La Ópera del Metropolitan

Julia Mª Dopico Vale

La nueva y esperada temporada del MET de Nueva York, uno de los principales teatros de ópera del mundo, se reanuda tras un año de cancelaciones siendo retransmitidos (tanto en directo como en diferido) algunos de los títulos en las salas de Cine Yelmo peninsulares a través del programa +Que Cine, una ventana dedicada a concentrar eventos y planes culturales alternativos a la cartelera convencional.

Títulos como Boris Godunov de Musorgsky, el drama que retrata la realidad de la Rusia de 1869 con evocaciones musicales que reflejan el amor, el terror y también el humor; Eurídice, la legendaria historia que recupera el mito de Orfeo en nueva y cautivadora versión del S.XXI del compositor Matthew Aucoin; la Cenicienta,
el cuento de hadas más representado en la historia, Rigoletto, un drama de pasión, engaño, amor filial y venganza, en nueva y audaz producción que adopta el escenario de la Europa de los años 20; Ariadna en Naxos, la obra maestra de Strauss;    Turandot, la conmovedora ópera de Alfano y Puccini que nos muestra al amor vencedor; Don Carlos, la obra maestra de Verdi que muestra la lucha de la libertad frente a la opresión política y religiosa; Lucía de Lammermoor; y Hamlet, del compositor australiano Brett Dean con un Shakespeare siempre desafiante y la
obra dramática más famosa de la literatura universal, configuran los títulos que podremos ver y a los que hay que sumar Fire Shut Up in My Bones -Un fuego ardiente metido en mis huesos-, la primera ópera de un compositor afroamericano, Terence Blanchard, que se representa en el mítico escenario del Met escrita sobre la novela homónima de Charles M. Blow, una historia conmovedora que narra la turbulenta infancia del protagonista y un viaje de superación lleno de decepciones y dificultades.

Magnífica programación recorriendo el pasado y el presente del género en el que, como en ningún otro, identificamos nuestras emociones y pensamientos.

 

Lea también

Sabores ártabros-Publicidad gratuita

José Perales Garat Pues sí, voy a hacer publicidad gratuita, aún a riesgo de que …