«Bruno» se va de Galicia. Rachas de 139 k/h en Cedeira y olas de más de 8 m. en Estaca de Bares

Estaca de Bares

El paso de la borrasca ‘Bruno’ ha dejado en Galicia vientos por encima de los 140 km/h y más de un centenar de rayos caídos en tierra, así como olas que superan los nueve metros y precipitaciones cuantiosas. En concreto, según los datos de las estaciones de medición de Meteogalicia, el viento superó este martes los 148 kilómetros por hora en Cabeza de Manzaneda (Ourense) y en la zona de Ordes (A Coruña). Además, también Cedeira, en Punta Candieira, registró rachas de 139 kilómetros por hora, mientras que en Rubiá (Ourense) fueron de hasta 135 kilómetros por hora. En Lugo, el viento alcanzó los 113 km/h en O Cebreiro. En relación a las precipitaciones, fueron de más de 50 litros por metro cuadrado en Entrimo (Ourense) y en las localidades pontevedresas de Fornelos de Montes y Tui. Del mismo modo, se registraron 48,7 litros por metro cuadrado en Vigo, 45,4 en Santa Comba, 43,4 en Boiro y 41,3 litros por metro cuadrado en Lousame.

MÁS DE UN CENTENAR DE RAYOS

El paso de Bruno por Galicia este martes también dejó una importante cantidad de rayos. En concreto, sobre la Comunidad cayeron a lo largo de la jornada 103 rayos, concentrados sobre todo a última hora de la tarde. A esta cantidad hay que sumar los numerosos rayos que cayeron en el mar, principalmente en la costa cantábrica. Las áreas más afectadas en tierra fueron el entorno de Santiago y de la localidad coruñesa de Noia, el sur de Lugo, la zona de Vilalba, el interior de Pontevedra y la Mariña Lucense. En cuanto a la distribución, la mayor cantidad de rayos cayeron sobre Galicia entre las 18,00 y las 22,00 horas.

OLEAJE

Finalmente, la profunda borrasca ha afectado también a la costa gallega, donde se han registrado índices elevados de oleaje tanto el martes como a primera hora del miércoles. En concreto, según los datos de Puertos del Estado, las olas más altas se detectaron de madrugada, entre las 4,00 y las 6,00 horas, cuando fueron de hasta 9 metros en las Illas Sisargas. A la misma hora, la boya de Estaca de Bares registraba olas por encima de los ocho metros, mientras que en la ciudad de A Coruña el oleaje propagado rondaba la misma cifra. Por debajo, el oleaje más elevado fue de siete metros en Cabo Silleiro a primera hora de la mañana de este miércoles y en torno a la misma altura en Punta Langosteira.

LA FLOTA AMARRADA

Según han confirmado  fuentes de lonjas y cofradías de la Comunidad gallega, en la provincia de A Coruña está amarrada prácticamente toda la flota y en zonas como Ribeira solamente ha salido la de marisquero.

Mientras, en la provincia de Pontevedra acudieron a trabajar unas pocas embarcaciones en zonas como Baiona, Bueu o Cangas do Morrazo, pero la mayoría de la flota está amarrada a puerto. Por su parte, en la provincia de Lugo está toda la flota amarrada este miércoles sin poder salir a faenar por las condiciones meteorológicas adversas en zonas como Burela, Celeiro y Ribadeo.

Lea también

Galicia en normalidad covid. La Xunta pide «seguir siendo prudentes»

El vicepresidente primero de la Xunta, Alfonso Rueda, ha hecho un llamamiento a «seguir siendo …