ante la posibilidad de verse obligados a responder con sus patrimonios al quebranto del lucro empresarial estimado en 800.000 euros, den marcha atrás y revoquen el acuerdo de anular el cobro de la tasa de saneamiento.

La pregunta es: ¿por qué se ha llegado a esta situación?. Es obvio que mucha gente en Ferrol daba por descontada la victoria del PP y por lo tanto la continuidad de las empresas privadas en la gestión de los servicios municipales. El resultado electoral ha sido una sorpresa, a la cual se ha añadido otra más: la postura socialista en esta cuestión. Por primera vez en muchos años hay un gobierno local que apuesta en su programa conjunto por recuperar la gestión municipal de los servicios. No sólo esto, sino que además intenta cumplir ese acuerdo programático.

Por eso no debe extrañar, esa extraña confluencia encaminada a destruir políticamente a la portavoz socialista Beatriz Sestayo Doce. Encontramos al periódico más vendido en Ferrol como herramienta mediática usada desde hace tiempo para ejecutar todo tipo de linchamientos y la colaboración entusiasta no sólo del PP, como sería lógico, sino también de la vieja guardia socialista, desplazada y despechada, cuyo objetivo es lograr la disolución de la agrupación, recuperar por la puerta trasera el control y restaurar la política de colaboración con las empresas. Un asunto interno de partido con repercusiones potenciales para todos los vecinos.

Así de sencillo, así de triste, así de peligroso.

Lea también

Sabores ártabros-«Maneras de vivir»

José Perales Garat El 1 de julio de 1880 Jacobo de Mac Mahón y de …