Soñar en Verde

Los aficionados racinguistas en el ascenso a Jaén | Mateo Pintado

Mateo Pintado

La victoria ante la Cultural Leonesa en A Malata hace que el Racing esté cada vez más cerca de igualar su mejor inicio de temporada en lo que va de siglo XXI.

21 de octubre de 2012. Estadio Baltasar Pujales. El Racing Club Ferrol, tras ganar los ocho primeros enfrentamientos de esta temporada, es derrotado ante el Rápido de Bouzas, el principal equipo del barrio costero de Bouzas, Vigo, con 600 m2 cuadrados de superficie. 362 partidos después, con 2 descensos y 3 ascensos entremedias, un Racing Club Ferrol completamente diferente al de aquel momento, está camino de repetir la hazaña lograda aquel año en una categoría bastante superior a la antigua Tercera División donde se consiguió aquel récord.

Pese a haber estado muchos años en los puestos de playoffs de ascenso a siguientes categorías, los inicios de campaña son tiempos que normalmente los últimos años se le han atragantado al Racing. El trayecto para lograr empezar de este modo la temporada no ha sido nada fácil para un equipo que hace poco más de cuatro años fue goleado por el Somozas en su primer partido en Tercera División aquel año. Además, el club ha tenido un cambio drástico en su estructura tras el cambio de propiedad que sufrió en el año 2017. Esta vez, con José Criado como presidente, Tino Fernández, expresidente del Real Club Deportivo de La Coruña e Ignacio Rivera, ambos consejeros que llegaron a la entidad de la mano de los nuevos accionistas mayoritarios, el Grupo Élite. Ahora afrontan su quinta temporada como dirigentes principales del Racing con la ilusión de querer ascender a Segunda División tras perder el pasado mes de junio en Balaídos, ante el Nástic de Tarragona en las semifinales de playoffs de ascenso, junto a más de 3.000 fieles aficionados ferrolanos.

El golpe más duro fue el del año 2018. Dos años después de acabar a un punto del título de liga que les daba acceso a la eliminatoria de campeones por el ascenso. El club departamental, llegó a la jornada doce situado en el ecuador de la clasificación. Pero lo peor estaba por llegar, a partir de ese momento, el club empezó a perder puntos y se pasó desde la jornada 14 hasta la última en puestos de descenso. Un equipo con Pablo Rey, Ian Mackay, Joselu… que descendía a Tercera División cinco años después de salir del pozo en el que se pasaron tres años seguidos.

Una victoria y dos empates en los últimos tres encuentros habría servido al Racing para lograr esa ansiada salvación. Pero los ochos goles encajados en esos tres partidos ante el filial pucelano, filial madridista y Rayo Majadahonda, condenaron a un equipo que había comenzado la temporada con Miguel Ángel Tena, actual director deportivo del Villarreal, al frente y los últimos encuentros con Ricardo López al cargo.

Los aficionados racinguistas en el ascenso a Jaén | Mateo Pintado

Volveremos a ser grandes, volveremos a ascender

Tocaba comenzar de cero, olvidar lo que pasó la pasada campaña y vivir en el presente. Ian Mackay, Aitor Pascual y Diego Maceira, entre otros, abandonaron el club departamental y se dio paso a nuevos jugadores que deseaban ascender con el Racing como eran, Miguel Villarejo, Enrique Fornos, Juan Antonio y varios más profesionales que iban a estar a las órdenes del nuevo entrenador, Emilio Larraz.

Un año después, más de un centenar de racinguistas viajaban a Jaén en las flotas de autocares personalizados que puso el club para hacerles más fácil el trayecto. Tras un encuentro en el que el Racing fue derrotado 2-1, pero gracias al 1-0 en la ida servía para certificar la vuelta del club a la antigua Segunda División B un año después de descender en A Malata. Se desató la locura en el sector visitante del estadio municipal La Victoria, el capitán, Pablo Rey, subió a la grada con una bandera de Ferrol atada a la cintura y decenas de aficionados felicitándolo.

Los aficionados racinguistas en el ascenso a Jaén | Mateo Pintado

Pocos imaginaban aquel domingo en Jaén, que aquel jugador de 33 años, que llevaba más de una década portando el dorsal 10 del Racing y otros tantos años con el brazalete de capitán colocado en su brazo, tan solo un año después de aquel ascenso, iba a abandonar el club por la puerta de atrás.

Lo más complicado ya estaba hecho, recuperar la categoría en tan solo un año, pero aun quedaba mucho camino por recorrer. La temporada siguiente, que finalizó con la jornada 28, en la que el Racing empató a dos en el Cerro del Espino con un GOLAZO de Pablo Rey en el último minuto, fue la más extraña de todas, una pandemia a nivel mundial hizo que el mundo entero se encerrase en casa durante más de un mes, siendo ese su último partido con la camiseta y el brazalete de capitán del equipo verde.

«Todos nuestros sueños pueden hacerse realidad, si tenemos el coraje de perseguirlos»

Y, como dice Walt Disney, en ese proceso están los aficionados verdes, teniendo el coraje de perseguir ese sueño de volver a Segunda División 14 años después de que el golaverage hiciera que en lugar del Córdoba, fuese en Racing Club Ferrol el equipo que ocupase ese puesto de descenso tras la última jornada. Por eso, este año, lograr al menos igualar aquel inicio de temporada del año 2012 haría que los ferrolanos se viesen a punto de cumplir algo que llevan haciendo muchos años, SOÑAR EN VERDE.

Los aficionados racinguistas en el ascenso a Jaén | Mateo Pintado

Lea también

El lago de As Pontes acogerá su primer campeonato internacional de ciclocross

As Pontes acogerá el próximo miércoles, 12 de octubre, el primer campeonato internacional de ciclocross …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *