Erigido un «cruceiro» en la explanada del Cuartel General de la Flota

Este viernes, día 9, ha tenido lugar en la explanada del Cuartel General de la Flota la ceremonia de lectura de leyes penales e imposición de condecoraciones presidida por el Almirante de la Flota, Antonio Martorell Lacave.

Al inicio del acto se ha procedido a la bendición del cruceiro erigido al pie del palo de señales de la remodelada explanada del Cuartel General de la Flota. Fueron determinantes para su elección la ubicación de la antigua Comandancia General de la Flota en tierras gallegas, hasta 1988, y el ofrecimiento de la presidenta de la Diputación de Pontevedra, Carmela Silva Rego, que ha concluido con la cesión del cruceiro que de ahora en adelante presidirá la explanada.

En esta explanada tienen lugar los actos militares solemnes y estaba incompleta sin la presencia de una cruz ante la que rendir homenaje a los caídos como es tradición en las Fuerzas Armadas. El cruceiro fue labrado especialmente para la Flota en la Escola de Cantería de Pontevedra, en Poio, un centro que depende de la Diputación de Pontevedra y que tiene como finalidad: «conservar y promocionar uno de los oficios más antiguos y nobles de Galicia, el de la cantería, para enseñar el arte de trabajar la piedra».

Seña de identidad del paisaje gallego y expresión de la devoción popular, los cruceiros se levantan en cruces de caminos o cerca de ermitas, iglesias y cementerios y son una oración de piedra que “pide el perdón del cielo”, en palabras de Castelao; como escribe Alvaro Cunqueiro “los cruceiros, nos libran de los peligros, del lobo carnizal, de todo el mal que la memoria humana quiere que se albergue en los cruces de los caminos».

Lea también

Este jueves, presentación en el Museo Naval de Ferrol del libro “Martín Alonso Pinzón. Un olvido injusto”

  El Museo Naval de Ferrol acoge este jueves, día 19, a las 18.00 h, …