Estrenos

Julia M.ª Dopico Vale

Faltan apenas unas horas para el gran concierto final en el Auditorio do Pazo da Cultura de Pontevedra con el que concluirá el interesantísimo ciclo “Mulleres e Inspiración” que comenzaba en la tarde del miércoles con una brillante conferencia a cargo del alma mater del evento, Judith Rey, exponiendo en su intervención una perspectiva histórica del papel de la mujer en la creación musical. Desde la mítica Safo hasta Amy Beach, desde María Balteira a Pilar Couceiro o a Milagros Porta Siso. Nombres del ayer y del hoy que también aparecen en la entrada del recinto expuestos en grandes y azules paneles que reflejan la realidad de mujeres consagradas a la escritura musical, dejando un legado que a través de eventos imprescindibles como «Mulleres e Inspiración» se pone en valor.

Intensas jornadas de trabajo para la plantilla femenina de la Orquesta Filharmonía Cidade de Pontevedra, que en tres día de ensayos con la maestra catalana Clàudia Dubé Oranías, prepararon el exigente repertorio con obras de autoras consagradas, como Clara Schumann o Marianna Martines, en las que intervendrá como solista la pianista internacional Isabel Pérez Dobarro y obras de nueva creación, como la que presenta el compositor pontevedrés Mario DizWoOMEN, cuya filosofía argumental trasciende a las cuestiones preconcebidas en cuanto al género a través de compases exigentes, de ardua elaboración.

Y mi propia música, El Último Adiós, una suite para orquesta de cuerdas y flauta solista con Judith Rey. Una obra que transcurre en seis movimientos en los que la unidad viene proporcionada por el hilo argumental. Música programática en el Vals Intrigante, el Encantamiento, Sumeikai, la Marcha Inesperada, la Danza de Espadas y la Alborada, inspirada en la tradición de nuestras cantigas galaico portuguesas y en los versos de Rosalía con el mismo título: Branca aurora/ ven chegando/ ias portiñas/ vai chamando/ dos que dormen/ esperando/ ¡ o teu folgor!.

Lea también

Concierto en Ferrol

Julia M.ª Dopico Vale ¡Oh, Mozart, Mozart inmortal! ¡Cuántas sugerencias infinitas de una vida mejor …