As Pontes non se pecha

Xosé Miguel Mahía
Esta mañana estaba desayunando con mi madre mientras le contaba qué trataba el tema del cierre de la térmica de As Pontes. Su conclusión fue una frase lapidaria, de palabras tan ciertas como duras: Ferrolterra va camino de ser un desierto industrial. 

Lo vivieron nuestros padres y abuelos en la década de los 80 con la mal llamada reconversión del naval de Ferrol, que tenía como objetivo borrarnos del mapa por ser los primeros, y lo vive ahora mi generación queriendo cargarse el mapa energético de esta comarca y del noroeste peninsular, de un sector donde muchos amigos, sus padres, profesores y conocidos tienen su forma de vida.

Se dice mucho sobre la situación de la térmica de As Pontes, pero no se dice que toda esta situación se debe única y exclusivamente a una decisión que se tiene que tomar en Madrid.

Para fijar un marco, conviene decir que el mercado en el que opera Endesa es un mercado regulado. Es decir, un mercado en el que el gobierno tiene la última palabra, y por ende, el Ministerio de Transición ecológica es quién toma las decisiones en dicho mercado. Aquí nada tiene que ver con que Endesa se vendiera años ha, que es uno de los comentarios más escuchados últimamente. El gobierno y solo el gobierno español, es el responsable de la gestión del mercado energético de España.

Prueba de ello, es que el gobierno de Mariano Rajoy le prohibió a Endesa cerrar las térmicas sin tener la misma capacidad energética de forma renovable con el fin de que no se viera afectado el precio de la luz. Y Endesa en As Pontes, no cerró.

A finales de 2018 la Unión Europea acordó fijar en 2030 la fecha tope para el proceso de descarbonización en Europa dentro de las directivas de fomento del uso de energías renovables y de eficiencia energética, donde se permite prórrogas como máximo hasta 2045 siempre y cuando se acometan las reformas necesarias en las instalaciones para garantizar la disminución del CO2 a la atmósfera. Y, esto es importante, delega a cada estado miembro su propia hoja de ruta. Alemania por ejemplo, hará una transición ecológica que mantendrá abiertas las térmicas hasta 2045, en España, el gobierno de Pedro Sánchez acordó el cierre para 2020.

A machete, a palo seco. Como cuando se sopla una vela de sopetón. Sin transición de ningún tipo y todo con un objetivo: El puro juego electoral para conseguir un puñado de votos que están en liza con los sectores más ecologistas de cara al 10-N.

En base a la postura del gobierno Narturgy anunció el cierre de la térmica de Meirama porque no salía rentable el mantenerla abierta, porque para ello tendría que acometer una serie de reformas que no serían rentables en el plazo fijado. Pero Endesa sí que se comprometió a realizar dichas reformas en As Pontes que se valoraron en 270 millones de euros, de los cuales ya estaban movilizados 217 millones.

Como consecuencia de la postura del gobierno, la inversión no es rentable y la térmica cierra.

Se habla de 750 personas que se irán a la calle. ¿La realidad? Algunas más.

La térmica funciona también con un ciclo combinado para generación eléctrica que emplea gas como combustible, y que suministramos desde la Regasificadora de Mugardos, REGANOSA. Dicho ciclo se pone en funcionamiento con los picos de demanda que hay mayormente en el invierno.

Según el balance energético de Galicia publicado en enero de este año por el INEGA (Instituto Enerxético de Galicia) referente a la electricidad generada en Galicia, el 41% se obtuvo a través del carbón, el 40,7% de las energías renovables, el 12,3% del gas natural y el 6% de otras fuentes. ¿Qué conllevará el cierre de As Pontes? Una subida del coste de la luz que pagaremos todos y cada uno de los gallegos por no haber realizado una transición ecológica transparente y ordenada, pero ahí no queda la cosa.

Con el cierre del carbón no solo se va al traste la industria energética en las comarcas de Ferrolterra, Eume y Ortegal, a esto hay que sumarle por un lado la pérdida de entre el 50-60% del tráfico en el puerto de Ferrol y de la destrucción de empleo de los transportistas, y por otro lado que con el elevado coste que tendrá la luz, empresas de la industria electrointensiva de la mariña lucense, como Alcoa, puedan irse al garete.

Impedir este cierre es una decisión política que se toma en el Consejo de Ministros, y los socialistas de Galicia ni están ni se les esperan. Exactamente igual que con los 700 millones que nos deben a los gallegos y que serían reclamados por el Parlamento gallego por unanimidad, salvo  por la abstención traicionera del PSOE.

El señor Caballero debería de dejar de ser el palmero de Pedro Sánchez en Galicia, y defender de una vez los intereses de Galicia por encima de los intereses de su líder. De esto algo podremos decir quienes en 2013 nos manifestamos en Madrid frente a un gobierno de nuestro propio partido porque antepusimos los intereses del naval de Ferrolterra a todo lo demás.

Igual es que la defensa de los intereses generales por delante de los intereses de quien le ha puesto ahí como secretario general de los socialistas gallegos, le viene grande.

Pero aquí no acaba la cosa, y es que el colmo de los colmos es que la Ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera, diga en Twitter que convoca para la próxima semana una reunión tras el anuncio de Endesa y que quiere conocer la situación «de primera mano», con el fin de estudiar los actuaciones necesarias.

¿De verdad está diciendo una ministra del gobierno de España, responsable directa del mercado regulado como es este, que As Pontes se cierra y que ella no sabía nada?

O la térmica sigue abierta, o la ministra dimite. Dejen de reírse en la cara de la gente, que #AsPontesNonSePecha.

Lea también

Sabores ártabros-Publicidad gratuita

José Perales Garat Pues sí, voy a hacer publicidad gratuita, aún a riesgo de que …

2 comentarios

  1. A empresa endesa quere aproveitarse da inestabilidade politica e a proximidade das eleccións para recibir suculentas subenciones para pagar os dereitos de emisión de C02. A Unión Europea liberalizou o mercado de compra dos dereitos de emisión, o que posibilitou que fondos norteamericanos entren neste sector e propicien unha escalada dos precios.
    Pero os liberais sempre lle votaran a culpa o intervencionismo, pero continuamente vemos como sobe o precio dos productos liberados.

    • Pero que subvención van a recibir si cierran la térmica, y al cerrarla no hay CO2 que echar y por el que te vayan a subvencionar?