La Asociación Casa do Mel de Goente alerta de mayor presencia de velutina

El año 2014 fue el año de la toma de conciencia más o menos generalizada sobre el peligro que representa la avispa asiática para las colmenas, la fruta y el medio ambiente. A pesar de lo que se ha hecho, el problema no va a desaparecer. Es más, cada vez es peor, según confirma la Asociación Casa do Mel de Goente una de las organizaciones de referencia de la apicultura de la zona

Según su presidente, Manuel Ferreira, este año las condiciones climáticas adelantaron las épocas de cría en las zonas de menor altitud, por lo que en los valles y zonas bajas de San Sadurniño se han detectado grandes nidos secundarios con obreras trabajando y atacando a los frutales y colmenas. Si se detecta uno de estos nidos relativamente cerca de un lugar habitado, hay que llamar al 012 para que el Ayuntamiento envíe un equipo de retirada

La solución de las arpas eléctricas solo es aplicable para cribar la parte delantera de las colmenas, lugar predilecto de la velutina para capturar abejas que salen a recolectar alimento o cuando regresan cargadas con él. En el colmenar didáctico da Cortiña, gestionado por Casa do Mel, han instalado estos dispositivos combinados con varias trampas de líquido y, según Manuel Ferreira, «hace falta todo» para intentar contener los ataques, algo ciertamente difícil en un año de altas temperaturas en las que, según parece, «hay mucho», asegura Ferreira, refiriéndose a la avispa asiática.

La Casa do Mel constató que en las zonas bajas de la región el ciclo de vida de la especie tras  hibernación está más avanzado que en años anteriores, por lo que para esta época ya estarían localizados los nidos secundarios cuando lo normal sería tratar con colonias primarias más pequeñas. y con menos ejemplares “En la zona de As Pontes están apareciendo nidos primarios, pero en San Sadurniño, ya hay muchos nidos secundarios llenos de obreras”.

Lo expuesto por el encargado de la organización apícola, es confirmado por los vecinos que tienen colmenas o huertas con árboles frutales. En las primeras llevan más de mes y medio registrando ataques de velutina, que se han intensificado desde finales de julio. En el caso de la fruta, basta con dar una vuelta por cualquier huerta o plantación de peras y comprobar que las avispas asiáticas están perjudicando la fruta antes incluso de que madure. Las uvas tambien sufrirán daños, «las parras son muy vigorosas y es de esperar que, si continúa el calor, los racimos crezcan quince o veinte días más de lo habitual. Toda una fiesta para velutina»

Después de doce años desde que se confirmó la presencia de la avispa velutina nigrithorax en la península y casi diez años desde que se tomó conciencia de la necesidad de combatirla, la plaga sigue fuerte en el territorio y no hay visos de que se pueda acabar con ella, al menos hasta que se comercialicen los atrayentes sexuales que se están investigando

Con respecto a las trampas, desde Casa do Mel siguen apostando por la clásica mezcla de cerveza negra, vino blanco y zumo de arándanos o cualquier otra fruta silvestre, especialmente para su colocación en zonas remotas donde se detectaron nidos el año anterior y no es preciso acudir con frecuencia

Algo más efectivo, que requiere más atención y persistencia, son las trampas hechas con agua, azúcar y levadura. El líquido es fácil de hacer. “Hay que disolver 2 kilos de azúcar en 5 litros de agua caliente, y posteriormente deshacer un dado de 50 gramos de levadura de pan en la mezcla. Verter en una jarra con tapa y esperar hasta el día siguiente. Tan pronto la fermentación esté en marcha, se puede hacer uso del líquido”, explica Manuel Ferreira.

Para Manuel Ferreira y para muchos apicultores, esta es la mezcla casera con mejores resultados, el inconveniente es que hay que vaciar las trampas y cambiar el atrayente por uno nuevo “cada semana” para que no pierda efectividad.

Notificaciones al 012

San Sadurniño es uno de los ayuntamientos gallegos que firmó un convenio con la Xunta de Galicia para entrar en el programa de retirada de nidos que sean detectados y supongan un peligro real por la proximidad a viviendas o zonas habitadas. Para dar aviso es necesario llamar al número de teléfono 012 .

Si se van a realizar trabajos forestales o desbroce,  se debe tener especial cuidado, ya que puede haber nidos en las copas de los árboles o en medio de la maleza y los ataques de esta avispa pueden ser potencialmente fatales

Lea también

Pontedeume recoñece o talento local na gala aos mellores deportistas da Vila

A Casa da Cultura de Pontedeume acolleu este sábado, día 28 de xaneiro, a gala …