Un rato con… Eva Martínez, concejal y periodista

( Alicia Villegas-Niko Sánchez)

Hoy nos sentamos con Eva Martínez Montero ( Ferrol 1975 ) , concelleira de Bienestar social y Patrimonio histórico del Concello de Ferrol.

Periodista de formación es una de las caras más visibles del gobierno municipal actual. Eva es una persona «abierta», de fácil conversación, de las que «atienden cuando les hablas» y sobre todo muy entregada a los cargos que desempeña. Alicia y yo tomamos un café y charlamos, una conversación sin tiempo fijado y sin cuestionario previo

PASIÓN POR VIAJAR

N.S. – Pregunta obligada, ¿ qué tal las vacaciones?, he visto que ha elegido como destino un montón de ciudades europeas con especial encanto. ¿Son unas vacaciones para relajarse y olvidarse de todo o hay hueco para anotar ideas o referencias que intentar aplicar a Ferrol?

E.M.M .-«Mi pasión es viajar y procuro hacer escapadas siempre que puedo. Además, me gusta que al menos un viaje al año sea con mis hijos. Antes lo hacía con mi hijo mayor porque la niña era muy pequeña y ahora, que el mayor ya ha cumplido 18 años y prefiere quedarse o viajar con su pandilla, lo hago con ella.

No sé si consciente o inconscientemente, pero cuando viajo a otras localidades, si veo algo que podemos copiar o desarrollar, procuro trasladarlo a Ferrol.

Cuando hice mi primer crucero descubrí lo importante que podía ser para Ferrol potenciar el turismo de cruceros. Lo mismo me pasó con otro tipo de acciones en localidades como La Spezia, con muchas similitudes con Ferrol, Riga y su modernismo muy bien cuidado y explotado. O ahora, en Noruega y Dinamarca, qué además de cuidar de forma exquisita su patrimonio cultural y natural, tienen unas políticas sociales que son un ejemplo a seguir.

Sin duda, viajar no solo relaja, sino que creo que enriquece la mente».

N.S. – Desde su experiencia, ¿cree que Ferrol necesita dejar de mirarse el ombligo y empezar a buscar reflejo en otras ciudades?

E.M.M.-«Ferrol tiene que mirarse el ombligo, pero creo que debe hacerlo con más cariño. Utilizando el mismo símil, creo que Ferrol debería mirarse el ombligo y gustarse, pensar en qué ombligo tan bien puesto tengo y que bien me lo hizo el médico al nacer. Y, al mismo tiempo, tenemos que mirar otros cuerpos, otros ombligos, y, por supuesto, admirarlos, aprender de ellos, pero no solo para imitar, como decía antes, o tratar de copiar aquello que se puede adaptar y puede ayudar, sino también y empezando por ahí, querernos y valorarnos como hacen en otros municipios, ciudades y pueblos.

Que Ferrol ha sido maltratado sistemáticamente por las distintas administraciones durante décadas es una realidad que yo no voy a negar en absoluto, pero que no podemos vivir instalados en ese mensaje es otra realidad incuestionable. Y pienso sinceramente que este negativismo no ayuda, sino al contrario, nos aboca al precipicio en el que estamos también desde hace tiempo.

Está claro que tenemos que exigir a las administraciones que inviertan en esta ciudad, y más aun teniendo en cuenta que Ferrol fue creada por el Estado y ha dependido siempre en buena medida de él, pero la ciudadanía tiene, tenemos, que ayudar y al menos hacer algo que creo que es bien fácil: querernos y valorarnos porque con una población unida es más sencillo reivindicar y conseguir todo lo que esta ciudad merece y se le ha negado durante tanto tiempo.

Ferrol es el principal enemigo de Ferrol, y eso es muy complicado de superar. Pero, bueno, yo soy una eterna optimista y estoy convencida de que Ferrol se recuperará y podrá exhibir su mejor cara».

POLÍTICA Y PERIODISTA

N.S. – Periodista reconvertida a política, y además debuta con responsabilidad de Gobierno … ¿no le da vértigo?

E.M.M.«Jajaajaja… No creo que sea una periodista reconvertida a política. Más bien me considero una periodista por vocación y política por devoción.

Aunque es evidente que me gusta la política, por lo que realmente siento devoción es por Ferrol. Por ello mi mejor etapa profesional ha sido trabajando como periodista en Diario de Ferrol, y ahora como concejala en el Concello de Ferrol.

Además, veo, ciertas similitudes entre ambos trabajos, ya que en los dos no hay horarios, vives en función de los horarios o/y necesidades de los demás y, si realmente sientes ambas, existe una función social y pública evidente. Además, ambas son bastante poco agradecidas por una amplia mayoría, si bien el puesto de concejala está mucho más expuesto por razones obvias y las responsabilidades son mucho mayores.

Pasar de un lado al otro, de entrevistadora a entrevistada claro que da vértigo, pero también es cierto que el haber estado en las “trincheras” del periodismo de calle, del de verdad, me ha ayudado como concejala y, además, creo que también me hace entender mejor el trabajo de los que, por supuesto, sigo considerando compañeros y compañeras de profesión. Porque mi profesión es esa, periodista».

N.S. – Concelleira de Bienestar social y Patrimonio Histórico, y además espectadora habitual en las competiciones deportivas de los equipos locales, casi nada. ¿Cómo consigue tener tiempo para todo?

E.M.M. – «Porque el día, por suerte, tiene 24 horas… En serio, la verdad es que a veces es muy difícil compaginar todo, porque no solo se trata de atender mis obligaciones laborales, sino que también tengo dos hijos y, aunque tengo la suerte de contar con ayuda familiar, la mal llamada conciliación te juega muy malas pasadas y pone las cosas difíciles (creo que muchas mujeres, sobre todo, se van a sentir identificadas con esto que digo porque, por desgracia, esto no me ocurre solo a mí).

El trabajo me ocupa, como al resto de compañeros y compañeras, mañanas y tardes, y no solo de lunes a viernes, sino también a menudo los fines de semana, pues tenemos unas obligaciones de representación que también debemos atender, como asistencia a diversos eventos o, por ejemplo, oficiar bodas civiles.

A eso le sumamos colegios de los niños, entrenamientos, etc.; pero yo he llegado a la conclusión de que a mí me gusta el estrés y el estar ocupada casi de forma permanente.

A los partidos voy porque me gusta. Al Parrulo, o al Baxi, ya iba antes, e incluso al Racing, pero ahora lo hago de forma más visible porque pienso que, como representantes públicos, debemos, con nuestra presencia, visibilizar nuestro deporte y a nuestros clubes.

A mayores, y ya como madre, asisto al Baxi de base porque juega mi hija Laura desde el curso pasado, y hasta este año lo hacía en el Portuarios, donde jugó muchos años mi hijo Pablo, que además este año también ha sido entrenador de los más peques.

Me gusta compartir estos momentos con mis hijos, que son los pocos en los que puedo estar, y que me llevaron hasta a ser delegada de campo del Canido de fútbol sala cuando mi hijo era más pequeño.

Mientras pueda, estaré en todo lo que me guste y en todo en lo que creo que debo de estar, sea trabajo, ocio o ambas cosas».

ESPERAR SIEMPRE AL PAPÁ ESTADO

N.S. – Modernismo, camino inglés, Ferrol de la Ilustración, un litoral increíble, astilleros, universidad … con todo esto ¿ cómo explica la imagen de ciudad decadente que pesa sobre Ferrol?

E.M.M. – «Creo que tenemos esa imagen decadente porque hemos sufrido una pérdida de población, motivada por una falta de empleo, consecuencia de una serie de decisiones políticas evidentemente para Ferrol que, insisto, han venido desde todas las administraciones.

Pero existe una segunda razón, que no es otra que el esperar siempre al papá Estado. El depender siempre y en exclusiva del sector naval nos ha hecho olvidarnos de ese potencial que, como dice, tenemos y que puede convertirse en recursos económicos.

No hay campaña electoral en la que falten las palabras diversificación económica, pero al final caemos siempre en la demanda de siempre, la del sector naval, y aunque es una evidencia que el naval ha sido, y es, el pilar fundamental sobre el que se ha sostenido, y sostiene, nuestra economía, no puede generarnos esa dependencia y tenemos que, de una vez por todas, apostar por otros recursos.

En la parte que me toca a mí, estamos tratando de poner en valor ese patrimonio histórico, cultural y natural que tenemos para que no solo se recupere, que ya genera un valor per se, sino que además pueda convertirse en recurso económico de nivel. El Camino Inglés ya lo está demostrando, aunque tenemos que conseguir que la gente que viene a iniciar la ruta desde Ferrol incremente sus pernoctaciones. Y estoy convencida de que el turismo militar ligado al siglo XVIII (candidatura de Ferrol a Patrimonio Mundial) o el modernismo, que genera tantos ingresos en comunidades como Cataluña, también lo harán más pronto que tarde».

A.V.- Cuando habla con alguien de fuera de Ferrol, le hablan muy mal de la ciudad. ¿No cree que necesita un cambio, darle nuevos aires?

E.M.M. – «Eso lo podríamos considerar como una leyenda urbana. No creo que haya que reformarla, lo que hay que hacer es cambiar la forma de verla, tiene zonas que están peor pero como pasa en todos lados.

Los alrededores de Ferrol son espectaculares. El problema que tiene Ferrol, desde mi punto de vista, es que es una ciudad que no se quiere, nosotros mismos somos los principales enemigos, o los que peor propaganda hacemos de ella y decimos cosas como: “Ferrol tiene unas playas muy bonitas pero que feo es Ferrol”.

También es verdad que es una ciudad muy distinta a la del resto de Galicia, es una ciudad que no cae bien, porque se relaciona mucho con ser una ciudad estatal, con menos fisionomía gallega por la gran diversidad, por el tema militar, los astilleros… siempre ha venido gente de fuera, y eso la hace menos gallega.

Creo que, a la gente de Galicia, los de Ferrol no caemos bien y eso sumado a que nosotros somos los primeros en fustigarnos, provoca que la gente de Galicia diga que no gusta, pero lo dicen los que no han venido nunca.

Pero si te fijas bien es muy bonita, el centro, la plaza de Amboage, la zona donde está capitanía, el arsenal que incluso ahora se puede entrar, el muelle, la ría, san Felipe, las baterías, las playas…

Ferrol es una ciudad acogedora, muy accesible, muy paseable, cómoda y que, si que es verdad que tiene mucho que recuperar, pero también es la ciudad de Galicia donde más se rehabilita (los datos lo dicen).

A mí me parece una ciudad espectacular, muy bonita y que creo que es visitable y donde se ofrecen muchas posibilidades y tienes algo que no tiene en toda Galicia y muy cerca».

FERROL NO SOLO PUEDE SER INDUSTRIA

A.V.- En una de las preguntas anteriores decía que los astilleros daban mucho juego a Ferrol, que se debería cambiar ese enfoque y que no sólo se centrase en eso Ferrol y que dependiese únicamente del gobierno central. ¿Qué cree que le falta a Ferrol para no depender de todo eso?

E.M.M. – «Lo que hace falta es empezar de verdad a trabajar en otro tipo de ámbitos económicos, efectivamente no puedo negar que el sector naval ha sido y hoy en día sigue siendo importante, pero este sector no es solo construir fragatas, también se puede centrar en las energías renovables, por ejemplo. Para ello no sólo necesitamos la ayuda del gobierno central, sino también de las otras administraciones.

Pero Ferrol no sólo puede ser industria, la industria al final es cíclica, el sector naval lo mismo, Ferrol ahora va a tener un pico de trabajo con las fragatas que se van a construir y eso supondrá que toda la industria viva un momento positivo, pero dentro de cinco, seis años volvemos otra vez a lo mismo, y no podemos estar permanentemente esperando a que “papá Estado” esté ahí para ayudarnos. Evidentemente considero que tiene que hacerlo, no estoy diciendo que nos tengan que dejar en el olvido sin hacer nada, pero tenemos la suerte de que Ferrol tienen otros recursos y hay otras ciudades que no pueden decir lo mismo y deberíamos aprovecharlos y explotarlos.

Creo que el problema es que nos estamos conformando y acostumbrando, cuando sale una cosa no nos movemos de ahí, y debería haber un plan B. Ferrol hace muchos años que debería tener ese plan B y plan C, y lo que nos falta muchas veces es ponerlo en marcha y que nos sirva para realmente avanzar. Por ejemplo, el camino inglés, los cruceros, hacer de Ferrol un lugar del que la gente quiera volver«.

LAS REDES SOCIALES

A.V.- Cambiando de tercio. ¿Cuánto cree qué son de importantes las redes sociales para un político?

E.M.M. – «Por desgracia es más importante de lo que me gustaría, y como periodista me da un poco de lástima que se esté modificando la forma de acceder a la información y eso hace que mucha gente directamente no lea la prensa, que no escuche la radio o que ni si quiera vea los informativos.

El lado bueno es que podemos explicar las cosas, que la interacción es instantánea y que nos iguala a todas las personas, da igual el cargo o profesión que tengas que todos tenemos las mismas facilidades y posibilidades de explicarnos. Pero también es cierto que eso provoca que muchas noticias que son importantes se pierdan u olviden muy rápido, para bien como para mal.

Como punto negativo, y como defensora de la libertad de expresión, considero que hay muy pocos filtros. Debería haber ciertos límites, no todo debería valer, porque las personas que de alguna forma estamos expuestas al público, en ocasiones recibimos ciertos comentarios ingratos o amenazas, aunque he de decir que por suerte no me ha pasado mucho.

Centrándonos más en la política, mi opinión es que los partidos de izquierdas siempre lo hemos tenido un poco más difícil con los grandes grupos de comunicación y las redes nos facilitan el poder acceder a mucha más gente.

En definitiva, podemos decir que tiene sus pros y sus contras, hay que ver el lado positivo y utilizarlo para dar a conocer cosas que posiblemente los medios no lo sacarían«.

A.V.- ¿Ha tenido que censurar a sus hijos algún contenido que hayan subido en redes sociales?

E.M.M. – «No, mi hija es muy pequeña aún y no tiene redes sociales. Mi hijo es mayor, lleva años con redes sociales e incluso me dice que yo me paso el día enganchada a ellas y él no.

Hay una diferencia generacional, yo estoy más pegada a twitter y Facebook y él más a Instagram. Twitter tiene más la parte política al ser escrito y en cambio Instagram es más de fotos.

De momento, me han gustado cosas más o menos, como supongo que a los demás de mí también, pero no, no he tenido por que censurarle nada. Diría que incluso usa las redes sociales con más cautela que yo».

A.V.- – Por último, ¿ qué piensa acerca de la diferencia que hay entre sexos a nivel laboral?

E.M.M. – «Creo que las mujeres por mucho que hayamos avanzado tenemos mucho trabajo por delante, siempre como mujer tenemos que demostrar todo mucho más en todos los ámbitos, sobre todo en los trabajos que están más masculinizados, porque al hombre se le valora más ya de inicio.

Y la igualdad no es la masculinización, muchas veces pecamos intentando imitar aquellas cosas que son las que no queremos de los hombres, otras muchas se nos llena la boca de palabras muy modernas, pero a la hora de la verdad entre nosotras (las mujeres) hay esa rivalidad que no nos favorece.

Deberíamos tener claro como colectivo lo que queremos reivindicar, que es que aún no hemos alcanzado la igualdad, que sigue habiendo unas diferencias entre hombres y mujeres en cuanto a acceso a un puesto de trabajo».

A.V y N.S. –Y dejamos a Eva después de es buen rato, no sin antes de que nos  conteste «de su puño y letra» a nuestro cuestionario.

 

Lea también

El PP de Ferrol considera «preocupante que Mato desconozca lo que aprueba» en junta de gobierno

El concejal del PP de Ferrol, José Tomé, lamentó que el gobierno de Mato «trate …