Sobre «mi pronóstico»

enrique barreraEnrique Barrera Beitia

El 29 de noviembre, en vísperas del inicio de la campaña electoral, di mi pronóstico sobre lo que depararían las urnas y es hora de ver si estuve o no acertado.

Dije que el PSOE partía de un suelo electoral de 5.5 millones de votos y que podría llegar hasta los 7 millones en el mejor de los casos. Finalmente obtuvieron 5.550.000, es decir, con su núcleo de votantes más fieles.

Dije que el PP partía de un suelo electoral de 6.5 millones de personas y que su campaña sería conservadora, buscando fidelizarlos. Le pronosticaba 7.000.000 de votos y obtuvo 7.215.000 votos.

Dije que Podemos tenía un suelo electoral afianzado superior a 3.500.000 de votos, por lo que obtendría objetivamente un buen resultado. La realidad es que aunque estadísticamente obtuvo 3.180.000 de votos en solitario, en Galicia, Comunidad de Valencia y Cataluña, se presentaban en coalición con otros partidos. Estas tres coaliciones obtuvieron en conjunto 2.000.000 de votos y no es descabellado pensar que un 40% de ellos sean votantes de Podemos, por lo que su aportación global sería aproximadamente de 4.000.000 de votantes.

Dije que en la provincia de A Coruña, los resultados serían PP (3), PSOE (2), A Marea (2) y BNG (1) y que no tenía claro que los socialistas fueran la segunda fuerza. Finalmente el BNG quedó fuera y entró Ciudadanos y el PSOE quedó en tercera posición.

Dije que «siguiendo la tradición hispánica», la izquierda superaría en votos a la derecha, pero por la mayor dispersión de ofertas electorales (3 a 2), podría quedar por detrás en número de escaños. Al final, PSOE, Podemos (más sus socios) e IU sumaron 11.700.000 de votos frente a los 10.700.000  obtenidos por PP y Ciudadanos, pero el bloque de izquierdas suma 161 escaños y el de derechas 163.

Hasta aquí, estuve más o menos acertado, pero también daba otros pronósticos que no se ajustaron exactamente a lo que pasó.

Por un lado dije que la participación subiría hasta los 26 millones de votantes cuando finalmente votaron 25.000.000 de personas.

Dije que IU (que se presentaba como Unidad Popular) no desaparecería y mantendría su grupo parlamentario. Obtuvieron 920.000 votos y 2 diputados, quedando a pocos votos de obtener diputado en Asturias, Valencia y Sevilla. Chapeau para Alberto Garzón. Le tienen que hacer un monumento por la campaña que ha hecho, en unas condiciones dificilísimas, excluyéndole la Junta Electoral de manera arbitraria de los debates televisivos.

Dije que las encuestas inflaban el voto a Ciudadanos y que finalmente obtendrían entre 4.0 y 4.5 millones de votos. Yo también los sobrevaloré, porque se quedaron en  3.500.000, lo que no deja de ser un resultado muy meritorio.

Hay más cuestiones interesantes a comentar sobre estas elecciones (los resultados en Ferrol y Galicia y las consecuencias en la práxis política), pero no deseo alargar excesivamente el artículo, por las comentaré en el siguiente.

Lea también

Viaxes

Julia María Dopico Vale La Real Filharmonía de Galicia propone apasionantes viajes musicales para esta …