Reforma del edificio del ayuntamiento de Ferrol y su infausto antecedente

“Del majestuoso tejado borbónico a un Ecce Homo tejadil de polígono”

María Fidalgo Casares (*)

Hace tiempo publicábamos un extenso análisis sobre los atentados estéticos que se van a perpetrar en el nuevo diseño del edificio del ayuntamiento de Ferrol.

Como ahí se comentaba, intereses espurios, modernidades mal entendidas y cierto revanchismo de una “memoria histórica edificacional” gravitaba sobre ello.

  En el artículo, entre otros ítems, expresábamos el atentado visual que supone la sustitución del tejado actual por uno de zinc. Según fuentes, correspondería al similar utilizado en la reforma del tejado de la Sala de Armas del Arsenal de Ferrol, conocido popularmente como El Cuartel de instrucción. Un material por el que “se pirran” estos arquitectos new age.  Con el inri de que con la eliminación de las identitarias buhardillas actuales, el tejado adquirirá una potencia visual exponencial que desvirtuará el edificio sin vuelta atrás.

Las obras ya han comenzado

La reforma del Cuartel versus el Ayuntamiento
La reforma se hizo en un tejado del siglo XVIII, protegido y ejemplo estandarte europeo de la arquitectura militar ilustrada. ¿Se imaginan ahora lo que van a hacer nuestro pobre ayuntamiento? Si han sido capaces de hacer este tejado en un edificio de valores artísticos mundiales…¿ Cómo dejarán nuestro ayuntamiento no protegido por patrimonio, de apenas unas décadas, cemento, estilo obsoleto, mamotreto y lo peor de todo, franquista?

Como tal vez muchos no se hayan fijado en los horrores cometidos entonces sobre ese magno edificio, lo recordaremos porque desgraciadamente, viendo esto, nos podemos hacer una idea de lo que van a ejecutar en el Ayuntamiento. Dejaron un majestuoso tejado borbónico como el de aquella pobre señora que reformó el Ecce Homo de Borja.

El tejado, el funesto precedente en el cuartel de instrucción

Nadie concibe como un edificio del siglo XVIII haya sido defenestrado con un tejado como el que se construyó. Y encima de autoría de un famosísimo arquitecto con aura de artista. Sentimos la calidad de las fotos antiguas, las únicas que teníamos disponibles. Comparemos los dos tejados de la reforma del Cuartel de Instrucción. Aconsejamos vayan siguiendo la lectura mirando las fotografías.

EL MATERIAL:

El tejado anterior estaba realizado en pizarra gris antracita con gráciles escamas artísticamente troqueladas, cual la mejor arquitectura palaciega francesa.
El engendro actual su textura semeja un material de chapa de puerta de polígono industrial. El único parecido es el color. Una estética contemporánea,
extémpore al edificio que se convierte en un tremendo elemento disruptor que le hace perder su condición de palacio integral para serlo… con un apósito incalificable encima

EL REMATE SUPERIOR

Estaba formado por varios cuerpos. Un pináculo superior a modo de pequeña torre con bola y cuerpos prismáticos ( no analizamos las diferencias porque carecemos de buenas fotografías). Continua un tejado de caras triangulares a cuatro aguas, y otro cuerpo rectangular con elegante descenso en gran pendiente. Una elegante transición entre ambos, casi dando un efecto de pagoda.  Ahora, el precioso tejado ha transmutado en un cuerpo prismático  espantoso y que asoma cual monstruo robótico, de líneas cortantes, sin elegancia alguna en su descenso.

CORNISAS DEL REMATE SUPERIOR

En el primero, los cuerpos están rematados cada uno de ellos por una gran cornisa de cantería. La primera con mensulitas a modo de decoración y la segunda en voladizo.
En la reforma, no solo el precioso remate se convirtió en un cubo robótico. Lo más grave es que se han eliminado las cornisas de cantería de demarcación de ambos elementos!!  ¿El arquitecto las tiróoo? ¿ las forró con el zinc? , ¿ Por qué no están?. La cantería, elemento noble por antonomasia, parece que no interesa ni necesita protección aunque sea del siglo XVIII y bajo la dirección de obra del maestro que ejecutó la restauración neoclásica de la Torre de Hércules. Las flechas indican las cornisas hoy desaparecidas,

TEJADO EN MANSARDA

El edificio poseía como elemento identitario el conocido como Mansarda, o tejado francés. Propio de arquitectura palaciega borbónica, se instalaron en el mismísimo Palacio de Versalles.
Su cubierta estaba formada por superficies con dos pendientes distintas. La inferior aparecía remarcada por una espectacular cornisa cual línea de imposta
compuesta por distintas piezas en cantería. Dicha cornisa no era rectilínea, sino dinámica. En tramos de avance, formaba parte de los entablamentos de las ventanas inferiores, permaneciendo lisa en los grandes frontones semicirculares y triangular de la entrada principal para  darles protagonismo.  
Era quizás, por su belleza, uno de los elementos fundamentales del conjunto…. Y en su rehabilitación debería ser intocable sí o sí…Como vemos en las fotos, ¿
Qué ha hecho el señor arquitecto? La espectacular cornisa de cantería ¡ha desaparecido!

Buhardillas

El tejado inferior, bordeado por la gran cornisa de cantería aparecía horadado por hermosísimas ventanas, propias del tejado “en mansarda”. Las ventanas aparecían a su vez remarcadas en cantería en tres de sus lados con pequeños entablamentos clásicos que les daban gran prestancia.

Pues bien las hermosas buhardillas han desparecido! La calabaza en la que se convertía la carroza de cenicienta era hasta glamourosa comparada con esos agujeros cuadrados propios de caseta de obra en que se han convertido! Sus frontones y molduras también han desaparecido por completo y aparecen “literalmente empotradas”. Las ventanas antes llegaban a la cornisa. Ahora hay un espacio “de esa lata tan moderna” sobre ellas.

Cristalería

Las ventanas portaban pequeños vidrios cuadrangulares. Las dos hojas se abrían hacia fuera y cuando estaban abiertas ofrecían una visión especial. Pues bien, ahora ni cuadraditos, ni apertura al exterior.
Es más. No podemos atisbar si son de madera o aluminio, pero sí parece verse en ellas una pequeña mampara ¿de metacrilato o cristal? Da igual, cualquier parecido pura coincidencia. Esta mampara impide esa apertura para fuera propia del diseño original y por supuesto no la dejarían hacer en ninguna ventana del Barrio de la Magdalena.

La GARITA cercana a la puerta de La Cortina

Podríamos seguir con las infamias perpetradas. Una de las peores, la garita pétrea que estaba adosada a la esquina del edificio.

Pues bien, al “artista-arquitecto- se le ocurrió ¡segmentarla a la mitad” y conexionarla con dos tubos de aluminio.

No solo desposeyéndola de su forma, sino también de su función –la ha convertido en una especie de caseta amputada. Su cubierta.. está en la línea de la maravilloso tejado de todo el edificio.

 

EL TERRIBLE PARECIDO

Aquí tenemos el dibujo del nuevo diseño del ayuntamiento y abajo una vista del tejado del Cuartel con el mismo material que van a utilizar… Como vemos, hay bastantes paralelismos pero lo que nos espera es peor. Allí solo amputaron la parte superior… pero en nuestro ayuntamiento van a quitar todo aquello que lo
caracterizaba. Una revancha para que pase -los que tienen años la recuerdan – la famosa frase de Alfonso Guerra- .

Como siempre, los ciudadanos de Ferrol, impotentes siguen poniendo la otra mejilla. Cuando pasemos delante del nuevo edificio, a muchos, nos dará una punzada de dolor en el pecho, como nos sucede cuando pasamos por la Plaza de España. Pero les dará lo mismo, el daño emocional sale gratis y más a una ciudad que agoniza.

Hacer leña del árbol caído parece ser en Ferrol un valor en alza.

(*)María Fidalgo Casares. Miembro de la Academia Andaluza de la Historia. Doctora en Historia del Arte con Suficiencia Investigadora con Sobresaliente
cum laude en Arte y Urbanismo por la Universidad de Sevilla.

 

Lea también

El Concello de Ferrol destinará 52.600 euros para que las familias adquieran material escolar

El Concello de Ferrol va a destinar un total de 52.600 euros para que las familias …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *