La Mancomunidade finaliza las obras en el refugio de Mougá, que aumentaron un 70% su capacidad

Los alcaldes de la Mancomunidade visitando el refugio de Mougá | Concello de Ferrol

La Mancomunidade de Concellos de la Comarca de Ferrol, integrada por los ayuntamientos de Ferrol, Ares, Cabanas, Cedeira, Fene, Mugardos, Narón, Neda y Valdoviño y presidida por el alcalde de Ferrol, Ángel Mato, viene de finalizar las obras ampliación del refugio de animales de Mougá —en funcionamiento desde agosto de 2010—, que se encuentra en la parroquia de Esmelle. El proyecto fue adjudicado por 119.876,77 IVA incluido y los trabajos desarrollados se hicieron teniendo en cuenta las indicaciones de la veterinaria responsable del centro y de la veterinaria de la consellería de Medio Ambiente, que previamente inspeccionó las instalaciones. Los alcaldes de Ferrol; Fene, Juventino Trigo; Cabanas, Carlos Ladra; Ares, Julio Iglesias; Valdoviño, Alberto González; y el concejal Miguel Mahía, de Mugardos, visitaron esta mañana las nuevas instalaciones.

El refugio de animales de Mougá ocupa una superficie de 1.000 metros cuadrados en la que se dispone de compartimentos para la estancia de animales, cuenta con una clínica veterinaria y salas de cuarentena para animales y de un lazareto para animales enfermos. Las obras de ampliación incluyeron la construcción de un módulo cubierto para el alojamiento de otros 50 perros y otro, también cubierto, para gatos, con un patio cerrado, que incluye tres nuevos espacios para gatos, con capacidad para 12 cada uno, en total 36 nuevas plazas.

Por lo tanto, la construcción de estos dos nuevos módulos aumentaron la capacidad del refugio en un 70 % aproximadamente, aumentando las plazas para perros de 70 a 120 y de gatos de 40 a 76. Estos trabajos fueron acompañados por otras actuaciones, como el saneamiento de aguas pluviales y mejoras en el alumbrado, con su ampliación mediante proyectores led.

La ampliación en las instalaciones del refugio que la Mancomunidade viene de finalizar fueron sufragadas íntegramente por los ayuntamientos miembros. Se incrementó la superficie ocupada, que pasa de los 1.000 metros cuadrados a 1.350, de los que 228 están destinados a las nuevas dependencias para perros y gatos. Por lo tanto, la intervención supone un aumento de la capacidad del refugio y mejoras en la gestión de los animales que permiten, por ejemplo, la separación de animales infecciosos o contar con espacios para mantenerlos abrigados de la intemperie. También se acondicionó una nueva zona de juego para los animales.

Adopciones y acogida de animales

En este momento urgen las adopciones de gatos —el refugio cuenta ahora con 113— y de perros de razas potencialmente peligrosas. El número de perros custodiados por el refugio asciende a 58, de los que solo 12 son susceptibles de adopción. El resto se encuentran pendientes de que se resuelvan los expedientes abiertos a sus propietarios tanto por el vía penitenciaria como por la vía administrativa, que compete a la consellería de Medio Ambiente.

En 2020 la Mancomunidade dirigió un escrito la este departamento, aprobado por acuerdo plenario, exigiendo más celeridad para estos expedientes con el fin de evitar que los animales pasen años en un centro de recogida debido al procedimiento administrativo. Ante esta situación a Mancomunidade está utilizando la fórmula de acogida, que permite que, mediante un contrato, algunos de estos animales bloqueados administrativamente —15 en total actualmente— se alojen temporalmente con familias mediante el correspondiente contrato. Esta solución, sin embargo, no representa una descarga para el refugio puesto que los animales continúan bajo su responsabilidad. Además, la acogida no es legalmente posible con los animales de razas potencialmente peligrosas y no se adapta al caso de los animales de mayor edad, con lo cual esos ejemplares deben permanecer en el centro todo el tiempo que se prolongue el expediente judicial o administrativo, habitualmente años.

Por otra parte, de los 12 perros actualmente susceptibles de adopción, 11 de ellos son perros de razas potencialmente peligrosas. Los perros que no pertenecen a estas razas son adoptados rápidamente mientras que los perros de razas potencialmente peligrosas, debido a los requisitos legales y a su mala imagen, son los que más difícil lo tienen para ser objeto de adopción, segundo explican desde el refugio.

Lea también

Ferrol-Un conductor herido al salirse de la vía su vehículo y colisionar contra una farola

Sobre las diez y cuarto de la mañana de este miércoles se registró un accidente …