Yolanda Díaz abandona Izquierda Unida, dándose de baja de la federación gallega

En el último mitin en Ferrol-Fot. Adan Puentes

Según informa el digital el Confidencial Yolanda Díaz, ministra de Trabajo, una de las mejor valoradas del Gobierno, ya no forma parte de Izquierda Unida. Díaz se ha dado de baja de la federación gallega, de la que fue secretaria general durante 12 años, tras el batacazo de los comicios autonómicos, según fuentes de la formación en Galicia, que ya lo ha comunicado.

Su renuncia ha generado malestar en Esquerda Unida (EU), la federación de IU en Galicia. Su salida abre la puerta a que pueda aspirar a liderar Unidas Podemos y tiene relevancia en los equilibrios dentro del Gobierno en el sector de UP. «Es legítimo que quiera aspirar a liderar Podemos», opinan fuentes de EU. Aunque la salida se ha hecho oficial ahora, el entorno de Díaz afirma que ya se dio de baja al entrar en el Gobierno.

Desde su círculo más cercano aseguran que se trata de «una decisión personal por discrepancias políticas con la dirección de IU» y que lo meditó el verano pasado, tras las negociaciones del Ejecutivo de coalición. De igual forma, recuerdan que milita en el PCE y apuntan que «no tiene aspiraciones de liderar Podemos«.

Yolanda Díaz (Fene, 1971) era, junto con Alberto Garzón, el rostro más reconocido de IU. En la negociación del Gobierno de coalición, la federación que se alió con Podemos para las generales negoció dos ministerios. Para Díaz fue el de Trabajo, con el que ha lidiado con los ERTE y los cambios en la reforma laboral. Fue ganando protagonismo, como se vio en el CIS, donde figura recurrentemente como uno de los miembros del Gobierno mejor valorados.

En la campaña electoral gallega, el candidato de Galicia en Común-Anova Mareas, Antón Gómez Reinotiró de la imagen de Díaz, que sí hizo campaña y aparecía incluso en los carteles electorales. Sin embargo, la formación cosechó un sonoro batacazo electoral el domingo y pasó de tercera fuerza con 14 diputados a no tener representación en la Cámara autonómica.

Díaz accedió a la coordinación nacional de Esquerda Unida en 2005, formación con la que fue candidata a la presidencia de la Xunta ese año y en 2009. En ninguna obtuvo representación. Sí lo hizo en 2012 con una coalición de izquierdas en la que obtuvo nueve diputados. Esta abogada laboralista fue también teniente de alcalde en Ferrol y mantuvo el cargo de coordinadora de Esquerda Unida en Galicia hasta 2017.

Su marcha, comunicada formalmente estos días, ha sentado como un jarro de agua fría en la formación izquierdista gallega. Hay dirigentes que la acusan de ir por libre, de tener su agenda propia y dejar el partido en cuanto ha alcanzado cotas de poder después de tres lustros militando allí, señalan fuentes de la formación. Su salida de la marca gallega de IU la coloca automáticamente como candidata en una eventual carrera por el liderazgo de Unidas Podemos.

Al darse de baja en Esquerda Unida, Yolanda Díaz es baja automáticamente en IU, ya que la militancia en IU es por federaciones. Sin embargo, la baja de IU no implica necesariamente su salida del PCE, donde mantiene una excelente relación con Enrique Santiago, el secretario general. Aunque la militancia del PCE supone por estatutos pertenecer a IU, hay excepciones. Díaz llevaba tiempo fuera del día a día de IU, desde que culpó a Garzón de haber retrasado la alianza con Podemos.

 Miembros destacados de Izquierda Unida en Ferrol señalaban en la noche de este miércoles a Galicia Ártabra que desconocían por completo la decisión de Yolanda Díaz aunque si conocían algunas discrepancias con miembros de la Federación Gallega.

Lea también

El Sergas oferta 394 plazas en las oposiciones que se celebran este «finde»

Este fin de semana va a tener lugar en el Recinto de la Feria Internacional …

2 comentarios

  1. Menuda pájara. ¿A ver por qué partido y provincia se presenta en las próximas?.

  2. Siempre al sol que más calienta. Una pesadilla tocanarices en el concello, que se subió a todos los carros habidos y por haber hasta que llegó a su máximo nivel de incompetencia. La ministra de los 5 millones de parados.