Cara y cruz de los socialistas gallegos

Enrique Barrera Beitia

Es lógico que tras el mal resultado electoral de los socialistas gallegos, aflore un debate áspero donde abundan los que pretenden solucionar el problema, o tal vez agravarlo, con la dimisión de su secretario general Gonzalo Caballero. Al margen de los errores tácticos y de comunicación que siempre se cometen en una campaña electoral, y del acertado planteamiento estratégico de Alberto Núñez Feijóo que ya expuse hace semanas en esta misma sección, hay un hecho que parece pasar desapercibido en esta
marabunta de análisis, bienintencionados en unos casos y no tanto en otros: ¿cómo explicar la permanente asimetría electoral de los socialistas gallegos?

Como podemos comprobar en los datos que figuran abajo, el PSdeG-PSOE es un partido que siempre se comporta bien en las elecciones municipales, y su comportamiento también es razonablemente satisfactorio en las elecciones generales, aunque aquí sufre los mismos altibajos que a nivel estatal. Sin embargo, cuando llegan las elecciones autonómicas los resultados son insatisfactorios, y hay que recalcar que ya es la tercera vez que ocupa el tercer partido en este tipo de comicios.

Hay otras comunidades donde los socialistas no son especialmente fuertes, como Cantabria o Castilla- León, pero no presentan diferencias tan acusadas entre unas elecciones y otras. La única explicación posible es que aquí no terminan de ajustar un discurso suficientemente galleguista, algo que sí tiene el PP desde que incorporó a los principales activos de Coalición Galega en Lugo y Orense, dando origen a la famosa coalición entre “boinas y birretes”.

Hay otra característica típica del PsdeG-PSOE, y es que su dirección gallega no termina de ejercer un liderazgo homogéneo sobre el conjunto del territorio, funcionando como una especie de coordinadora de provincias. El “coruñesismo” de Paco Vázquez lastró en su momento los resultados en las provincias meridionales, de la misma manera que el gran momento del socialismo en Vigo ha lastrado ahora los
resultados en Coruña y Lugo.

En su famoso manual sobre estrategias ganadoras, Sun Tzu decía que los guerreros victoriosos primero ganan la guerra y después van a la guerra, mientras que los perdedores primero van a la guerra y luego buscan ganarla; también decía que la habilidad no reside en ganar batallas, sino en no necesitarlas ¿Cómo traducir esto para Galicia? Las elecciones se ganan antes de que empiece la campaña electoral, con un
buen trabajo parlamentario y tejiendo complicidades con sectores sociales que han sido orillados.

Lea también

La repanocha del deporte en tiempos de covid-19

Por Adán Puentes (@adanpuentes) Estamos en meses complicados, muy duros, de eso nadie ha sido …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *