Infecciones de transmisión sexual: ¿La nueva epidemia de este verano?

Javier Pereira Beceiro (*)

A pesar de las cifras escandalosas de contagios de gonococia, sífilis y Chlamydia en nuestro país antes de la pandemia, el Gobierno de España no ha tomado ninguna medida para combatirlas pese a que, con un verano sin restricciones de ningún tipo, el riesgo de epidemia es real.

Las infecciones de transmisión sexual (ITS) son un conjunto de infecciones en donde la vía de transmisión juega un papel preponderante. Gran problema de salud pública por su magnitud y por sus secuelas si no reciben un tratamiento correcto precoz. De hecho, es uno de los objetivos prioritarios de la Organización Mundial de la Salud en su Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible.

Sería lógico pensar que, con los avances en medicina, tales como nuevos tratamientos, vacunas o test diagnósticos, sumado al acceso y desarrollo de la información audiovisual, así como a la educación sexual tan manida, este conjunto de enfermedades estarían en retroceso en una sociedad occidental avanzada, como es la nuestra. Nada más lejos de la realidad, las ITS tienen un crecimiento exponencial en los últimos años en España, con datos terribles y
totalmente inaceptables para cualquier Gobierno que se precie. Y aunque su avance ha sido implacable con independencia del signo político del gobierno de turno del momento, las cifras antes de la pandemia han ido de mal a peor. Ahora los vemos.

Según los datos publicados en el último informe por la Red Nacional de Vigilancia Epidemiológica (RENAVE) del Ministerio de Sanidad, podemos constatar el descontrolado y descomunal aumento de todas las ETS en España. Así la gonococia ha tenido un aumento de casi el 1200% en los últimos 15 años, pasando de una tasa de 2.47 a una del 28.88 por cada 100.000 habitantes. Lo mismo acontece con la sífilis, que ha sufrido un incremento del 455%, pasando de una tasa de 2.92 a 13.29 por cada 100.000 habitantes. Si nos fijamos los datos publicados sobre la Chlamydia trachomatis, temible por los casos de esterilidad femenina que produce, los datos aún son más desoladores. Ya que su incremento es del 245%, con el agravante que en esta infección sólo se publican casos desde el 2016. Por CC.AA, es Cataluña la comunidad con peores datos de todo el territorio nacional, triplicando en todas las infecciones la media estatal, seguida de Baleares, Canarias, País Vasco y Comunidad Valenciana y Asturias.

No hay datos sobre su incidencia en los años de pandemia, pero razonablemente debemos de esperar un significativo descenso de los contagios, explicado por el confinamiento, el cierre del ocio nocturno y las medidas de distanciamiento social.

El panorama al que nos enfrentamos este verano es más que inquietante. Basta solo mirar la progresión que llevan todas las curvas de contagios, e imaginar lo que puede pasar durante un verano sin restricciones, con el turismo volviendo a cifras prepandemia, con una juventud ávida de emociones y ocio, y con la sensación de haber perdido dos años de nuestra vida debido al covid-19, y la necesidad de recuperarlos.

Sin duda, estamos ante un problema de salud pública muy serio y grave, que debería ser considerado como un Problema de Estado, y echamos en falta un Plan Estratégico real y efectivo del Gobierno de España para combatirlo. Este plan no sólo debe de pasar por medidas sanitarias, sino fundamentalmente por medidas en educación sexual de nuestros jóvenes y no tan jóvenes, con el fin de disminuir el número de prácticas de riesgo, y que mantengan relaciones sexuales seguras y satisfactorias.

(*) Médico especialista en Urología y Andrología en Área Sanitaria de Ferrol Médico especialista en Medicina Familiar y Comunitaria Médico especialista en Cirugía Laparoscópica Máster en Suelo Pélvico e Incontinencia urinaria femenina por la Universidad de Salamanca Máster en Cáncer de Próstata Avanzado por Universidad de Salamanca Máster en UroOncología por la Universidad C. Herrera

Lea también

Un ratito de moda. Belleza natural

Carlota González Navarro Siempre he pensado que para tener una buena imagen no basta llevar …