Concierto sinfónico

Julia M.ª Dopico Vale

Nos conduce hoy la música al compostelano Monasterio de San Martín Pinario, magnífico conjunto arquitectónico en el que se mezclan elementos renacentistas, barrocos y neoclásicos y marco incomparable para escuchar bajo la dirección de Maximino Zumalave a la Orquesta de la Escuela de Altos Estudios Musicales, creada en 1997 con la misión de formar y perfeccionar a los futuros profesionales tutelados musicalmente por principales y coprincipales intérpretes de la universal Real Filharmonía de Galicia aportando su experiencia y profesionalidad a cada cantera de nuevos concertistas.

Un sugerente programa con la Obertura de la ópera de Franz Schubert Des Teufels Lustchloss, D.84 – El palacio de los placeres del diablo-, basada en la historia de Joseph-Marie Loaisel de Téogate, Le Château du diable, que relata las pruebas de lealtad a las que tiene que ser sometido un hombre mediante apariciones artificiales y trucos de magia en un castillo adornado con maquinaria teatral. Schubert, el malogrado compositor que a pesar de su breve y dolorosa existencia nunca dejó de escribir, denotó en esta ópera la admiración que le causó asistir al estreno del Fidelio de Beethoven, compositor al que en un principio consideró “excéntrico y poco riguroso”; para proseguir, la Sinfonía Nº 104 en Re mayor de Haydn, Sinfonía Londres, la última escrita por el compositor cuyo talento es reconocido aún por Nietzsche en La voluntad de poder: “En Haydn existía el genio. Fue tan lejos como los límites de la moralidad permiten al intelecto”.

Considerado el primer maestro de la música instrumental moderna, presenta en esta obra compases de sencillas melodías, equilibrio armónico y formas perfectas estructuradas en los tradicionales cuatro movimientos, incluyendo el último una melodía popular. Magnífica oportunidad para los jóvenes intérpretes que ven así cumplidas sus expectativas.

 

Lea también

Sabores ártabros-Publicidad gratuita

José Perales Garat Pues sí, voy a hacer publicidad gratuita, aún a riesgo de que …