¿Hay futuro para Ferrol?

enrique barreraEnrique Barrera Beitia

Vivimos en la verdadera periferia, porque aunque Madrid está a la misma distancia de Ferrol y de Valencia, nosotros estamos alejados del Arco Mediterráneo, que integra una jerarquía de ciudades que atraen inversiones y población. Nosotros formamos parte del denominado Eje Atlántico, un área litoral que abarca Galicia y el Norte de Portugal, una zona con una jerarquía urbana consolidada pero de futuro incierto. Las ciudades con monocultivo industrial padecemos una crisis demográfica mayor que las ciudades turísticas, las ciudades dormitorio o las que disponen de una economía más diversificada.

Ferrol está alejada de las dos grandes regiones urbanas europeas: el eje Londres-Berlín y el Arco Mediterráneo.
Ferrol está alejada de las dos grandes regiones urbanas europeas: el eje Londres-Berlín y el Arco Mediterráneo.

Las ciudades «normales» integraron a lo largo de su historia las instalaciones militares, pero nosotros hicimos lo contrario. Nacimos a mediados del siglo XVIII por y para el estado, con una Armada encargada de defender nuestros intereses en el Atlántico Norte y con un espectacular Arsenal que tenía una ciudad adosada. Pero Inglaterra hace mucho que ha dejado de amenazarnos y el actual escenario de potenciales conflictos se sitúa en el Magreb. La función militar que nos dio vida, ha quedado más que amortizada.

También tenemos unos astilleros que determinan nuestro ciclo vital. El  encargo de un gran buque tiene un impacto determinante y un efecto dominó en el comercio y los servicios, pero por el mismo motivo, la ausencia de pedidos nos deprime en extremo.

Nuestra trama urbana se desarrolló a la inversa. La Maestranza y los Arsenales de la Marina exigieron la construcción de dos barrios civiles: A Magdalena y Esteiro
Nuestra trama urbana se desarrolló a la inversa. La Maestranza y los Arsenales de la Marina exigieron la construcción de dos barrios civiles: A Magdalena y Esteiro

Cada vez somos menos y más viejos, pero además empezamos a ser distintos: se disuelve el viejo proletariado industrial de Bazán, combativo, solidario, con un fuerte sentido de clase y nace una nueva clase social que todavía busca su identidad aunque ya se reconocen entre sí y a la que podemos llamar el precariado, sin que nadie discuta la veracidad del término. Lo forman las Compañías Auxiliares y una generación de universitarios que han recibido nuestro dinero y nuestro cariño y que por culpa de la crisis, ven arruinados sus sueños de emancipación.

Entre 1990 y el 2000, hubo un intento real, por reactivar  Ferrol, basado en un Campus Universitario y en la reconversión industrial. Todos estamos de acuerdo en que el segundo objetivo fue un total fracaso. Ahora, necesitamos un nuevo Plan Estratégico. Sabemos que hay que lograr contratos para nuestros astilleros y mantener la Armada y la Universidad, pero… ¿qué nuevas actividades?.

El Puerto Exterior puede diversificar la economía ferrolana si se asocia con una Plataforma Logística Intermodal.
El Puerto Exterior puede diversificar la economía ferrolana si se asocia con una Plataforma Logística Intermodal.

Una puede ser la Plataforma Logística Intermodal, más conocida como puerto seco, que requiere una solución ferroviaria con el puerto exterior y un suelo industrial cercano. La única ventaja geoestratégica que tenemos es precisamente ser el puerto más cercano a la costa este de EE.UU y la saturación de los grandes puertos de Róterdam y Hamburgo, que no podrán absorber el incremento del tráfico de mercancías marítimas cuando la economía europea entre en una fase alcista.

Los cruceros desembarcaron a casi 40.000 turistas en Ferrol durante 2014
Los cruceros desembarcaron a casi 40.000 turistas en Ferrol durante 2014

La otra actividad es el Turismo, donde nuestras autoridades parecen tener los objetivos más claros. Cada vez nos visitan más cruceros de ocio, tenemos el Camino Inglés, las Fragas del Eume, unas playas muy adecuadas para la práctica del surf (atención al potencial económico de este deporte), una indiscutible riqueza gastronómica y una  transversalidad turística con  la Mariña Lucense vertebrada en la línea de FEVE. Es decir, historia, patrimonio, cultura, naturaleza y ocio, repartidos a lo largo del año.

No estaría de más que en nuestra ciudad se diera forma a todas estas propuestas y disponer de un Plan Estratégico actualizado. Se admiten ideas.

Lea también

Sabores ártabros-«Maneras de vivir»

José Perales Garat El 1 de julio de 1880 Jacobo de Mac Mahón y de …

5 comentarios

  1. En la linea que muy bien apuntas Ferrol no solo tiene un futuro a secas, sino que es un gran futuro, directamente proporcional a su historia, patrimonio, cultura, naturaleza, ocio y también industria, aunque no en los términos que hemos conocido hasta hace unos años. Cuanto antes nos lo creamos y apostemos de verdad por esas nuevas líneas antes rescataremos a nuestro Ferrol del marasmo en que se encuentra. Vivir anclados en el naval a la vieja usanza es no saber como funciona el mundo actual. Esperar, poniendo la mano o mirando a Madrid para que nos den trabajo en forma de fragata o parecido es un suicidio. Creo que el naval en Ferrol nunca más volverá a ser lo que fue, al menos en muchísimos años. Ahora, son otros tiempos de la historia y ante nosotros creo que volvemos a tener otra gran oportunidad, otro tren, esperemos que sepamos aprovecharlo y subirnos todos a el. Disponemos de los mejores mimbres para hacer el mejor cesto…con las mejores manzanas ¿cuando empezamos?

  2. Estoy de acuerdo contigo en la linea de tu propuesta. Ferrol mo solo tiene futuro a secas, sino un gran futuro, proporcional al gran patrimonio que poseemos, historia, cultura, naturaleza, ocio, y también industria pero no la que hemos tenído hasta hace unos años. Vivir anclados en el naval a la vieja usanza, añorando tiempos pasados es no conocer como funciona el mundo actual. Esperar en lugar de actuar, vivir mirando a Madrid poniendo la mano para recibir una fragata o parecido a modo de limosna es un suicidio. Tenemos ante nosotros otra gran oportunidad, otro tren hacia el futuro que no podemos perder, no habrá más. Tenemos que subirnos todos a él para salir del marasmo en que nos encontramos como pueblo y como ciudad. Es ahora, no mañana!! La cuestión pasa por creernoslo y abandonar viejos e ineficaces hábitos del pasado, que en su momento pudieron dar resulyado pero ahora son inútiles. El mundo cambia, la gente cambia, las cosas cambian, cambiemos nosotros también, incluidos todos nuestros ilusos representantes/políticos. Disponemos de los mejores mimbres para hacer el mejor cesto y tenemos además las mejores manzanas…¿cuando empezamos?

  3. José María López

    Propuesta: construir un edificio de oficinas con 200 m2 por planta donde metas a 800 programadores en empresas de consultoría informática. Les ofreces el alquiler gratis y consigues 800 personas entre 25 y 40 años, edad fértil, que se vienen a vivir aquí. Las empresas vendrían, las hay en Coruña pagando alquileres desorbitados, y no por su ubicación física, ya que la nube es global. En 600m2 de terreno pueden trabajar más personas y en algo de bastante más futuro que en los 2.000.000 m2 que ocupa un astillero. Soy del sector y sé de lo que hablo.

  4. Cualquier propuesta tecnológica innovadora que profundice en nuevas soluciones generará empleo; para ello hace falta muy poca cosa, y es perfectamente aplicable al naval, que debe levar anclas y no estar anclado como tantos apuntan. Ferrol es y será naval nos guste o no. En el tema turístico se está tomando un rumbo adecuado, sólo falta continuidad y que se invierta en restauración (también se está haciendo). Que la Universidad se implique en todos los ámbitos de la sociedad (incluido el empresarial) es lo que nos puede diferenciar, ya que un campus como el nuestro para un área de población como la nuestra es un auténtico lujo.

    Y me uno a los que ahora claman lo que otros llevamos décadas haciendo: Ferrol debe mejorar sus comunicaciones ferroviarias con la Meseta y el Cantábrico a través de As Pontes y Lugo y con La Coruña en pasajeros y mercancías.

    Y dejar de quejarnos todo el día no estaría mal.