Los vecinos de Canido consiguen que el edil de tráfico entre en razón

José Carlos Enriquez Díaz

Los vecinos de Canido consiguen que el concejal de tráfico “entre en razón” sobre la seguridad del barrio especialmente en la calle Atocha. Se trata de una zona que carece de aceras, un tramo estrecho por el que transitan personas mayores y menores que acuden a los centros escolares del entorno. Las entidades del barrio consideran que la zona no cuenta con suficientes medidas de protección que aseguren el tránsito de los peatones y piden una solución al gobierno local. 

Una reclamación que no es nueva, y que desde varios meses vengo denunciando en mi blog.

La concentración convocada por varias entidades del barrio de Canido, en Ferrol, para las 17,00 horas de este viernes, 4 de febrero, en la plaza de O Cruceiro, ha quedado desconvocada, después de que integrantes del gobierno municipal se reunieran este jueves, día 3, con algunos de sus representantes.

Así, según han detallado en un comunicado, el concejal de Seguridad, Germán Costoya, junto con el jefe de la Policía Local de Ferrol se acercaron hasta el barrio para mantener una reunión con el presidente de la entidad vecinal, Roberto Taboada, junto con otros representantes asociativos, así como algún vecino.

En la reunión se evaluaron diferentes alternativas que hagan más segura la circulación en el barrio, ya no solo en la calle Atocha, sino que también en otros puntos, como Alonso López.

En la primera de las vías y de forma inmediata se han comprometido, durante la próxima semana, a instalar bolardos, en el lado de las viviendas y una segunda intervención, pendiente de contratación, para reubicar y elevar el paso de cebra que está en la salida del CEIP Cruceiro de Canido. También se introdujo en el debate la posibilidad futura de una reordenación de la circulación en la zona.

El otro punto de riesgo, en la calle Alonso López, después de la plaza de la Tafona, queda pendiente de un informe de opciones para impedir la circulación de vehículos a velocidad inadecuada.

La concentración queda desconvocada, aunque desde las entidades del barrio han asegurado que estarán de igual manera desde las cinco de la tarde en la plaza de O Cruceiro para dar información en persona y recoger las impresiones del vecindario.

Los medios de comunicación se han convertido en actores políticos y económicos cruciales de las democracias contemporáneas. Su poder reside en su capacidad para influir en el poder: el poder de los gobiernos, jueces y legisladores; el poder de la política; el poder de decisión de los ciudadanos.

El único medio del mundo actual para mantener a los políticos a raya es una prensa libre.

Miedo, es la palabra. No hay otra. O al menos, no la conozco. Miedo del alcalde correspondiente, o su equivalente, ante el bloc y el bolígrafo, o lo que los sustituya hoy, manejados por una mano profesional, eficaz y honrada en los términos en que el periodismo puede considerarse como tal.

Solo un periodismo que pide cuentas al poder, en cualquier forma de soporte inventada o por inventar, tiene futuro. Esa es, y será siempre, la verdadera épica del periodismo y de quienes lo practican: pelear por la verdad, la independencia y la libertad de información pagando el precio del riesgo, en batallas que pueden perderse, pero que también se pueden ganar. Haciendo posible todavía, siempre, que un alcalde, un político, un financiero, un poderoso, cuando un periodista se presente ante ellos con un bloc, un bolígrafo, un micrófono o lo que depare el futuro, sigan sintiendo el miedo a la verdad y al periodismo que la defiende.

El papel central de que gozan los mas media en el momento actual exige una mayor responsabilidad de sus profesionales pero también es cierto que su protagonismo en la construcción social no siempre se pondera como es debido. Por el contrario, se puede apreciar una cierta desconfianza hacia la realidad mediática y hacia sus profesionales, —«la prensa tiene mala prensa»— en muchas ocasiones injustificada, fruto del desconocimiento o de la frivolidad a la hora de enjuiciar estos extremos.

Nunca como ahora los medios de comunicación fueron tan influyentes en las relaciones y en la vida de las personas. Compartimos una sociedad mediatizada, que se ha venido a llamar «Sociedad de la información y del conocimiento», dando así nombre al primer fenómeno que produce de manera acelerada: la información. Una información que se multiplica y condiciona los modos de existir, los estilos de conducta, la cultura y la misma vida.

En mi opinión, el único freno que conocen el político, el financiero o el notable, cuando alcanzan cotas perversas de poder, es el miedo a la prensa libre.

Miedo, de quienes deben tenerlo, a perder la influencia, el poder, el dinero, el privilegio, la reputación, la impunidad. A sufrir las consecuencias de su ambición, sus mentiras, sus cobardías o sus delitos.

Sin ese miedo, todo poder se vuelve tiranía. Por muy disfrazada que esté.

Lea también

Sabores ártabros-La porchetta, y otras porquerías

José Perales Garat  Pues la cosa es que en un pueblo de las inmediaciones de …

2 comentarios

  1. Ya podeís dejar los coches en casa… va comenzar a recaudar a tope..

  2. Tampoco debemos olvidar que este señor fue elegido a dedo e impuesto al alcalde desde Ferraz…