El «Patiño» regresó a su base en Ferrol después de mas de dos meses de permanencia en Canadá

(Foto: Galicia Ártabra).
(Foto: Galicia Ártabra).

A las diez de la mañana de este viernes atracó en el muelle número 5 del Arsenal Militar de Ferrol el Buque de Aprovisionamiento de Combate «Patiño» (A-14) regresando a su base tras finalizar su despliegue de dos meses y medio en colaboración con la Marina Real Canadiense (RCN en sus siglas en inglés) en aguas del atlántico noroccidental.

A su llegada fue recibido por el Contralmirante Jefe del Grupo de Acción Naval, Alfonso Pérez de Nanclares y Pérez de Acevedo, al que acompañaban mandos del Grupo, y una comisión formada por ofdiciales, suboficiales y marinería. También en el muelle se encontraban familiares de miembros de la tripulación.

Desde su aparición en las aguas del Arsenal se podían escuchar desde los altavoces del «Patiño» diversas marchas y canciones, finalizando con «Ferrol» de Los Limones (Se que aquí naci y aquí quiero quedar, aquí está mi hogar, donde se acaba el mar).

Momentos después de la maniobra de atraque subió a bordo el Contralmirante Alfonso Pérez de Nanclares que tras ser recibido por el comandante del buque, el Capitán de Navío Ernesto Zarco Gil,  saludó uno por uno a una representación de la tripulación.

Ya por fin muchos de los tripulantes bajaron a tierra para saludar a sus familiares.

EL DESPLIEGUE

El despliegue ha sido similar al llevado a cabo por el propio buque durante los meses de febrero y marzo de este año, y se ha realizado a petición de la Marina Real Canadiense, para completar sus capacidades en el área de aprovisionamiento en la mar y mejorar el adiestramiento de su personal.

Así mismo, la dotación del «Patiño» ha incrementado su nivel de adiestramiento en todas las áreas de las operaciones navales como resultado de esta colaboración.

Durante el despliegue, el «Patiño» se ha integrado en una agrupación de buques de Canadá y Estados Unidos con el objeto de realizar las maniobras multinacionales «Cutlass Fury», «Frontier Sentential» y «Spartan Warrior 2016» a lo largo de la Costa este norteamericana. Durante estos ejercicios, personal de la marina canadiense ha permanecido embarcado a bordo del buque recibiendo adiestramiento por parte de sus homólogos españoles.

EL «PATIÑO»

El «Patiño», que fue entregado a la Armada en el año 1995, cuenta con una dotación de 150 personas. Se trata de un buque de aprovisionamiento de combate, con una capacidad aproximada de 9.000 metros cúbicos de combustible y 2.000 de munición, material y víveres, que puede suministrar a una Fuerza Naval en la mar.

Además de lo anterior, el buque cuenta con un buen número de capacidades que puede desarrollar de forma similar a la de una fragata, como son todas las relativas a operaciones de vuelo o las relacionadas con la interdicción marítima, control del tráfico marítimo, visita y registro o contra-piratería.

Desde su botadura, el buque ha participado en numerosas operaciones y ejercicios nacionales y multinacionales entre los que cabe destacar la operación «Allied Action» durante la crisis del Kosovo en 1998, dos destacamentos al océano Indico dentro de la operación «Enduring Freedom» (Libertad Duradera) en la operación «Libre Hidalgo» en 2006, la Operación Active Endeavour contra el terrorismo en el Mediterráneo (2009 y 2010) y en la Operación Atalanta contra la piratería en el Cuerno de África (2010-2011).

Además, el «Patiño» ha formado parte de las Agrupaciones Navales Permanentes de la OTAN en el Mediterráneo y en el Atlántico, en múltiples despliegues.

DECLARACIONES DEL COMANDANTE DEL BUQUE

(Foto: Galicia Ártabra).
(Foto: Galicia Ártabra).

A bordo del «Patiño» y sin dar descanso a su comandante para que pueda saludar a su familia, numerosa, que se encontraba en los muelles esperándolo, se celebró a bordo un encuentro con los representantes de los medios de comunicación social.

El contralmirante Pérez de Nanclares dio la palabra al CN Zarco Gil, pero antes quiso destacar que «los más de dos meses que han permanecido fuera de su base se les habrán hecho largos, pero estarán contentos de ver a las familias. Creo que se lo habrán pasado bien; han trabajado duro, lo han hecho fenomenal».

Por su parte el comandante del «Patiño» habló sobre la estancia en Canada, del trato recibido y de la admiración de los canadienses hacia la labor de los marinos españoles. «Si alguien sabe de Canadá en la Armada Española es el Patiño». «Nuestra estancia ha sido una experiencia muy enriquecedora, dejamos allí grandes recuerdos».

«El buque , con sus 21 años a cuestas ha respondido de primera, y de la dotación….su actitud ha sido espectacular», manifestó.

Sobre la Marina de Canada y los miembros que estuvieron a bordo del buque español indicó que «allí esperan un refuerzo de los vínculos entre ambos países en materia militar. Han señalado su interés por participar en nuestros ejercicios nacionales».
«Realmente ha sido un hito importante porque los canadienses normalmente trabajan con la US Navy y con los ingleses». Esta vez, han apostado por «probar la interoperabilidad», confirmándose el éxito al sostener que «entre países OTAN todos hablamos el mismo idioma, respeto mutuo, profesionalidad y cosas bien hechas».

Y sobre ese entendimiento, con una sonrisa, el CN Zarco recordaba que «la dotación canadiense dijo si había posibilidad de enrolarse en la Marina española, somos personas hospitalarias; la barrera idiomática parecía infranqueable, pero no lo ha sido».

Mantendrán en Canadá «grandes amigos», por lo que el retorno deja un «sentimiento agridulce; hemos hecho muy buenos amigos, buenos recuerdos, allí los dejamos, pero..ya estamos con la familia».

El comandante ya anuncia que en diciembre, enero y febrero «saldremos un par de días para empezar a calentar motores» de cara a su participación en las nuevas labores de la Alianza Atlántica en 2017.

Lea también

Gran brillantez en el relevo y entrega de mando del Tercio del Norte de Infantería de Marina, en Ferrol

(Gráficas Galicia Ártabra)-En la mañana de este lunes, día 27 de junio, se ha celebrado …