El «Serviola» ya regresó a su base de Ferrol tras cuatro meses en la costa africana y Golfo de Guinea

Fot. M. Galdo

Pasadas las doce de la mañana de este jueves, día 27 de junio atracó en uno de los muelles del Arsenal Militar de Ferrol el patrullero de altura “Serviola” (A-71) regresando a su base tras finalizar su despliegue de cerca de cuatro meses por la costa occidental africana y golfo de Guinea

Fot. M. Galdo

En la explanada se encontraban un buen número de familiares y amigos de los miembros de la tripulación, muchos de ellos portando pancartas, carteles y banderas españolas; así como una representación formada por oficiales, suboficiales y marinería de la Armada a cuyo frente estaba el CN Fernando Suárez Fonseca, Comandante del Mando de las Unidades de la Fuerza de Acción Marítima en Ferrol. También se encontraba la Unidad de Música del Tercio del Norte de Infantería de Marina que interpretó varias marchas militares y música popular.

Fot. M. Galdo

A las doce menos cuarto llegó a la zona el Almirante de Acción Marítima, Vicealmirante Almirante de Acción Marítima, Vicealmirante Juan Luis Sobrino Pérez-Crespo, que fue recibido por el CN Fernando Suárez.

Fot. M.Galdo

Desde su aparición en las aguas del Arsenal se podían escuchar los saludos con sirena que eran respondidos por buques atracados en los muelles. El «Serviola» que en la noche del miércoles llegó a la Base naval de La Graña, venía acompañado por los remolcadores «Y-122 e Y-126

Fot. M. Galdo

Momentos después de la maniobra de atraque, eran las doce y veinticinco, subió a bordo el Vicealmirante Juan Luis Sobrino Pérez-Crespo, que tras ser recibido por el comandante del buque, el Capitán de Corbeta Ramón González-Cela Echevarría saludó uno por uno a los miembros de la tripulación que se encontraban formados e la cubierta de vuelo del buque.

Saludo del VA Sobrino

Fot. M.Galdo

Seguidamente el Vicealmirante dirigió unas palabras a la tripulación, dándoles la bienvenida y agradeciéndoles el esfuerzo realizado, muy valorado por todos y por haber dejado muy alto el pabellón de España. «En el día de hoy, finalizáis vuestro despliegue en el Golfo de Guinea; despliegue intenso y demandante, que comenzó en este mismo Arsenal de Ferrol hace ahora cuatro meses.
Cumplisteis con vuestro deber lejos de casa, y por ello hoy, al daros la bienvenida, quiero subrayar este reconocimiento y poner en valor el esfuerzo que habéis llevado a cabo.
Esta misión os ha mantenido 121 días alejados de vuestros hogares, más de la mitad de ellos en la mar, habéis navegado más de 14.000 millas, visitando 12 puertos en 11 países diferentes, adiestrando a más de 200 personas, llevando a cabo además ejercicios en la mar junto a las Marinas de Francia, Camerún y Nigeria».

Público reconocimiento y gratitud

«Durante estos cuatro meses, este trocito de España llamado “Serviola” ha visitado países con los que compartimos estrechos lazos e intereses que los intereses nacionales quieren fomentar, cuidar y fortalecer. Vuestra relación diaria con la población civil, vuestras actividades de asesoramiento y ayuda en hospitales, hospicios y centros de acogida, vuestra ayuda desinteresada a personas que no disfrutan de los recursos a los que estamos acostumbrados en Europa Occidental, vuestro trato con los compatriotas desplegados, viviendo o trabajando en África Occidental y, en definitiva, la humanidad, la humildad y el cariño que me consta habéis transmitido a los ciudadanos de aquella parte del mundo, son motivos para hacer que todos nos sintamos hoy orgullosos de vosotros al recibiros de nuevo en casa y por los que considero de justicia expresaros en nombre de España y de la Armada nuestro público reconocimiento y gratitud».

Abnegación y disciplina

Fot. M. Galdo

«Todas estas actividades y vuestra forma de afrontarlas han merecido los elogios de representantes diplomáticos, autoridades civiles y militares y medios de comunicación, quienes han destacado vuestro excelente rendimiento a pesar de las dificultades que suponen las limitaciones y ausencia de comodidades implícitas de la vida en la mar. Yo hoy, quiero sumarme a ellos para destacar vuestra abnegación y disciplina diaria para sobreponeros a las exigencias de la vida en la mar, y subrayar vuestra profesionalidad como miembros de la Armada, que considero que es el mejor calificativo que un militar y un marino puede recibir. Podéis estar seguros que gracias a vuestra labor en las aguas del Golfo de Guinea la seguridad para la navegación en la zona se ha visto reforzada».

Importantes operaciones

El VA Sobrino se refirió a tres importantes operaciones realizadas durante la misión «Pero si estos datos por sí solo reflejan la intensidad de vuestro despliegue, me gustaría destacar tres operaciones que merecen una especial mención, pues son muestra de vuestro nivel de adiestramiento y preparación, así como de la disposición e iniciativa con que afrontasteis los retos que día a día se os presentaron; y del valor que a todos se nos presupone pero que solo los que no evitan el peligro son capaces de demostrar, como sin duda vosotros habéis hecho.

Me estoy refiriendo en primer lugar a las operaciones de liberación de los buques “María Soltín” y “Blue Marlin”, durante las cuales y gracias vuestra decisiva actuación, un total de 32 personas secuestradas por piratas en la mar lograron volver con sus familias.
Y además, fue muy meritoria la decisiva intervención en el puerto de PRAIA, pues tras más de 12 horas de buceo, taponamiento y parcheo conseguisteis evitar el hundimiento del buque mercante “Laura Corlett”. Vuestro esfuerzo  desinteresado evitó el fatal desenlace que habría supuesto la pérdida del buque»

Las familias.

«Y durante todo este tiempo, la vida ha seguido transcurriendo fuera del “Serviola”. Me refiero a vuestras familias y seres queridos, que en vuestra ausencia han llevado adelante vuestras casas y vuestros hijos. Si vuestro trabajo fue duro y exitoso, el de aquéllos que dejasteis en tierra también lo ha sido, pues su esfuerzo y sacrificio os pusieron las cosas más fáciles. Por todo ello, felicito también a las familias de esta dotación y les doy las gracias en nombre de la Armada por su sacrificio y comprensión, por su servicio también a España.
Podéis sentiros enormemente satisfechos por la labor realizada, habéis dejado el Pabellón de España y de nuestra Armada bien alto en aquellas aguas y ante muchos países amigos.

Finalmente no puedo más que desearos que disfrutéis de un merecido descanso junto a vuestras personas más queridas y un Feliz Permiso para todos.
Bienvenido Serviola y felicidades por los éxitos conseguidos. Brazo Zulú».
Tras estas palabras se dieron vivas a España y el Rey entre aplausos prolongados de los familiares y amigos de la tripulación, terminando el acto con el canto del Himno de la Armada y repitiéndose los aplausos

Ya por fin muchos de los tripulantes bajaron a tierra para saludar a sus familiares.

Palabras del Comandante del «Serviola»y el VA Sobrino

Fot. M.Galdo

Finalizado el acto castrense el comandante del «Serviola» y el VA Sobrino acompañados por el CN Fernando Suárez Fonseca mantuvieron un encuentro con los representantes de los medios de comunicación.

El CC Ramón González-Cela Echevarría manifestó que «las impresiones de estos cuatro meses son francamente buenas. Lo primero que debo decir es que he tenido bajo mis órdenes a un grupo de mujeres y hombres, profesionales, entregados y que han hecho que el cumplimiento de la misión haya sido satisfactorio e incluso diría que sencillo por que una dotación como la que he tenido pues las cosas ha resultado más fáciles de lo que esperaba».

Tras relatar las dos operaciones contra la piratería y el evitar el hundimiento de un buque, se refirió al comportamiento del «Serviola» en estos cuatro meses indicando que «es un buque de 28 años que se ha comportado realmente bien, las cosas del directo hacen que tengamos averías pero lo importante es que se solucionaron correctamente y permitieron continuar con la misión. El apoyo logístico que hemos recibido de España también ha sido fantástico. Cuando tuvimos averías hemos recibido a personal desde España que nos ha ayudado y nos ha prestado asistencia técnica y en ningún momento la misión se ha visto afectada por alguna aveía. La gente que tenemos a bordo está preparada para afrontarlas, y esto es como un coche, a veces tiene achaques pero lo importante es saber corregirlos y recuperar la operatividad.

La dotación ha ido cambiando a lo largo de la misión, hemos tenido algunos movimientos, pero por lo general puedo decir que hemos estado once mujeres y cuarenta y cuatro hombres, unas cincuenta y cincuenta y cinco personas, un veinte por ciento de mujeres a bordo.

Y ahora a descansar. La dotación se lo merece después de un magnifico trabajo, ya digo que son unos profesionales excelentes. Han hecho que la labor de este comandante sea muy sencilla y se merecen ese descanso con sus familias

El próximo será el «Atalaya»

El VA Sobrino añadió sobre la siguiente misión que «el barco ahora entra en un periodo de descanso al que seguirá otro de mantenimiento. La siguiente misión estará a cargo del «Atalaya » un gemelo a éste  y que será en el segundo semestre de este año, hará algo parecido a lo realizado por el «Serviola» y  estoy seguro que lo hará la mar de bien como lo acaban de hacer estos marinos.

La presencia nuestra en las aguas del Golfo de Guinea se muestra como muy importante y contribuye a la seguridad marítima en esa zona del mundo y España gana presencia y gana prestigio.

La inseguridad en el Golfo de Guinea va increscendo, así como en la parte del Índico la presencia de los barcos de la Operación Atalanta has promovido una importante disuasión no cabe duda que esto es como un guante de goma, que aprietas por un lado y y se estira por el otro. En estos momentos estamos notando que en el Golfo de Guinea hay más incidencias de seguridad, una pirateria distinta pero que merece nuestra atención y nuestra presencia en esa zona».

El patrullero “Serviola»

Fot. M.Galdo

El ‘Serviola’, al mando del capitán de corbeta Ramón González-Cela Echevarría, es el primero de una serie de cuatro patrulleros de la misma clase, y tiene su base en el Arsenal Militar de Ferrol (La Coruña). Fue construido por la antigua Empresa Nacional Bazán de Ferrol (hoy NAVANTIA) y entregado a la Armada en marzo de 1991. Tiene una eslora de 68,65 metros y una manga de 10,40 metros. Sus principales cometidos operativos son las operaciones de seguridad marítima, operaciones de seguridad cooperativa y las operaciones de apoyo a otras autoridades del Es

Lea también

Defensa convoca 3.650 nuevas plazas para militares de tropa y marinería, unas 100 en Galicia y norte

El Ministerio de Defensa ha convocado 3.650 nuevas plazas para militares de tropa y marinería …