Fracaso de lo políticamente correcto

Carlos J. García

 Mi reconocimiento a todos los profesionales, organizaciones sociales y voluntarios que nos cuidan, sobre todo a los que más lo necesitan.
También a los profesionales de medios de comunicación, aunque a algunos cabría pedirles más profesionalidad y menos oportunismo (siempre hay un roto para un descosido) pero, como dicen ahora, van a quedar retratados como los que hablan mucho y dicen poco. Tiempo habrá de juzgar porque, al final, se sabrá hasta quien intermedió, y cómo, en la compra de los famosos test de ganga.

Expresar mi dolor por los fallecidos. Mis respetos para sus familias que pasaron un doble o triple dolor. Doble por el fallecimiento y la imposibilidad de estar con ellos en el momento final y triple por los que se han visto, no sé qué calificativo usar, sorprendidos cuando a sus padres o abuelos, por ser mayores, los han dejado sin los cuidados o tratamientos que deberían aplicar sin que casi nadie, me refiero a autoridades civiles y eclesiásticas, dijese palabra alguna.

Y sobre todo la frialdad de las razones de tales desatenciones, sorprendiéndome mucho la normalidad en el tono y las pocas argumentaciones justificativas de que a los más mayores no se le aplicaban los respiradores porque a alguien había que desatender y tomaron la decisión, o algún código lo dice, que a los viejos no les aplicasen la entubación porque no habían suficientes. Así de claro. La decisión de no entubar es una eutanasia y está provocada por los dirigentes que llevan años gastando el dinero para lo inmediato, demostrando que no gobiernan para el pueblo, que lo hacen para su ideología de lo políticamente correcto, y nuestros Obispos van por el mismo camino de lo políticamente correcto e interesado. Y yo esperando a que la Conferencia Episcopal diga algo. Seguiré haciéndolo.

Por último mi tristeza al descubrir la poca capacidad de respuesta de nuestro sistema de salud, que políticamente presumía de ser de lo mejor del mundo, y ante una emergencia como la que estamos pasando no dio la talla y, repito, no lo profesionales que son excelentes y lo demuestran cada día. En ambientes médicos circula un “meme” que dice: “El personal sanitario recuerda a los expertos del gobierno que recibir un pedido de mascarillas dos meses después de la pandemia, es como ponerse un preservativo el día del parto”.

Pues nada, a callar, Sr. Omella y compaña, que es lo políticamente correcto y que tengan feliz Pascua y les sienten bien las torrijas. A los demás Feliz Pascua, ánimo y esperanza.

Lea también

O heroe eumés Roxín Roxal e A Ponte do Porco

José Fonte Sardiña O 19 de decembro de 1371, o rei Henrique II (1369-1379) asina …