Fibromialgia reumática. Homenaje al asociacionismo de la mujer

 Se cumplen 30 años desde que la organización Mundial de la Salud declarase a la fibromialgia como enfermedad

Javier Pereira Beceiro (*)

Luchar contra viento y marea es una tarea muy dura. Luchar contra los prejuicios de la sociedad y de la comunidad científica parece un muro infranqueable. Sin embargo, lo que parecía una utopía, es un hito que han conseguido las diferentes asociaciones de pacientes con fibromialgia reumática y síndrome de fatiga crónica. Pensar que hasta 1992 esta enfermedad recibiese denominaciones como “fiebres histéricas” o “reumatismo psicógeno”, y fuese considerada durante años y años como un problema psicológico o de somatización, propio de mujeres, nos hace pensar cuan cruel podemos ser con personas que sufren y padecen sin ser atendidas ni comprendidas.

En 1992 la OMS la declaró como enfermedad, y definió el 12 de mayo como el Día Mundial para su divulgación y reivindicación. La fibromialgia per se no mata, pero causa unas dolencias y secuelas que afectan seriamente la esfera biopsicosocial y laboral de las pacientes que la padecen. Porque 9 de cada 10 pacientes que la sufren son mujeres. Entre el 2 al 7 % de la población española. Cerca de 3.5 millones de mujeres en España, como mínimo. En eso, el
trabajo realizado por las diferentes asociaciones ha sido impagable. Han dado cobijo, consuelo y compresión a tantas y tantas pacientes que durante mucho tiempo han sido tratadas tan injustamente.

Enfermedad o síndrome, la evidencia científica actual nos indica claramente que existen diferentes trastornos moleculares y orgánicos que descartan su origen psicológico. Es más, lo más probable es que se trate de una enfermedad neurológica en íntima relación con el Síndrome de Sensibilización del Sistema Nervioso central.

Todavía no sabemos su causa y por lo tanto no podemos dar un tratamiento curativo, pero si que exige un manejo multidisciplinar, integral y personalizado, y en eso los gobiernos y los sistemas de salud deberían implicarse mucho más. Las incapacidades laborales y las bajas por problemas de salud que ocasiona la fibromialgia no es un problema baladí.

Este 12 de mayo reivindiquemos la fibromialgia y tomemos consciencia de un gran problema de salud y laboral. Sigamos trabajando para mejorar la calidad de vida de millones de mujeres y para que la difusión y los avances científicos pongan luz a esta enfermedad.

(*)-Especialista en Uroloxía e Solo Pelviano (Complejo Hospitalario Universitario-CHUF de Ferrol)

Lea también

Mulleres e inspiración

Julia Mª Dopico Vale Esta semana se presentaba en Pontevedra el ciclo “Mulleres e Inspiración” …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *