Día Mundial de la Música

Julia Mª Dopico Vale

Al margen de técnicas, teorías o conceptualismos, la música es per se un acto de celebración y en doble manera en torno a fechas concretas que la ensalzan y ponen en valor como parte del patrimonio de la humanidad y bien común a todos los pueblos o como fuente de revelación “más alta que ninguna filosofía” -tal apuntaba el genio de Bonn-.

De manera tradicional la jornada de la Música en la Iglesia Católica, la celebramos el 22 de Noviembre, día de Santa Cecilia, patrona de músicos y poetas, representada tantas veces con el laúd o el órgano y adornada con rosas. Después, en 1975 la UNESCO por iniciativa de Yehudi Menuhin, uno de los más grandes violinistas del S.XX y activo defensor de las causas humanitarias, establece el día 1 de Octubre como “Día Internacional de la Música”– si bien en algunos países se festeja el 22 de noviembre-, respondiendo a un intento de unir a los pueblos a través de un arte con el que todos se identifican y que permite alentar el intercambio de experiencias y valores estéticos diversos.

Y la volvemos a celebrar cada año en otra fecha clave, el 21 de junio, coincidiendo con el solsticio de verano relacionado con los cultos paganos de la Antigüedad que simbolizan el triunfo del amor y de la naturaleza. La “Fête de la Musique”, “Día Mundial de la Música” o también el “Día Europeo de la Música”, adquiere aquí las características de una participación espontánea por parte de profesionales y aficionados que muestran altruistamente amplitud y diversidad de prácticas, géneros y estilos.

Las salas de música en directo de nuestro país esperan que la celebración del Día Mundial de la Música de este atípico 2020, se convierta en pistoletazo de salida de regreso a la actividad, de hecho, durante todo el sábado el INAEM presentaba “in streaming” una completísima programación en la que entre otros, la Orquesta y Coro Nacionales anunciaban su vuelta a los escenarios.

También en Compostela se celebra este día con el programa “Música para Caminantes” que ofrece conciertos en sugerentes escenarios al aire libre como la Plaza de Platerías o el Parque Eugenio Granell.

Desde Ferrolterra nos sumamos a las celebraciones que podemos seguir desde internet, deseando que este día importante para la música y los músicos signifique un paso adelante hacia nuestra anhelada “normalidad”.

 

 

Lea también

O Bólido e as festas eumesas do lendario san Cristovo

José Fonte Sardiña En Pontedeume, cando eu era novo ―foron tempos―, celebrábanse con moita fachenda …