Verbas no vento

xoan-eiriz-2Julia Mª Dopico Vale.

julia dopico dovale-13-12Decía Francis Poulenc que «la adaptación de música a un poema debe de ser un acto de amor», como lo es sin duda el nuevo disco (el Nº 14), «Verbas no vento», que acaba de presentar oficialmente Xoán Eiríz en el Auditorio Ágora de A Coruña, en una gala benéfica a beneficio del Padre Rubinos. Algo que ya atañe a todos los que compartimos el gusto por la música de «cantautor» en el que se produce una íntima fusión entre poesía y música, como decía Juan Durán en su «feliz maridaje».

El disco recoge canciones que viven en el viento de nuestro recuerdo, en nuestra memoria colectiva e coa nosa fala, porque sí, porque a Xoán Eiríz «lle peta» e «lle da a a gana”»de cantar «no galego que fala o pobo», un galego flexible y universal como sus «clásicos» : Quen poidera namorala, Meu amor mariñeiro– popularizado en su día por Fuxan os Ventos-, Chove en Santiago , con uno de los textos que Lorca escribió en galego, o Mentras eu peno, de nuestra grandiosa Rosalía, que versionados por Iago Mouriño, arreglista y director musical, se muestran renovados incorporándose reminiscencias del jazz, del reggae…y acompañados por instrumentistas de excepción: el piano del propio Mouriño, el contrabajo y oud de Pérez Sanmamed, la guitarra de Alfredo García, la percusión de Oscar Quintáns, los coros de Julietta Barro y el saxo de José García.

Xoán Eiríz vive cantando desde hace treinta años «na fala do inmenso Cunqueiro», del que se confiesa enamorado. Un trayecto que le hace recordar muchos y mágicos momentos, si bien en su memoria viven nítidos aquellos principios en los que se subía al escenario solo, acompañado de su guitarra, lo que le valió en su día para ganar un Festival en Bergantiños ((50.000 pesetas y un trofeo de plata), si bien, para él y para todos los músicos que viven con amor y entrega su vocación, lo más importante es el momento en el que en directo la gente disfruta, generándose esa especial comunicación, esa sagrada comunión del que recibe y da. Importantes personas de nuestro panorama cultural actual muestran su leal adhesión a la música de Xoán Eiríz y particularmente a este nuevo disco: Miguel Anxo Fernán Vello ( « é dono dunha voz que nace temperada nas raíces da terra»); Toño Núñez ( “ Esa voz fonda, enorme, entrañable»); Manuel Patinha- autor, por cierto, de las hermosas fotografías que presentan el c.d- ( «voz como un temón decidido e valente entre os mais bravos e doces mares por onde foi navegando…»); Celestino Poza ( «o agasallo é escoitar na casa o disco, una xoia musical»), Juan Durán ( «traballo sensible e fondo, como a voz que o percorre») y un largo etcétera que vendría a ocupar todo el espacio de esta, mi pequeña columna.

Escuchamos a Xoán Eiríz en Ferrol o «Día das Letras Galegas», cuando desinteresadamente y por iniciativa del Concejal de Cultura, Suso Basterrechea, el intérprete lanzó al viento en la Plaza de Rosalía su pregón a Manuel María y su universo de canciones. Él mismo confiesa que en Ferrolterra hay «moitos seguidores da música e da fala». Efectivamente. Los hay. Por eso desde aquí vaya el reconocimiento a estas «Verbas no Vento»: “«primavieras mais para a nosa fala e para a nosa maravillosa música galega».

Lea también

Sabores ártabros-«Maneras de vivir»

José Perales Garat El 1 de julio de 1880 Jacobo de Mac Mahón y de …