La junta directiva del Ateneo informa a los socios que no se presenta a la reelección

Fot. Galicia Ártabra
Fot. Galicia Ártabra

La junta directiva del Ateneo Ferrolán ha dirigido un escrito a todos sus socios en los que les informa que sus miembros no se van a presentar a la reelección.

En el comunicado se señala que «Hace dos años, en unas circunstancias ciertamente complicadas, un pequeño grupo de gente asumía las tareas de la junta directiva del Ateneo Ferrolàn. Ahora, después de dos años de andadura, en cumplimiento de nuestros estatutos, toca convocar elecciones para elegir una nueva junta directiva de esta institución cultural. Y esta junta directiva saliente quiere comunicarse con vosotros para agradeceros el aliento que siempre sentimos en todos los difíciles momentos que tenemos pasado: un apoyo que se expresó en el mantenimiento del número de personas socias y mismo en un pequeño incremento, y que tomó la forma también del necesario soporte económico, la colaboración en la organización de actividades, la difusión de nuestras iniciativas, el apoyo a nuestras reivindicaciones, y toda una serie de pequeños gestos de complicidad y simpatía para con el trabajo cultural desenvuelto por el Ateneo.

Queremos deciros también que las personas que componemos esta junta directiva no nos vamos a presentar para la reelección. Por muchos y muy diferentes motivos que deseamos explicaros con cierta calma».

Motivos por los que no continúan

«El primero de los motivos para no presentarnos a la reelección es que este equipo acumula un enorme cansancio por el trabajo hecho en estos dos años, y que lamentablemente en muchas ocasiones tuvo que dirigirse más a la reivindicación por las injusticias que estaba padeciendo el Ateneo de la mano del Ayuntamiento de Ferrol, que al trabajo cultural que da sentido a nuestra entidad. Las actividades culturales nos hicieron disfrutar y sentir la enorme vida cultural que atesora nuestra comarca, pero los conflictos con el Ayuntamiento, las actitudes de cierta prensa, y la crisis económica del Ateneo hicieron que buena parte de nuestros esfuerzos habían estado dirigidos a la reivindicación de nuestro patrimonio y de unas condiciones dignas de alojamiento en el edificio sede del Ateneo y la recaudación de dinero para salvar económicamente la entidad. Unas actividades que sin la ayuda de todas y todos vosotros habría sido imposible realizar. Mas la imposibilidad de centrarnos en la tarea cultural del Ateneo y el hecho de realizar nuestro trabajo en condiciones bastante precarias hicieron que el entusiasmo había ido decayendo y que el desánimo había ido cogiendo forma entre nosotros, de tal manera que seguramente se haya notado un cierto decaimiento de las actividades en esta última época del Ateneo.

Por otra parte, estimamos que es preciso que una nueva junta directiva tome el relevo y dé un nuevo ánimo a esta entidad. La situación económica del Ateneo es ahora estable después de mucho tiempo, y aunque hay unas deudas importantes, todo hace pensar que en los próximos años deberían de poder ir enjugándose para satisfacción de todas y todos, y para permitir emprender nuevas actividades que precisan de financiación. La vuelta del patrimonio del Ateneo y la recuperación de espacios en el edificio, que parece que pueden cumplirse en los inicios del próximo año, deberían de ir acompañadas de un relanzamiento de la entidad en todos los campos en los que actúa, y para eso es precisa una nueva directiva que emprenda el trabajo con ilusión y ganas de continuar con la tradición ateneística en nuestra ciudad. Una directiva que podría además superar los errores que habíamos podido haber cometido y que emprenda una nueva etapa en la que el Ateneo esté fuera del debate político y que pueda retornar al estatus de entidad reconocida por todos los partidos y organizaciones como un lugar de la cultura para todas y todos. Y esta es una tarea para la que esta directiva saliente seguramente esté alejada por nuestra actividad en estos dos conflictivos años; nuestra actuación siempre estuvo dirigida a sacar al Ateneo del debate político y llevarlo al campo cultural, mas las circunstancias hicieron que haya sido en aquel pantanoso terreno en el que habíamos tenido que actuar.

La celebración del 40 aniversario de la refundación del Ateneo en marzo de 2016, la recuperación del patrimonio y su instalación adecuada en un edificio recuperado, debería de resituar al Ateneo en la posición que nunca debió de perder: la de una entidad de prestigio, útil para la gente de esta comarca y detentadora de una buena amostra del patrimonio cultural de la ciudad.

Participación de los socios

Por último, queremos resaltar que esta junta directiva siempre manifestó que la necesaria reactivación del trabajo cultural del Ateneo tenía que estar presidida por la participación de las socias y socios de la entidad. Pensamos que en parte hemos logrado implicar en las actividades del Ateneo a muchas socias y socios, y también la mucha gente que no es socia y ha colaborado en la realización y programación de actividades culturales,pero también somos conscientes de que esa implicación de las socias y socios fue más bien puntual y careció de continuidad. Entendemos que esto no es un problema pequeño, pues la garantía de la continuidad del Ateneo está en la participación del mayor número de personas posibles, mediante vocalías o secciones, que pueden realizar actividades en su área de interés y que pueden plantar la semilla para emprender nuevas actuaciones.

Si continuaramos cómo junta directiva por otros dos o cuatro años mas  estaríamos a entrar en la viciada dinámica de un pequeño grupo gestor que asume las tareas que deberían ser compartidas por todas y todos, y que en lugar de abrir una puerta a la participación, en la práctica la estaríamos cerrando.

Todas las personas que formamos parte de esta junta directiva saliente vamos a contribuir en lo que podamos a una transición ordenada en el cambio de directiva y deseamos también ponernos a disposición de la nueva junta por sI nuestra experiencia y nuestro esfuerzo fuesen necesarios en esta nueva andadura. Porque pensamos que el esfuerzó de mucha gente que nos precedió no puede perderse, porque pensamos que esta comarca merece tener una entidad como el Ateneo Ferrolán y porque pensamos también que desde el mundo de la cultura podemos contribuir en la salida de esta tierra de la crisis que en este momento padecemos», finaliza el comunicado..

Lea también

La Virgen de Chamorro, patrona de tierras y mares de Ferrol

O Foro de Amigos de Ferrol (F.A.F.) continúa os seus traballos sobre a Historia Grande …