Lírica en femenino

Julia Mª Dopico Vale

Un concierto con MAYÚSCULAS para clausurar el “Ciclo Lírico de Outono” de Ourense con dos artistas de excepción, la compositora, intérprete e investigadora Margarita Viso, cuya trayectoria abala su generosa contribución al mundo musical de la Galicia de hoy y la soprano María Rodríguez, figura internacional del bel canto que accede al mundo de la lírica desde el Arte Dramático, una particularidad que le confiere gran versatilidad y amplitud de registros. Ella es Norma, Poppea, Tosca, Carmen…dando nueva vida a cada rol en los escenarios del mundo, sin olvidarnos del “género chico”, el lied y la canción.

Algo que hace también desde el madrileño “Rincón de la Rodríguez”, un lugar de culto, un espacio de todos que recupera la tradición perdida del “café-teatro” en el que aflora la sensibilidad musical en un ambiente decorado en Art deco.

Este concierto entre ambas, lírica en clave femenina, se pronunció en el Teatro Principal ourensano con un intenso y selecto programa. Históricos de Galicia en la primera parte, verdaderos clásicos de nuestra literatura musical entre los que se incluyó una obra de la propia Margarita Viso, a la que tantas veces hemos podido escuchar en Ferrolterra, las Ausencias, cinco cantigas de amigo que recogen las voces poéticas de nuestra antigua tradición trovadoresca tratadas con absoluta contemporaneidad musical desde el profundo conocimiento de la técnica compositiva y la huella de identidad de la propia autora de fuerte personalidad y en la segunda parte ópera, del Casta Diva a Cecilia Valdés, en las que María se mostró vocalmente fantástica- “ella lo posee todo: técnica, estilo, registros….” y una obra transcrita para piano Il balen del suo sorriso de Manuel Martí, un compositor romántico gallego que como la propia Viso afirma “no está estudiado”. Atractivo y sugerente concierto que podría hacer las delicias del auditorio ferrolano, tan amante de “la canción”.

 

Lea también

Sabores ártabros-Ya es temporada de setas, para los que no crean que es pan de raposo.

José Perales Garat Don Segundo Mendoza era un cura al que se citaba en mi …