El alcalde de A Coruña pierde la cuestión de confianza vinculada al presupuesto al no apoyarle el PSOE

El alcalde de A Coruña, Xulio Ferreiro, perdió la cuestión de confianza vinculada a la aprobación del presupuesto de 2017, a la que se sometió en un pleno extraordinario, tras el voto en contra de PP y PSOE. Por su parte, la única concejala del BNG votó a favor en la búsqueda de una «oposición constructiva».

Desde el PSOE, el concejal José Manuel García dijo que votan en contra porque el alcalde «no se merece» la confianza socialista. Con todo, delegó en la Marea Atlántica el crear «un espacio político que dé estabilidad» y avanzó que apoyarán «cada acción» del gobierno si hay «diálogo».

Mientras, la portavoz del PP, Rosa Gallego, pidió al alcalde que dimita por tener la ciudad «paralizada» y le recriminó buscar, con la cuestión de confianza, «ir de víctima a costa de los coruñeses». También instó a los demás grupos de la oposición a plantearse si van a estar «al lado del caos o del rescate de la ciudad».

Por su parte, el alcalde defendió la cuestión de confianza porque «llegó la hora de que cada quién decida qué papel quiere jugar». Con todo, reiteró que PSOE y Marea están «condenadas» a entenderse porque tienen «muchas cosas en común». «Esperemos que hoy no estemos en el fin de un capítulo», añadió en alusión a una posible moción de censura.

Apelación al diálogo

«Hicimos lo que estaba de nuestra mano, pero fue imposible», dijo, antes, el alcalde, que volvió a acusar al PSOE de practicar una política «con trampas y deslealtad». Para refrendar sus palabras, y en su segundo turno de intervención, mencionó la rueda de prensa dada por el edil José Manuel García, a cuyo contenido culpó de la falta de acuerdo.

En línea con su discurso de los últimos días, afirmó que se llega al pleno «porque A Coruña no puede estar esperando más por el presupuesto». De él, vovlió a defender que busca promover políticas de vivienda, mejorar la movilidad, generar empleo o «salvaguardar» la titularidad pública de los terrenos portuarios.

«Estamos condenados a entendernos, no hay otra alternativa», indicó dirigiéndose al PSOE y remitiéndose al resultado de las elecciones de 2015. «Alimenta a un PP derrotado y el resultado son las políticas austericidas», replicó también. Mientras, lamentó que los populares busquen «linchar» al ejecutivo local.

«La tormenta perfecta»

Frente a este discurso, el edil José Manuel García argumentó que apoyaron a la Marea Atlántica, en la toma de posesión del alcalde, porque «confiaron» en la misma. Sin embargo, le culpó de acometer cambios en la política municipal «sin consenso».

Asimismo, seguró que no hay «motivos para justificar» la cuestión de confianza. «Intenta enfangar la lógica de los hechos», le dijo al alcalde defendiendo que el grupo municipal socialista buscó el acuerdo respaldando el presupuesto de la Marea, pero completando en él «lagunas importantes».

También culpó a la Marea de «desatar la tormenta perfecta» con el pleno de este sábado para no renunciar «al papel de víctimas». Sobre las discrepancias en torno a la presencia de la concejala Mar Barcón al frente de uno de los proyectos negociados, defendió a su compañera. «Cuando le lleguen a la altura de los tacones en compromiso político podrán hacer valoraciones».

Pese a su voto en contra, indicó que el «marcador queda a cero» y que, para apoyar «cada acción» del gobierno deberá haber, previamente, diálogo. «Nos preocupa la ciudad», señaló en un pleno en el que no faltaron alusiones al posicionamiento del PSOE en la investidura del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy.

El «peor» presupuesto, según el PP

Desde el PP, la portavoz municipal, Rosa Gallego, cuestionó los «vetos» a la concejala socialista. «Si la nueva democracia consiste en vetar a concejales, entendemos la democracia de otra manera», replicó al alcalde.

«Es incapaz de dialogar y de gobernar, solo sabe bloquear», recalcó en su discurso. En la misma línea, se preguntó «cómo no desconfiar de un alcalde que vincula la cuestión de confianza al peor presupuesto de la ciudad».

«Un presupuesto que confirma la parálisis» en la que, según dijo, se encuentra la ciudad. «Muchas reuniones podemistas, pero nula atención a las necesidades de los coruñeses», apostilló. En su intervención, calificó también al regidor de «rehén» de las decisiones de las bases de la Marea.

El BNG y la oposición «constructiva»

Mientras, en el BNG explicó que su voto a favor obedece a «a una oposición constructiva y real, que no servil». Además, consideró «una responsabilidad compartida» por parte de la Marea y del PSOE que se haya llegado a la cuestión de confianza.

«Ya está bien de tomaduras de pelo», recalcó. En la misma línea, advirtió a la Marea de que el gobierno necesita «políticas de izquierda y gallegas» y, por ello, le ha pedido «ser valientes».

Tras el pleno de este sábado, la oposición tendrá ahora un plazo de un mes para presentar una moción de censura para lo que se necesitaría 14 concejales, en la actualidad hay 10 en el PP, –el mismo que en el grupo de gobierno–, seis en el PSOE y uno en el BNG. En caso de no presentarse, las cuentas quedan aprobadas.

Lea también

El Sergas licita por 629.200 euros la compra de 16 ecógrafos

El Sergas publicó la licitación, por un importe de 629.200 euros, para el suministro de …