El ferrolano Bruno García valora el sorteo de la fase de grupos del Mundial de fútbol sala

Bruno García

Una vez sorteados los grupos del próximo mundial de futbol sala, que se celebra en Lituania los próximos meses de septiembre y octubre, el entrenador ferrolano Bruno García hizo una valoración tras conocer los próximos rivales de la selección de Japón, que dirigirá en su regreso a un Mundial tras no clasificarse en el pasado Mundial de Colombia.

Bruno García manifestó de que se trata de “un grupo exigente, con rivales de mucha identidad a nivel internacional como España y Paraguay, y una selección un poco más desconocida, pero emergente en África, como es Angola.» Realmente, España es «uno de los candidatos en todos los terrenos que juega a disputar finales, una de las claras favoritas tanto a nivel europeo como en este caso, mundial, y que viene de muchos años de trabajo atrás, primero con Venancio y ahora con Fede Vidal, donde mantiene esa filosofía«. Una selección «con muchos recursos tácticos y una disciplina, que la convierten en muy peligrosa al dominar todas las situaciones de juego».

Otra selección, Paraguay, combina «el descaro del perfil del jugador sudamericano, con mucha calidad, muy rápidos y de talento individual, con una estructura táctica basada en el dominio de las situaciones del juego, porque su entrenador, Chilavert, primero como jugador y después como entrenador, siempre ha tenido su formación en Europa, sobre todo en España e Italia, ha cogido mucho de la escuela española y ha sabido transmitirlo a la selección paraguaya que compite siempre con Argentina y Brasil en Sudamérica, teniendo mucha experiencia en los mundiales y en las fases finales, por lo que la consideramos un rival de mucho nivel que ocupa la novena posición del ranking mundial«. Por lo tanto, España y Paraguay son «dos rivales muy potentes, junto a Angola, más desconocida, pero con mucha calidad individual, un juego muy vertical, con jugadores de mucho talento que pondrán las cosas muy difíciles a cualquier rival«.

En líneas generales, la selección japonesa está encuadrada en un grupo «exigente«, que a la vez provoca una «gran motivación para nosotros el competir en ese grupo» y su objetivo primordial es «intentar ganarnos el derecho a ser protagonista y eso pasa por poner nuestro foco en el día 14 de septiembre contra Angola, que es nuestro primer rival del grupo«.

Motivado por la situación tan anómala que hemos vivido a lo largo de este tiempo con la covid-19, no todas las selecciones se han podido preparar de la misma manera, «hay que considerar que las selecciones europeas (seis, más Lituania como anfitrión) tienen un mayor rodaje, porque por diferentes motivos han podido disputar partidos oficiales de clasificación para el Europeo del 2022 y realmente es una ventaja porque llevan disputado un porcentaje de partidos mucho mayor que las demás confederaciones«. En este caso, la selección de Japón lleva desde febrero del 2020 sin poder jugar un partido internacional de preparación y menos oficial. «Son circunstancias que hay que tener en cuenta e intentar compensar con otros factores que vamos a aplicar en la preparación para en la medida que podamos minimizar ese desequilibrio en la preparación sobre todo en el último año y medio. Esto no es ápice de que tenemos una gran motivación por prepararnos de una manera importante, como hacemos siempre y ser protagonistas«, afirmaba Bruno García.

Lea también

La AD Judo Ferrolterra participó en la Copa de España infantil y cadete de Suances

El pasado fin de semana se celebró en Cantabria la I Copa de España Infantil …