Identificados dos hombres en un camino de Brión tras una denuncia por el exceso de peso del camión en el que cargaban madera

La Policía Local identificó el pasado sábado, 6 de junio, a dos hombres que cargaban en un camión árboles cortados en los montes de Brión. Una patrulla se desplazó al lugar por la mañana después de que la central del 092 recibiera información acerca de la presencia en la zona de Liñares de un vehículo de gran tonelaje que excedía el peso permitido para la vía en la que se encontraba. Ya en el lugar, los agentes comprobaron la identidad del transportista y del operario de un tractor con el que se estaba cargando la madera y levantaron atestado de los hechos.

El concejal de Seguridad, Germán Costoya, aseguró la raíz de este incidente que la Policía Local presta especial atención la este tipo de infracciones, ya que el incumplimiento de los pesos máximos de los vehículos causa graves perjuicios en la red viaria del municipio. También se pronunció sobre el problema la concejala de Medio Rural, Ana Lamas, que explicó que las asociaciones vecinales le trasladaron su preocupación por los daños que produce en los caminos el paso de camiones de gran tonelaje. La edil apeló a la responsabilidad de los profesionales que transportan madera e insistió, como su compañero de gobierno local, en que el Concello está vigilante para tratar de evitar infracciones.

Otra patrulla del cuerpo municipal identificó un día antes, el viernes, en la zona del muelle de Curuxeiras, a otros dos hombres. Se trataba de dos de los participantes en una pelea multitudinaria que comenzó pasadas las ocho de la tarde en un establecimiento hostelero situado en las cercanías. El 092 recibió una alerta y se envió a los agentes al lugar. Minutos después, cuando llegaron, la reyerta ya había finalizado, pero pudieron dar con dos de los implicados.

Más tarde, entrada la noche, agentes municipales que desarrollaban labores de vigilancia en Porta de Neira fueron avisados de que en una propiedad próxima había una yegua preñada que tenía un cepo en una pata y que se movía con mucha dificultad. No tenía acceso a alimento ni agua, y, al parecer, llevaba varios días en esa situación, según la persona que los informó. Los policías la liberaron del cepo y la ataron en una zona en la que sí había hierba. También reclamaron la presencia de personal del servicio de lacería, pero este no fue quien de identificar al propietario del animal a través del microchip que llevaba implantado, por lo que se abrió una investigación para dar con él.

Lea también

Nuestras gentes-Manuel Pérez de Arévalo, militar, artista polifacético y químico-matemático

Manuel Pérez de Arévalo, nació en Ferrol el 10 de junio de 1915 – ( + Vigo, …