Editorial-«A sus órdenes, almirante Fausto Escrigas». Un hombre bueno

Este jueves, día 14, el actual Almirante de Personal de la Armada el ferrolano Fausto Escrigas Rodríguez tras un largo periodo de tiempo al servicio de la Armada pasa a la situación de Reserva cesando en el cargo que tan brillantemente desempeñaba.

Podía ser una noticia más a las que ya estamos acostumbrados pero no debemos dejarla pasar sin dedicar unas líneas a este ferrolano, que «supo» vestir el honroso uniforme, del que en los distintos puestos en los que estuvo destinado sus subordinados siempre lo recuerdan como «un buen militarun buen jefe y un buen amigo» y sobre el que siempre tenía sobre sus espaldas una Cruz, la que comenzó a llevar cuando estaba a punto de cumplir 28 años, el día en que unos miserables asesinos de ETA «robaron» la vida a su padre, el también almirante Fausto Escrigas Estrada un 29 de julio de 1985.

No hace muchos años se publicó un comentario sobre un «hombre bueno» que viene muy a punto al escribir sobre Fausto Escrigas

«En tiempos aciagos, como los que estamos viviendo, en días en los que la ética y la dignidad brillan por su monumental ausencia, en momentos en los que la coherencia es la menos común de las condiciones que deberían adornar al hombre; comprobar que alguien, con muy alta responsabilidad, ajusta su actitud vital a recuperar estas desoladoras carencias, no sólo reconforta el abatimiento del espíritu, si no que hace posible seguir albergando alguna esperanza en que tiempos mejores -más humanos, sensibles y generosos-, son posibles».

Fausto Escrigas nació en Ferrol el 10 de agosto de 1958. Ingresó en la Armada en agosto del 1977. Es miembro de un larga familia de marinos, hombre también vinculado a la cultura que ha venido ocupando importantes destinos de mando a lo largo de su carrera.

Y solo un adios y un hasta siempre, mi Almirante. «Bravo Zulú».

Pedro Sanz-Director

Lea también

Editorial¿Llegará algún día el consenso municipal pensando en Ferrol?

Ya se sabe que no se le pueden pedir peras al olmo, pero los ciudadanos …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *