La maldición de Ferrol

(Foto: Galicia Ártabra).

Enrique Barrera Beitia

Parece que sobre Ferrol pesa una maldición bíblica que impide una razonable continuidad política, por lo que los proyectos municipales a largo plazo no disponen del tiempo necesario para cuajar. Así es muy difícil construir un modelo alternativo de ciudad, tanto y más necesario cuando ya no se puede vivir del monocultivo industrial, y de una actividad militar en retirada por los cambios en los objetivos geo-estratégicos. Hagamos una comparación entre A Coruña, Santiago de Compostela, Ferrol, y nuestro concello vecino de Narón, viendo la sucesión de gobiernos y alcaldes:

A Coruña

Rafael Merino Mejuto 1979-1981 Unidade Galega
Joaquín López Menéndez 1981-1983 UCD por moción de censura
Francisco Vázquez Vázquez 1983-2006 PSdeG-PSOE por mayoría absoluta
Javier Losada Azpiazu 2006-2011 PSdeG-PSOE
Carlos Negreira Souto 2011-2015 Partido Popular por mayoría absoluta
Xulio Ferreiro Baamonde 2015- A Marea

Santiago de Compostela

José Antonio Souto Paz 1979-1981 UCD
Marcial Castro Guerra 1981-1983 UCD
Xerardo Estévez Fernández 1983-1986 PSdeG-PSOE por mayoría absoluta
Ernesto Viétez Cortizo 1986-1997 Partido Popular por moción de censura
Xosé Sánchez Bugallo 1998-2011 PSdeG-PSOE
Gerardo Conde Roa 2011-2012 Partido Popular por mayoría absoluta
Ángel Curras Fernández 2012-2014 Partido Popular
Agustín Fernandez Rojas 2014-2015 Partido Popular
Martiño Noriega Sánchez 2015- Compostela Aberta

Ferrol

Jaime Quintanilla Ulla 1979-1987 PSdeG-PSOE
Alfonso Couce Doce 1987-1989 Partido Popular
Manuel Couce Pereiro 1989-1991 PSdeG-PSOE por moción de censura
Mario Villaamil Pérez 1991 Partido Popular
Manuel Couce Pereiro 1991-1995 PSdeG-PSOE por moción de censura
Juan Blanco Rouco 1995-1999 Partido Popular
Xaime Bello Costa 1999-2003 BNG
Juan Juncal Rodríguez 2003-2007 Partido Popular
Vicente Irisarri Castro 2007-2011 PSdeG-PSOE
José Manuel Rey Varela 2011-2015 Partido Popular única mayoría absoluta
Jorge Suárez Fernández 2015- Ferrol en Común
Antonio Martínez Aneiros 1979-1985 Unidade Galega
Juan Gato Díaz 1985-2009 Unidade Galega (a)
José Manuel Blanco Suárez 2.009- Terra Galega

(a) Unidade por Narón desde 1995 hasta 2007. A partir de este año, Terra Galega.

La estabilidad institucional de Narón es sencillamente espectacular. Siempre ha estado gobernado por la misma fuerza política, aunque esta haya cambiado tres veces de nombre (Unidade Galega, Unidade por Narón y Terra Galega). Ha tenido tres alcaldes y una mayoría absoluta.

A Coruña también ha mostrado en estos últimos 38 años una gran estabilidad. Tras un primer mandato accidentado, encadenó 28 años con alcaldías socialistas, sucediéndose hasta nuestros días un total de seis alcaldes. Ha estado gobernada por la izquierda 32 años, 6 por la derecha y ha tenido 7 mayorías absolutas (seis del PSOE y una del PP).

Santiago de Compostela ha tenido una continuidad en sus proyectos menor que A Coruña, sucediéndose nueve alcaldes. Ha estado gobernada 28 años por la derecha (doce de ellos seguidos) y 10 por la izquierda, con dos mayorías absolutas.

Ferrol ha sido la ciudad más inestable. Tuvo dos gobiernos seguidos de coalición entre socialistas y comunistas en el inicio de la Transición, y a partir de ese momento se han ido alternando gobiernos de derecha e izquierda, con once alcaldes. La izquierda gobernó 24 años y la derecha 14. Sólo hubo una mayoría absoluta, del PP.

Fot. arch

¿Por qué Ferrol funciona como un péndulo en las elecciones municipales? Tengo mi propia experiencia en este sentido, porque fui concejal con responsabilidades de gobierno entre 1991 y 1995, con Manuel Couce Pereiro como alcalde, y con toda honradez creo que hicimos un buen trabajo.

Se construyeron los complejos deportivos de A Malata, Caranza y Bertón, con varios campos de futbol y dos piscinas climatizadas, también se construyó el polideportivo de Esteiro, se reparó la red de abastecimiento de agua, se remodeló la plaza del Inferniño creando un parque y un centro cívico, se levantó otro centro cívico en Caranza (aunque se inauguró tras las elecciones), se adquirió el antiguo Hospital de Caridad para transformarlo en el Centro Cultural Torrente Ballester, se trajo la Universidad a Ferrol, ubicándo su campus con coste cero en el antiguo hospital de Marina de Esteiro, se reconstruyó la Porta Nova, se recibió el nuevo parque de bomberos en A Gándara, se crearon los Servicios Sociales Municipales, se recuperaron unos 50 pisos que estaban vacíos en Recimil para entregarlos a familias con escasos recursos, se compró el Teatro Jofre que estaba deteriorándose y se remodeló la plaza del palco de la música en el Cantón construyendo un parking subterráneo.

Escribo estas líneas de memoria y puede que me deje en el tintero algunos otros logros, pero por lo expuesto, estoy convencido de que fue el mandato municipal desde la restauración democrática que más transformó la ciudad, y todo ello sin endeudarla, gracias a las gestiones para obtener fondos de la Unión Europea. Cualquier gobierno municipal hubiera firmado este balance, y sin embargo, los votantes nos propinaron un duro varapalo en 1995.

Hubo una fuerte contestación ciudadana con recogida de firmas y manifestaciones, porque para hacer el parking del Cantón se talaron seis plátanos de sombra. Además, la polémica fue constante en torno a todo lo que se hacía: el campus universitario tendría que estar en la zona rural, en la plaza del Inferniño sobraba el centro comercial, los Servicios Sociales tenían que haberse creado antes, la Marina cedió el Hospital a cambio de que el concello le recalificara una parcela en el Ensanche A y tenía que haberlo cedido sin ninguna contrapartida, para construir el parque de bomberos también se permutó una parcela y todo tendría que haber sido abonado por la Xunta, había cosas más importantes que comprar el Jofre, los nadadores federados usaban la piscina más que los vecinos normales, y los viajes a Bruselas para obtener fondos eran una excusa para hacer turismo a costa del contribuyente.

Basta navegar en las redes sociales para comprobar que este comportamiento tan destructivo, lejos de amainar, ha encontrado nuevas herramientas para que nuestros vecinos continuen coceando a diestra y siniestra, y nunca mejor empleada la expresión. Medio en broma, medio en serio, una persona me dijo hace años que si un alcalde ferrolano ponía un pedrusco en medio de una plaza, recibiría un alud de críticas por querer tomar el pelo a la población, mientras que si lo hacía el alcalde de A Coruña, los coruñeses comentarían que era una idea original, loable por su sencillez y que abría un nuevo concepto de hermanamiento con la naturaleza. Tan cercanos físicamente y tan distantes mentalmente.

 

Lea también

Sabores ártabros-«Maneras de vivir»

José Perales Garat El 1 de julio de 1880 Jacobo de Mac Mahón y de …

6 comentarios

  1. Más simple que todo, los políticos de Ferrol prometen y emiten destellos que luego se convierten en humo. Antes y ahora sobre todo con el amigo Jorge.
    Es tan lamentable la clase política de Ferrol que 4 años son demasiados como para repetir.

  2. A que se debe tanto cambio de chaqueta vecino
    Dices que hicisteis cosas y trabajasteis mucho por Ferrol e hicisteis mucho bien en aquel mandato (gracias a las ayudas de Europa que proliferaron a paladas después de la crisis del 90)y sin embargo os dieron un palo de …
    Estábamos locos en aquel año?
    Somos unos cambia chaquetas quizás?
    Hablas de continuidad…….
    Eso aplicarlo a los políticos estaría mejor no crees
    Cambiar todo lo que otros dejan por hacer o que esta medio hecho no es justo para la ciudad ni ciudadanos
    Independientemente si en Ferrol los votantes a la hora de votar queremos cambiar cada 4 años de impresentables
    Muxo animo

  3. Los de izquierdas de la zona deberíais de haber viajado mas a Madrid en la época de Paco Vázquez cuando mandaba felipito ya que mucha inversión se la llevaba Coruña que subía,en cambio Ferrol muy poca e iba para abajo….
    Paco Vázquez mandaba callar a los socialistos de Ferrol…..

  4. La clave es la continuidad, una ciudad que cambia de proyecto cada cuatro años no es viable. Si otras consideraciones, presupuestarias, etc…. la continuidad permite empezar obras y acabarlas. Tenemos el ejemplo de la Plaza de España.

  5. Ferrol, como ciudad artificial, a lo largo del tiempo se ha visto sometida a muchas crisis, siempre al alimón con el sector naval, que justificó su existencia para dotar a España de una base naval importante. Una vez que ese sector pasó a tener menos importancia, Ferrol fue prescindible. Es duro, pero la realidad lo indica.
    Desde mitad de los años setenta del siglo pasado, Ferrol languidece y no tiene trazas de recuperar una parte de sus años dorados.
    La frustración de su población, le lleva a considerar a las fuerzas locales como gestores de su desgracia, cuando la propia estructura de su economía es la responsable de su actual deterioro.
    Poco puede hacer un grupo de gobierno, cuando la vida de la ciudad se está extinguiendo. Una pena verlo.

  6. Volviendo al hilo de la mala continuidad política en esta ciudad
    Casi que parece que a los ferrolanos nos gusta criticar todo lo que se hace en esta ciudad, hasta lo que esta bien….

    Que malos que somos…